Lidiar con unos EEUU más inteligentes después de Irak

Hace veinte meses, algunos chinos dudaban que este joven presidente de los EEUU pudiera arreglar el desorden dejado por su predecesor. Ahora parece que Obama ha llevado a cabo al menos una parte de sus promesas. Una “nueva América” que se ha desecho de la carga de la guerra de Irak está emergiendo.

Esecialmente en el último par de años, algunas personas en China y en Europa creyeron que EEUU estaba abocado a un prolongado declive. Sin embargo, todavía es demasiado pronto para concluir si EEUU ha enderezado el barco y está en el camino de la recuperación. Lo que pasó el martes nos muestra que EEUU está haciendo un "cambio" significativo. La superpotencia no sólo no declinará de forma pasiva, sino que estallará con fuerza en unos momentos decisivos de su historia. (GLOBAL TIMES) IZVESTIA- El objetivo fundamental de la política exterior de EEUU sigue siendo "preservar el dominio global y el control sobre las zonas en que se concentran la producción y las riquezas mundiales". Sus aliados básicos son "Japón, que no presenta problemas, y Europa, cuyas ambiciones Washington debe vigilar constantemente porque la pérdida del liderazgo estadounidense en el continente europeo significaría el colapso del imperio (americano) en sí. China. Global Times Lidiar con unos EEUU más inteligentes después de Irak El presidente de EEUU Barack Obama declaró el martes el fin de la misión de combate de EEUU en Irak desde el Despacho Oval. Este es otro significativo "cambio" impuesto por la administración Obama, tras el hito de la aprobación de la reforma del seguro médico y el proyecto de ley de reforma financiera. Hace veinte meses, algunos chinos dudaban que este joven presidente de los EEUU pudiera arreglar el desorden dejado por su predecesor. Ahora parece que Obama ha llevado a cabo al menos una parte de sus promesas. Una “nueva América” que se ha desecho de la carga de la guerra de Irak está emergiendo. Durante la última década, la lucha contra el terrorismo, la guerra de Irak y la crisis financiera arrastraron a la superpotencia número uno del mundo a su peor situación internacional desde la Guerra Fría. Especialmente en el último par de años, algunas personas en China y en Europa creyeron que EEUU estaba abocado a un prolongado declive. Sin embargo, todavía es demasiado pronto para concluir si EEUU ha enderezado el barco y está en el camino de la recuperación. Lo que pasó el martes nos muestra que EEUU está haciendo un "cambio" significativo. La superpotencia no sólo no declinará de forma pasiva, sino que estallará con fuerza en unos momentos decisivos de su historia. China tiene que llevarse bien con esta “nueva América” que se está convirtiendo en más inteligente y más centrada en los asuntos internos después de la guerra de Irak. EEUU impone una serie de desafíos a China. China probablemente no tendrá más remedio que aceptarlos. La historia ha demostrado que los problemas entre las potencias son a la vez agotadoras y requieren mucho tiempo. EEUU una vez se mantuvo al margen de la guerra mundial y se centró en su desarrollo interno, y tal vez China debe aprender de esto y poco a poco ganarse el respeto del mundo. A raíz de la guerra de Irak, EEUU posee, sin duda, ricos recursos estratégicos en Asia. Esto es una reminiscencia del programa de EEUU durante la Guerra de las Galaxias de mediados de los años1980 y los cambios en el poder mundial después de la Guerra del Golfo en la década de 1990. China debe seguir centrada en sus propios objetivos nacionales e internacionales y no permitir que una confrontación estratégica entre EEUU y China salga a la superficie. China debe esforzarse por mejorar su fuerza nacional general, que es un requisito previo para el país para hacer frente a una variedad de riesgos estratégicos en el futuro. China debe ayudar a EEUU entender que no lo desafiará en un futuro próximo, y EEUU a su vez debería dejar a China un espacio adecuado para su propio desarrollo. China debe extender sus felicitaciones a EEUU por el final de su misión de combate en Irak. Mientras tanto, espera las bendiciones estadounidenses hacia su ascenso pacífico. GLOBAL TIMES. 2-9-2010 Rusia. Izvestia EEUU busca dominio global a pesar del acercamiento con Rusia según experto "El acercamiento a Moscú no significa que EEUU renuncie a la línea de dominio global", opina el historiador y politólogo francés Emmanuel Todd. Barack Obama, a quien Todd considera "un político pragmático y racional", no hizo sino "continuar con los correctivos a la costosa línea anti-rusa y proclamar el reinicio" de las relaciones entre EEUU y Rusia. Lo hizo para "reducir el nivel de la tensión con Moscú que no es una amenaza para Occidente desde hace tiempo". El objetivo fundamental de la política exterior de EEUU, en opinión de Todd, sigue siendo "preservar el dominio global y el control sobre las zonas en que se concentran la producción y las riquezas mundiales". Sus aliados básicos son "Japón, que no presenta problemas, y Europa, cuyas ambiciones Washington debe vigilar constantemente porque la pérdida del liderazgo estadounidense en el continente europeo significaría el colapso del imperio (americano) en sí. La crisis financiera global puso de relieve que EEUU "no tiene recursos suficientes para todas las aventuras en las que se involucró (George W.) Bush". "No es con Rusia sino con China con quien EEUU tendrá que competir por un lugar bajo el sol, según los pronósticos, de modo que se decidió bajar el nivel de la disuasión nuclear mutua e implicar a Moscú en las tareas que se desarrollan en Afganistán y en el Asia", en general. De paso, Washington procura impedir que Rusia pacte alianzas militares con Irán o la misma China, porque ello supondría un peligro para EEUU. El objetivo número uno para el Kremlin es "mantenerse alerta y preservar una política de vectores múltiples", piensa el experto galo. En los años 70, Todd predijo la desintegración de la Unión Soviética y en 2002 auguró la "descomposición del sistema americano". Uno de sus libros deja constancia de que EEUU "ha devenido un problema para el mundo"; "se presenta cada vez más como un factor del desorden internacional creando incertidumbre y conflictos allí donde puede". Preguntado por la evolución del espacio postsoviético, el politólogo destacó que la guerra de 2008 en torno a Osetia del Sur "marcó un hito", pues Rusia se posicionó como "líder regional dispuesto a seguir defendiendo sus intereses". La influencia de Washington en esta zona, según él, "será posible únicamente, si los rusos le dejan entrar". Al mismo tiempo, Todd puntualizó que Rusia necesita a las antiguas repúblicas soviéticas "para adquirir peso demográfico". IZVESTIA. 1-9-2010

Deja una respuesta