SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Los extremistas polí­ticos pueden ser los salvadores de la eurozona

Este va a ser el año en el que la zona euro tendrá su momento de la verdad. Tres elecciones previstas -en Grecia este mes; en Portugal y en España en la segunda mitad del año- nos dirán si el enfoque de la UE a la resolución de crisis funciona políticamente o no. La probabilidad de al menos un malestar político es realmente muy alta. Tanto en Grecia como España, los partidos de la izquierda dura crecen en las urnas.En Grecia, la opción política es esencialmente entre el statu quo de la austeridad fiscal y una alternativa negociada de impago de la deuda. El argumento económico para la segunda es convincente. La deuda griega está en el 175 por ciento del PIB. El país no necesita pagar el servicio de toda esa deuda en estos momentos. Grecia no pagará intereses sobre la deuda “oficial” de la UE hasta el año 2023. Pero esto es tan sólo ocho años de distancia – y está dentro del horizonte de cualquier inversor a largo plazo.La política oficial de la UE hacia Grecia se describe mejor como de tolerancia de la deuda – de reconocer un problema de la deuda, y retrasar lo inevitable. Es también la política de Antonis Samaras, el primer ministro griego, y su gobierno de coalición. Es una versión de extender y disimular: alargar los vencimientos de los préstamos, y pretender que eres solvente. La historia de las crisis de deuda internacional nos dice que estas estrategias siempre son juzgadas, y siempre fallan.Ahora, agregue la deflación a esta mezcla. A partir de este mes en adelante, las tasas de inflación de la zona euro podrían ser negativas, debido a la más reciente caída del precio del petróleo. La deflación eleva el valor real de la deuda, y podría empujar a Grecia al borde del abismo.Por desgracia, el único partido que argumenta de forma convincente una reestructuración de la deuda es Syriza, un partido de la izquierda radical. Aunque Syriza tiene razón sobre la reestructuración de la deuda, está también en falso al descartar una salida de la zona euro. Si usted aboga por la reestructuración de la deuda, tendría que responder entonces a la pregunta de lo que usted haría si las negociaciones fracasan. Las opciones entonces serían o bien volver al status quo -en cuyo caso no habría ninguna razón para votar por Syriza- o dejar la zona euro, y de manera unilateral por default frente a los acreedores extranjeros. Pero esto es precisamente lo que Syriza ha descartado. Syriza tiene los instintos correctos, pero no tiene las políticas adecuadas.Esa falta de coherencia es importante porque Angela Merkel, en particular, parece dispuesta a poner en evidencia a Syriza. Der Spiegel informó el fin de semana que la canciller alemana está dispuesta a correr el riesgo de una salida de Grecia si su próximo primer ministro abandonara las políticas actuales. En otras palabras: la única manera para Grecia de reestructurar su deuda sería dejar la zona euro.Grecia está en esta posición ya que su depresión económica comenzó antes que en otros lugares. Su profundidad es similar en escala a la depresión de Estados Unidos en la década de 1930, pero sin la posterior recuperación. El mundo está mejor equipado de lo que estaba hace 80 años para manejar una depresión grave. Pero a menos que la depresión sea seguida por una recuperación sustancial y sostenida, los sistemas políticos convulsionan, que es lo que está sucediendo en Grecia en estos momentos.España aparece más fuerte cuando se ve desde el exterior, pero políticamente es tan vulnerable. El PIB de España creció a tasas anualizadas alrededor del 2% en el segundo y tercer trimestres de 2014. Sospecho que esto se debe a que España aplica menos austeridad que otros países de la periferia. Pero uno tiene que poner esos números recientes en perspectiva: el PIB real español se ha reducido desde 1,1 billones de euros en 2007 a 1 billón en 2013. Incluso el PIB nominal aún no se ha recuperado a los niveles de 2007.Mi indicador preferido para la continuación de la depresión de la zona euro no es la tasa de desempleo, sino la tasa de ocupación. El primero no captura al gran número de personas desalentadas que simplemente han abandonado el mercado de trabajo en conjunto. La tasa de ocupación española se redujo del 66 por ciento de la población en edad de empleo al 56 por ciento entre 2007 y 2014. En Grecia ese número es inferior al 50 por ciento. Con las políticas actuales, España y Grecia no tienen ninguna posibilidad de volver a los niveles normales de la actividad económica dentro de una generación.La deuda es lo que frena el crecimiento griego y español. El sector privado español necesita una reestructuración de la deuda tanto como el sector público griego. Al igual que en Grecia, sólo un partido político de la izquierda dura -Podemos- ofrece una política de reestructuración de la deuda. En ambos países, ahora hay una corriente de opinión pública lo suficientemente fuerte para darse cuenta de que, sin una reestructuración de la deuda no puede haber una recuperación de la producción y el empleo. Esta es la razón por la que los partidos radicales están teniendo éxito.Si algo es insostenible, caerá – o eso dice el refrán. Sobre la base de las políticas actuales, la eurozona es insostenible, por lo menos con sus fronteras actuales. No veo ninguna salida para Grecia sin una reestructuración de la deuda. Y no veo una reestructuración de la deuda dentro de la zona euro.

Deja una respuesta