Los primeros trazos del Gobierno de Sánchez

Los primeros nombramientos del equipo de Sánchez dibujan un gobierno decidido a cambiar algunas importantes vigas maestras de la etapa de Rajoy. Al mismo tiempo, como no podía ser de otra manera, es fruto de la negociación y la búsqueda del equilibrio entre las distintas federaciones del PSOE. ¿Quiénes son los primeros nombres confirmados?

La fuerte inestabilidad política y la gran incertidumbre de la política española no permite hacer predicciones definitivas, pero el ejecutivo que Sánchez comienza a perfilar parece alejarse de un carácter provisional e interino. Por el carácter, la trayectoria y la experiencia de sus cuadros, parece querer ser un ejecutivo para gobernar durante largos meses y acometer algunas transformaciones de calado. Es un gobierno de hombres y mujeres fuertes, galvanizados para atravesar una tempestad.

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno

La de Sánchez es una trayectoria tan accidentada como sorpresiva. Después de haber sido defenestrado, en un auténtico golpe de Estado interno dentro del PSOE, como secretario general por el aparato del partido por negarse a facilitar una investidura de Rajoy -con su famoso “No es No”- se ganó el apoyo de la militancia en las primarias y volvió a resurgir como líder socialista, derrotando a Susana Díaz en mayo de 2017. La audaz moción de censura presentada contra el gobierno de Rajoy a raíz de la sentencia de la Gürtel ha dado como resultado su conquista de la Moncloa, aupado por una mayoría social de progreso que exige un giro de 180º en las políticas sociales, así como una profunda limpieza de corrupción en las instituciones.

Carmen Calvo, vicepresidenta y ministra de Igualdad

Carmen Calvo es doctora en derecho constitucional y profesora de la misma materia en la Universidad de Córdoba. Que una vicepresidenta lleve -además de la cartera de Presidencia y de Relaciones con las Cortes- el área de Igualdad (que se separa ahora de Sanidad), es toda una declaración de intenciones, al igual que lo es la paridad entre ministros y ministras y los cargos de responsabilidad que tendrán las mujeres en el nuevo gobierno. Calvo formó parte del gobierno Zapatero, ocupando el Ministerio de Cultura (2004-2007), la misma cartera que había llevado como Consejera de Cultura de la Junta de Andalucía. Pero su marcado perfil feminista la ha hecho merecedora del Ministerio de Igualdad. Todo un guiño al potente movimiento feminista que tras el atronador éxito de la huelga de género del 8M ha dado un salto cualitativo, haciendo que sus exigencias tengan un enorme protagonismo y un gran capital electoral.

En la clave interna dentro del PSOE, Carmen Calvo se decantó claramente en las primarias del año pasado de parte de Sánchez, señalando que lo que más le interesaba de su candidatura era la línea de incrementar y potenciar la democracia interna en el PSOE, lo que se interpretó como una crítica a Susana Díaz. Calvo ha sido una de las redactoras de varios documentos del proyecto estratégico de Sánchez y ha sido la persona de confianza del líder socialista para pactar la aplicación del 155 sobre Cataluña, siendo la portavoz del PSOE en dicha negociación. Su solvencia como jurista la perfilan como una de las impulsoras de las reformas de la Carta Magna que el PSOE tiene en mente.

Josep Borrell, ministro de Exteriores

Seguramente, el nombramiento más significativo políticamente. Se trata de una de las figuras más importantes del socialismo español de las últimas décadas. En 1998, Borrell ganó contra todo pronóstico y sin el apoyo del aparato del partido, las primeras primarias convocadas en el PSOE, aunque las intensas presiones del aparato felipista lo obligaron a dimitir para colocar a Joaquín Almunia.

Borrell tiene una dilatada experiencia internacional, especialmente en el ámbito europeo. Fue presidente del Parlamento Europeo de 2004 a 2007. Es un convencido europeísta, y mantendrá todos los compromisos adquiridos con Bruselas. Pero precisamente su peso político, tanto en España como en Europa, puede dar un nuevo vuelo a la diplomacia española, y reforzar la presencia de nuestro país en la UE con una autoridad mayor.

Pero sobre todo, el nombramiento de Borrell -un catalán que se ha enfrentado, de forma beligerante, desde la izquierda al independentismo- tiene dos lecturas políticas. Por un lado muestra al independentismo que el PSOE esta dispuesto a cambiar “el tono, pero no el fondo” en las relaciones con la Generalitat. Por otro lado, contribuye a dejer sin argumentos a quienes -desde el PP o desde Ciudadanos- acusan a Sánchez de haber llegado a la Moncloa “rehén de quienes quieren romper España”. Y también relaja las tensiones con los barones territoriales preocupados por que el PSOE haga excesivas concesiones a los nacionalistas.

Teresa Ribera, ministra de Energía, Agua, Medio Ambiente y Cambio Climático

Sánchez ha juntado las carteras de Energía y Medio Ambiente en un superministerio de Transición Ecológica. Y para dirigirlo ha designado a una mujer con una enorme experiencia en políticas ambientalistas. Teresa Ribera fue secretaria de Estado de Cambio Climático en el segundo mandato de Zapatero y es s directora del Instituto de Desarrollo Sostenible y Relaciones Internacionales (IDDRI).

Este nombramiento parece apuntar a que el gobierno de Sánchez pondrá un importante acento en cuestiones ambientales, especialmente en el impulso a las renovables y al combate al cambio climático. Ya lo dijo el líder socialista en enero, en el documento ‘acuerdos de país’: “Proponemos que haya una la transición ecológica de nuestra economía, es decir, apostar decididamente por las energías renovables”. Muchos han querido ver en el nombremiento de Ribera el primer paso para revertir una serie de nefastas políticas energéticas del PP, entre ellas el célebre “impuesto al Sol”.

María Jesús Montero, ministra de Hacienda

Seguramente, el nombramiento de Montero como titular de Hacienda responde en parte a la necesidad de mejorar las relaciones con la poderosa federación andaluza del PSOE dirigida por Susana Díaz. Maria Jesús Montero viene de ser consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía y es un cargo de la total confianza de la baronesa del sur. Se trata de una livenciada en Medicina y Cirugía, y una acreditada especialista en gestión de los sistemas sanitarios, lo cual potencia el perfil “social” del ejecutivo de Sánchez.

José Luis Ábalos, ministro de Fomento

Este valenciano, mano derecha de Pedro Sánchez, ocupará la cartera de infraestructuras que deja Iñigo de la Serna, al tiempo que mantiene su importante cargo en el partido como Secretario de Organización del PSOE. Su nombre suena también para la portavocía del Gobierno.

Meritxell Batet, ministra de Administraciones Públicas

La catalana es jurista y profesora de Derecho Administrativo y también de Derecho Constitucional. Es la portavoz del PSC dentro del grupo socialista en el Congreso, fue una de las dirigentes de la máxima confianza de Sánchez en su primera etapa al frente del PSOE (fue su número dos en las elecciones de 2015), aunque la relación se enfrió porque Batet se mostró partidaria de Patxi López en la competición por el liderazgo.

Su nombramiento tiene como principal objetivo encarar la difícil situación en Cataluña, mejorar el tono con la Generalitat y tender puentes de diálogo con el independentismo. Batet se ha decantado por posiciones federalistas (posición alejada de la de Borrell), pero -al igual que Calvo- también fue una de las que negoció la posición del PSOE ante el 155.

Margarita Robles (¿Justicia e Interior?)

Aún no se ha confirmado, pero todas las quinielas dan a Margarita Robles, muy cercana a Sánchez y que ha sido jueza en el Trubunal Supremo, como próxima Ministra de Justicia e Interior. De confirmarse este extremo, la defensa de la libertad de expresión y las críticas frontales que Robles ha dedicado a la Ley Mordaza, harían que esta y otras leyes restrictivas del PP pudieran tener sus días contados.

Carmen Montón, Ministra de Sanidad

Consellera del gobierno valenciano, médica de formación y defensora del sistema publico sanitario.

La consellera valenciana hizo efectiva la recuperación del hospital de Alzira, en manos de fondos norteamericanos, para el sector público. El “modelo Alzira” era el paradigma del modelo de privatización del gobierno de Zaplana. Después de Alzira la Generalitat Valenciana inicia la recuperación del Hospital de Denia.Montón formó parte de la Ejecutiva de Sánchez durante su primer mandato al frente del PSOE como responsable de Igualdad. Se mantuvo fiel a Sánchez cuando los 17 miembros del comité federal dimitieron provocando su caída. Destacada feminista se opuso a la reforma de la Ley del aborto del PP y fue la principal impulsora de la ley de matrimonio homosexual que aprobó el PSOE durante la etapa de Zapatero.

Ministerio de Cultura

Además, Pedro Sánchez recupera el Ministerio de Cultura que el PP eliminó en 2011, independizándolo de la cartera de Educación. Todo un gesto para la potente industria cultural española (cine, teatro, editoriales), uno de cuyas reivindicaciones es acabar con el IVA del 21% (de lujo) para sus artículos y espectáculos.

8 comentarios sobre “Los primeros trazos del Gobierno de Sánchez”

  • https://www.eldiario.es/politica/DIRECTO-Pedro-Sanchez-presidente-Gobierno_13_777752218.html ” “Una sociedad paritaria, abierta, comprometida e intergeneracional. Un Gobierno progresista, modernizador y europeísta preparado para afrontar los desafíos del siglo XXI”, ha dicho Sánchez, a modo de descripción de su flamante nuevo Gobierno, que será presentado de manera oficial mañana en la Moncloa .

    El nuevo Gobierno de España es el reflejo de lo mejor de la sociedad a la que aspira a servir. Una sociedad paritaria, abierta, comprometida e intergeneracional. Un Gobierno progresista, modernizador y europeísta preparado para afrontar los desafíos del siglo XXI.”

  • ” De confirmarse este extremo, la defensa de la libertad de expresión y las críticas frontales que Robles ha dedicado a la Ley Mordaza, harían que esta y otras leyes restrictivas del PP pudieran tener sus días contados.”…..huy qué bien,si vamos a poder hablar sin censuras,ni cremallleras en la boca.Malegro un wevo

  • Aunque Pedro Sánchez haya sido aupado por una mayoría social de progreso (no sé si en esa mayoría se cuentan los votos de PNV y de PDeCat) es el mismo de Bankia, las tarjetas black y las preferentes, os falta mencionar eso también. Por lo menos Rafael Bengoa es un firme defensor de la sanidad y la medicina basada en la evidencia científica y si no es que lo compran por algún lado, esperemos que se ponga firme contra la homeopatía y otras magufadas. Al menos a ver si ganamos por ahí.

Deja una respuesta