Los medios chinos responden a Tillerson que “se prepare para un choque militar”

.

“Vamos a tener que enviar a China una señal clara de que, en primer lugar, la construcción de islas se debe detener”, dijo el ex director ejecutivo de ExxonMobil en la audiencia. Y segundo, su acceso a esas islas tampoco será permitido.

Pekín reclama soberanía sobre casi el 90% del Mar de China Meridional, compitiendo con sus vecinos Vietnam, Filipinas, Taiwán, Malasia y Brunei, que también reclaman partes de la vía fluvial. En un intento de reforzar su presencia, China ha transformado siete arrecifes e islotes en islas artificiales. Las mini fortalezas ahora albergan armas antiaéreas y otro armamento, según un análisis reciente.

Aunque un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino declinó responder a la pregunta de un periodista sobre posibles respuestas a las incursiones navales estadounidenses en el vital corredor comercial, los medios notoriamente estatales de China no ocultan su estridencia.

“Las declaraciones de Tillerson acerca de las islas en el Mar de China Meridional están lejos de ser profesionales”, dijo el viernes el Global Times del Partido Comunista Chino, en un editorial. “Si el equipo diplomático de Trump da forma a los futuros lazos sino-estadounidenses como lo está haciendo ahora, las dos partes deben prepararse mejor para un choque militar”.

El periódico chino China Daily describió las declaraciones de Tillerson como “una mezcolanza de ingenuidad, falta de visión, prejuicios desgastados y fantasías políticas poco realistas”. De actuar sobre ellos en el mundo real, “sería desastroso [y] establecería un curso para la devastadora confrontación entre China y los Estados Unidos”.

Aunque Donald Trump ha sido ferozmente crítico con respecto a China durante su campaña, sus ataques se han centrado habitualmente en las prácticas comerciales injustas que el presidente electo de EEUU alega que han “robado” trabajos americanos. El equipo comercial de la Administración Trump ha sido reforzados con halcones comerciales contra China, como Peter Navarro y Robert Lighthizer.

Dado que Trump hizo campaña para reducir los costosos compromisos militares en el exterior, muchos creyeron que cualquier confrontación entre Estados Unidos y China se limitaría al comercio, y que el Mar de China Meridional sería un punto menos caliente de lo que ha sido bajo la Administración Obama que intensificó las patrullas navales en la región.

Sin embargo, Zhu Feng, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Nanjing, dice que el Mar de China Meridional seguirá siendo un “componente esencial” de la estrategia de seguridad de Washington en Asia-Pacífico. “Toda la relación entre Estados Unidos y China es un campo minado”, declaró a TIME.

Deja una respuesta