Salario Mínimo, revalorización de las pensiones y rebaja de impuestos a las pymes

Las tres dianas del FMI, la OCDE y Bruselas

Tres medidas de las que hay en los Presupuestos que trata de sacar adelante el gobierno de Pedro Sánchez concentran las iras de los organismos internacionales, del FMI desde Washington, de la OCDE y de la Comisión Europea: la revalorización de las pensiones según el IPC, la subida del Salario Mínimo a 900 euros y la rebaja de impuestos a las pymes.

Especialmente contra ellas han dirigido estos tres organismos, conectados con los principales centros de poder mundial, sus informes publicados estas últimas semanas.

Las tres medidas recogidas en los Presupuestos son fruto directo del avance e influencia de esa corriente general que recorre la sociedad española contra las draconianas condiciones impuestas en los últimos diez años y exige que la salida de la crisis no la sigamos pagando los de siempre y llegue a todos los ciudadanos. Y que ha tenido uno de sus centros en la movilización por las pensiones.

Pensiones: retrasar la edad de jubilación e impulsar los planes privados

En su informe anual sobre España, el FMI coloca la revalorización de las pensiones según el coste de la vida (IPC) en el centro de la diana. Según el Fondo, “si se suben las pensiones solo vinculadas al IPC el déficit se disparará” y el agujero de la Seguridad Social se triplicará en los próximos años hasta 54.000 millones.

Quieren convencernos de que “vincular las pensiones solo al IPC puede hacer peligrar el sistema” y que aceptemos sus ya viejas y conocidas recetas: “retrasar aún más la edad de jubilación vinculándola a la esperanza de vida y potenciar “el ahorro suplementario”, dicho en plata, los planes privados de pensiones.

La OCDE ( la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, conocida como el “club de los países ricos”) va en la misma línea que el FMI pero es aún más clara en sus exigencias. Pide al gobierno una reforma de las pensiones para seguir ampliando la edad de jubilación con la esperanza de vida, aumentar el número de años exigidos para cobrar la pensión completa y el periodo para calcular la pensión a toda la vida laboral. Y favorecer los planes privados de pensiones, incluso integrando a los trabajadores de forma automática en planes privados al incorporarse a un trabajo.

Dice el presidente de la OCDE, Ángel Gurría, que existe el riesgo de tener una generación de “viejos pobres”, que “España es el país en el que más tarde se muere la gente y que eso no es sostenible”.

Los mismos zorros que han dictado las reformas para no revalorizar las pensiones y recortar las futuras, creando las condiciones para generar “viejos pobres”, o que no nos podamos jubilar hasta agotar los años de vida, se presentan como guardianes del sistema. Pero sus recetas descubren sus verdaderos objetivos: degradar las pensiones públicas para  abrir el negocio a sus verdaderos amos, bancos, aseguradoras y grandes fondos extranjeros.

Contra la subida del Salario Mínimo a 900 euros

La subida a 900 euros del Salario Mínimo Interprofesional es el segundo blanco. Dice el FMI en su informe que la subida del 22% del Salario Mínimo “perjudicará el empleo de los jóvenes y los trabajadores poco cualificados” Y por eso pide al gobierno de Pedro Sánchez que “sea cuidadoso con las subidas del SMI”.

Se presentan preocupados por los sectores más desprotegidos, pero basta con  leer debajo de sus propuestas para ver cuáles son sus verdaderos intereses.“Critican la subida a 900 euros del Salario Mínimo para proteger los beneficios de monopolios y multinacionales”

Proponen que no sean los sindicatos quienes negocien con la patronal los salarios, sino que “sean las empresas quienes fijen los salarios según sus condiciones de negocio”.

 

 

Quieren que se mantenga la reforma laboral que rebaja la capacidad negociadora de los trabajadores en los convenios colectivos para dar todo el poder a las empresas en los convenios de empresa. Una medida que favorece fundamentalmente a las grandes y a las multinacionales que operan en nuestro país. Garantizar la cuota de explotación y sus millonarios beneficios es su auténtica preocupación.

Bajar impuestos a las pymes también en la diana

El tercer blanco del FMI es la bajada del Impuesto de Sociedades a las pequeñas y medianas empresas. Critica en su informe que el gobierno proponga una rebaja de dos puntos para las pymes que facturen menos del millón de euros al año, lo que beneficiaría a unas 350.000 empresas, la mayoría pequeños negocios familiares.“Atacan una rebaja de impuestos que beneficia a 350.000 empresas, la mayoría pequeños negocios familiares”

No critican que grandes empresas y grupos monopolistas estén tributando un tipo efectivo del 7% según los informes de la Agencia Tributaria, frente al18% – 20% de  las pymes, según reconocía el anterior ministro de Hacienda, Montoro, en el Congreso.

Se escandalizan porque se proponga que al menos paguen un 15% y que se aplique una tasa -conocida como “tasa Google”- a las multinacionales tecnológicas que ni siquiera pagan impuestos por sus negocios en España y una tasa a las transacciones financieras.

Y proponen acabar con el IVA reducido, el que afecta a los productos de primera necesidad, y subir los impuestos especiales y verdes. En definitiva, que sigamos pagando los de siempre, trabajadores, pensionistas, autónomos y las pymes.

Salir de la crisis redistribuyendo la riqueza

Desde Bruselas la Comisión Europea completa el círculo de las iras contra las tres medidas clave de los Presupuestos. Como decía un diario poco sospechoso de izquierdista: “Bruselas da la puntilla a las cuentas de Sánchez”.

En su informe dice que el proyecto de Presupuestos incurre en grave riesgo de “incumplimiento de las normas del pacto de estabilidad”, cuestiona tanto los ingresos (sobredimensionados) como los gastos (minimizados). Y pide que se se “adopten medidas para cumplir con los compromisos adquiridos”.

El cinismo de los organismos internacionales no tiene límites.

Dicen que no hay ingresos suficientes para sostener las pensiones, pero si no los hay es porque se han dado todo tipo de privilegios fiscales a grandes empresas, monopolios y multinacionales que apenas tributan un 7% cuando según la ley deberían tributar el 25%.“Redistribuir la riqueza subiendo salarios y pensiones es una de las claves de la reactivación económica”

Cualquier trabajador normal cotiza a la Seguridad Social por todo su salario. ¿Por qué los salarios más altos, sobre todo los altos ejecutivos de esas empresas, no cotizan por lo que cobran a partir de los 3.803 euros? Según un estudio reciente, hay una masa salarial de  26.000 millones de euros de altos salarios que no cotizan, por lo que la SS deja de ingresar 7.500 millones de euros anuales.

Ni los salarios, ni las pensiones, ni las pymes tienen nada que ver con la revisión a la baja de las previsiones de crecimiento que hacen.

Al contrario, redistribuir la riqueza subiendo salarios y pensiones es una de las claves de la reactivación económica. Potenciar el saqueo de los salarios y el empobrecimiento de las rentas de los pensionistas, los autónomos y pymes paraliza el mercado interno, mientras que subir las rentas de la inmensa mayoría se estimula el consumo interno y se activa un potente motor de la economía nacional.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta