SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Los catalanes quieren ser preguntados

4-7-2016

El giro a lo peor, dicen muchas personas, se produjo en 2010. Si el 2010 no hubiera ocurrido, Cataluña ahora no encabezaría un enorme conflicto que dejará rupturas. Porque el 1 de octubre el gobierno regional de Barcelona quiere celebrar un referéndum no autorizado sobre la independencia catalana. Cueste lo que cueste.

Por supuesto que el gobierno español quiere evitar esto. Un referéndum sobre una secesión unilateral sería una ruptura constitucional. Pero, ¿qué pasaría si una parte del país se separara y no se disuadiera con las sentencias judiciales o con la policía? El nerviosismo se enciende con pequeñas cosas. Si desea celebrar un referéndum, debe haber una elección. Y para ello se necesitan ocho mil urnas. Sin embargo, cualquier compañía española que entregue estas urnas a los catalanes será castigada. Las urnas, que se pueden encontrar en toda Cataluña el 1 de octubre, una superficie de 32.000 kilómetros cuadrados con una población de 7,5 millones de habitantes, sigue siendo una incógnita.

¡Qué fácil hubiera sido entonces! Hasta hace siete años había un marcado nacionalismo, un resentimiento antispánico y escaramuzas simbólicas en Cataluña. Esto incluye, por ejemplo, la rivalidad entre el FC Barcelona y el Real Madrid. Sin embargo, para 2010, como una pareja con conflictos de baja intensidad a largo plazo, la relación entre Cataluña y España parecía bastante viable. Uno de ellos tiró de los grilletes, los otros los apretaron. Algunos pensaban que su autonomía lingüística-cultural estaba siendo descuidada y se quejaban de que tenían que pagar demasiados impuestos; los otros contestaron a las quejas con un encogimiento de hombros, y dejaron todo como estaba

Esto cambió en 2010. En junio de ese año el Tribunal Constitucional español declaró inconstitucional el proyecto de un nuevo Estatuto de Autonomía para Cataluña en varios puntos. Fue embarazoso que este proyecto ya hubiera sido aprobado por el Parlamento catalán y el Parlamento español en 2006 y posteriormente confirmado en un referéndum catalán. Era la versión recortada de un diseño anterior, más autodeterminista. El término “nación” también se menciona en el preámbulo. La entonces oposición de PP con su jefe Mariano Rajoy se querelló contra él – y consiguió recortarlo en 2010 a través del Tribunal Constitucional de Madrid. Desde entonces, el mantel se ha rasgado. En Cataluña se dice: España no nos ama y nunca nos ha amado; España nos humilla; El Estado español responde a los procesos democráticos con prohibiciones judiciales.

“Este movimiento viene de la gente”, dice la estadounidense Liz Castro, que vive como traductora en Barcelona. Admite ser partidista, y nos da dos libros, en los que explica Cataluña al mundo de habla inglesa. “Sin las redes sociales”, dice Castro, “no se puede entender nada”. Estos incluyen clubes de senderismo, grupos de música y tradiciones populares. Pero también incluye la “Asamblea Nacional Catalana” (ANC), para la cual Castro también trabaja, y que a pesar de su nombre oficial no es más que una iniciativa ciudadana

La ex presidenta de este movimiento, Carme Forcadell, nos acoge en sus amplias oficinas en el Parc de laCiutadella, junto al zoológico. Desde entonces se ha convertido en Presidenta del Parlamento de Cataluña. Los opositores la llaman una ideóloga de gran alcance, y en los videos uno puede mirar sus brotes antihispánicos. Al igual que varios de sus colegas, Forcadell ha sido declarada responsable de su apoyo a un referéndum anterior por los tribunales durante estas semanas. Ahora la política dice que los ciudadanos de Cataluña han dado una mayoría a los partidos que abogaban por la independencia en las elecciones de 2015. Por lo tanto, ahora es su deber asegurar que los ciudadanos sean preguntados. “Esto es democracia”.

Los opositores de Forcadell dicen que el gobierno está usando a los contribuyentes para hacer propaganda para la secesión, están idelogizando a la sociedad. Raúl Romeva, que fue diputado por los Verdes catalanes en el Europaparlament, y fue elegido al Parlamento de Cataluña en 2015 como el candidato principal de la alianza pro-independencia Junts pel Sí (juntos por el Sí). “El pueblo”, dice, “quiere convertirse desde sujeto en objeto de la política”. Romeva es responsable de las “relaciones institucionales” y la “transparencia” en el gobierno regional, la Generalitat. “El ochenta por ciento de los catalanes”, dice Romeva, “incluso los que votan en contra de la independencia serán interrogados en este asunto”.

Si estás interesado en la cuestión catalana como extranjero en Barcelona, te encontrarás con socios dispuestos. La mayoría de los periodistas informan desde Madrid, y los principales medios de comunicación capitalinos están en contra de la independencia. Uno de los argumentos de Madrid es: ¿Por qué Cataluña debería decidir si abandonará España? ¿No tendrían que decidir todos los españoles sobre esto? De los cuatro partidos españoles más grandes, sólo los populistas de Podemos conceden a los catalanes el derecho a la autodeterminación. En Europa se escuchan voces escépticas. ¿Cómo funcionaría? Primero salir de España, luego integrarse en la UE, para lo cual sería necesaria la aprobación de España. Un caos.

España estuvo inactiva demasiado tiempo

No debería ser una coincidencia que el movimiento independentista se haya hecho particularmente fuerte en tiempos de crisis financiera. La insatisfacción por las dificultades sociales lo ha alimentado. Los políticos españoles estaban indignados porque, en 2012, Cataluña apretó los tornillos e hizo demandas financieras que no podían ser asumidas por el estado central, que quería escapar del paraguas de rescate. Los catalanes responden: Nos habría servido al menos el Fiskalpakt [el pacto fiscal alemán] ¡Pero no hicisteis nada!

Eso es verdad, por desgracia. España ha estado jugando desde hace años. Por supuesto, Madrid está exigiendo con razón el respeto a la Constitución. Pero la Magna Carta como una espada, con la que superar la revuelta no es a la larga manera. En algún momento ustedes tienen que hablar entre sí y buscar compromisos. Es tan peligrosa la situación que incluso las asociaciones de abogados en Cataluña están profundamente divididas. En el pasado mes de mayo, tanto la “Plataforma Tercera Vía” como “Juristas para el Referéndum” celebraron congresos sobre esta cuestión. Uno de ellos acusa al gobierno regional de “desterrar el derecho”. Los otros dicen que el derecho es “dar respuestas y no construir obstáculos”.

Josep Borrell, socialista, ex ministro de Medio Ambiente del gobierno de González y más tarde presidente del Parlamento Europeo (2004-2007), quiere descartar los argumentos catalanistas con sentido práctico. Nos ha traído un libro en el que, con su coautor Joan Llorach, trata de mostrar que Oriol Junqueras, una de las voces principales de la Generalitat, está distorsionando la realidad. Se trata de “cuentas” y “cuentos”, es decir, cuentas (equivocadas) e historias (inventadas), en el texto llano: Fake News (…)

Los catalanes están divididos

La oficina de Junqueras se aferra a sus propios argumentos a petición de este periódico. La política fiscal española contra Cataluña es “profundamente injusta”. La verdad es aún más complicada. La propia sociedad catalana está dividida. A quien da credo es sobre todo una cuestión de fe. Escritores como Juan Marsé o Eduardo Mendoza, por ejemplo, rechazan la independencia.

El tenor Josep Carreras, por el contrario, se ha convertido en seguidor (…)

El misticismo numérico del 11 de septiembre de 1714 ha penetrado profundamente en la vida cotidiana de los catalanes. El 11 de septiembre, día de la derrota, ha sido una fiesta oficial catalana desde 1980. En este día, la llamada “Diada”, este año también movilizará a más de un millón de personas y llamará a la independencia. También en el estadio Camp Nou, los aficionados del FC Barcelona gritan como un hombre “Independéncia!” Después de 17 minutos y 14 segundos de cada partido en casa.

El politólogo Ferran Requejo de la Universidad de Pompeu Fabra sabía exactamente lo que estaba haciendo cuando dio el título “El tren a las 17:14” a su libro de columnas de periódicos: quiere mostrar a los lectores lo que está en juego. Él nos da las razones en nuestra reunión en un café en el centro. Para Requejo, España es plurinacional, como Canadá o Bélgica. La constitución española no refleja esto. Según el Tratado de Maastricht, dice, una vez creyó en la “Europa de las Regiones”. Pero entonces murió la esperanza de una mejor autonomía para Cataluña. Requejo nos muestra cuadros y diagramas: La gente está exigiendo el referéndum. Está recibiendo más y más apoyos. ¿Cómo desaparece este movimiento? Señala un esquema que él mismo ha trabajado: ¿Qué podría pasar si ambos lados se mantienen obstinados y se mantienen en sus trece. No será divertido. España podría incluso abolir la autonomía de Cataluña. El poder judicial, así como la policía catalana, tendrían que actuar contra la aplicación del referéndum. Una pesadilla. Una que se acerca día a día.

Post-partido en Berlín. Artur Mas, el primer ministro de Cataluña hasta 2015, está aquí. Él hace campaña para un referéndum cuyo triunfo (o fracaso) elevará a políticos más jóvenes que él. No sólo Mas, sino que varios partidos tradicionales de Cataluña han sido barridos por el movimiento independentista. Han surgido nuevas alianzas, ya no parecen aplicarse las antiguas líneas políticas. Por otro lado, Carles Puigdemont permanece como Primer Ministro y Oriol Junqueras como su diputado. El martes, 4 de julio, anunciarán los “detalles técnicos y legales” sobre el referéndum previsto. Debería haber “garantías”. Entonces, los constitucionalistas, los políticos, las exposiciones y los editorialistas se sumergirán en ellas. Y la fase caliente comienza.

En el podio de Berlín, Artur Mas repite la tentadora propuesta de que una Cataluña independiente se convertirá en “Dinamarca del Sur”. Aplausos. Cómo se debe hacer esto, le preguntamos en privado. Dinamarca también es tan exitosa porque la gente ha dominado varias lenguas extranjeras, y Cataluña todavía no ha elevado el miserable nivel de lengua extranjera en sus universidades, aunque ha sido el tema de más de diez años. Mas no se contradice, pero asiente con la cabeza. Sí, dice como un hombre al que uno puede venir con la dolorosa verdad. Sí, debe ser trabajado.

Deja una respuesta