EE UU podrí­a tardar una década en recuperarse

Los premios Nobel y la década perdida

Si la semana pasada era el Premio Nobel de Economí­a 2001, Joseph Stiglitz, quien daba malas noticias al mercado al apuntar que la recesión será larga, hoy ha sido su homólogo Paul Krugman el que ha lanzado una nueva advertencia a navegantes. Según el economista, EEUU se enfrenta a una década de crecimiento económico nulo si no se aplican medidas de estí­mulo más agresivas que las puestas en marcha hasta la fecha por el Gobierno de este paí­s. A Krugman se le han unido todo un elenco de premios Nobel y economistas reconocidos que se han convertido en un dolor de cabeza para el secretario del Tesoro y la administración de Obama.

Paul Krugman, ha señalado que la economí­a mundial odrí­a sufrir una estanflación de 10 años similar a la “década perdida” que padeció Japón durante los años 90. “La situación mundial se asemeja mucho a Japón durante su década perdida”, señaló Krugman en un foro en Taipei. Y añadió: “Soy muy optimista con respecto al mundo en, digamos, 2030 y lo que me preocupa son los próximos diez años”.Krugman, enumeró las similitudes de la situación actual con la crisis japonesa: “problemas en el sistema financiero, debilidad de la demanda y estí­mulos fiscales que, aunque son de ayuda, tienen un efecto limitado”.Dos premios Nobel de Economí­a, los estadounidenses Edward Prescott y Joseph Stiglitz, quienes se encuentran de visita en Brasil, pronosticaron hoy que la crisis financiera internacional dejará una “década perdida” para la economí­a de Estados Unidos.En un seminario en Sao Paulo organizado por la revista brasileña de negocios “Exame”, ambos economistas tomaron como ejemplo de lo que ocurrirá en la economí­a estadounidense la parálisis de la economí­a japonesa en la década de 1990.”Estados Unidos perderán una década de crecimiento, como Japón después de la crisis de 1992. Pero no vamos a tener una nueva depresión”, señaló Prescott.Stiglitz consideró que el actual momento es de “una recuperación muy lenta” de la economí­a de su paí­s.”El futuro es sombrí­o. Probablemente tendremos una década perdida. Incluso cuando salgamos de la crisis, será una era de incomodidad y bajo crecimiento. Es preciso saber qué polí­ticas son las correctas”, subrayó.Joseph Stiglitz citó como los factores de mayor preocupación la alta tasa de desempleo en Estados Unidos y la falta de transparencia en el plan de estí­mulo a la economí­a, que en su opinión no está recuperando la confianza de las personas.Uno de los primeros en levantar la voz ha sido Nouriel Roubini, quien anticipara la crisis de las hipotecas subprime. Para Roubini, la banca estadounidense está quebrada y nadie puede convencerlo de otra cosa, por lo que las pruebas de estrés, al estar mal diseñadas, no evidencian dicha situación.La crí­tica de Roubini, pasa por los supuestos que resultan laxos y que se utilizan para la estimación de posibles escenarios económicos. Según este destacado economista, la subestimación del problema viene ya desde el mismo FMI que estimara en US$ 2,7 billones las pérdidas sufridas por la banca de EE.UU., cuando según sus estimaciones, las mismas no serí­an menores a US$ 3,6 billones..Tanto Roubini como Johnson y otros economistas como Paul Krugman consideran que Geithner está excesivamente ubicado del lado de los bancos y no fue lo suficiente severo. Por otra parte, la solución elegida es la que generó mayores polémicas debido a que se usa el dinero de los impuestos para resolver el agujero negro de la banca.Su fracaso pone en juego mucho más que el rescate de los bancos. La actitud de paciencia del pueblo con estos onerosos planes de salvamento ha cambiado desde el affaire AIG. Si el plan no funciona -una alta posibilidad ya que el problema que aqueja a los bancos no es de liquidez sino de solvencia- el capital polí­tico de Obama y la voluntad del Congreso podrí­an quedar exhaustos para soluciones más radicales. El globo sonda del secretario del Tesoro que ha provocado una fuerte subida de las acciones de Bank of America, es una operación de riesgo, por lo pronto lo único que hace es maquillar a los Zombis para ganar tiempo.

Deja una respuesta