Nuevas movilizaciones por las pensiones

Las pensiones, una batalla en ascenso

La lucha en defensa del sistema público de pensiones ha pasado a ocupar por derecho propio un papel completamente central en la vida política del país.

Esto es así no solo porque los poderes que amenazan con su degradación y privatización hayan pisado el acelerador de sus atropellos, sino porque miles y miles de personas han tomado conciencia, se han organizado y se han movilizado contra la agresión a las pensiones presentes y futuras. El movimiento en defensa de las jubilaciones públicas ya no es exactamente una “marea gris” de pensionistas y luchadores veteranos. A él se han sumado con fuerza muchos pensionistas del porvenir, jóvenes, estudiantes y trabajadores. Hoy son nueve millones de pensionistas: mañana serán cuarenta. Ningún otro problema suscita tan amplia y honda respuesta popular que la defensa de las pensiones, una columna vertebral de la protección social.

Y dentro del movimiento popular en defensa de las pensiones, una exigencia y una línea se han colocado en el corazón y en la boca de miles de luchadores, en la cabeza de destacados cuadros intelectuales, así como de influyentes líderes políticos y opinión. La alternativa de “Blindar las Pensiones en la Constitución” resuena ya con insistencia en las calles y en las manifestaciones (por ejemplo en las marchas convocadas por los sindicatos el 15 de abril), pero también en las columnas de los tabloides, en los platós de las tertulias prime time, e incluso en los pasillos del Congreso, siendo reconocida como una orientación estratégica y de largo alcance por los más perspicaces cuadros del país.“La alternativa de “Blindar las Pensiones en la Constitución” resuena con insistencia en las calles y en las manifestaciones, pero también en periódicos y tertulias”

Es el inicio de un camino, aún no se ha coronado la cima ni se ha ganado la dirección del movimiento, pero la exigencia del blindaje se ha aupado a las alturas de la política. Lo ha hecho sobre el esfuerzo de cientos de organizaciones, fundidas en el crisol de la Mesa estatal por el Blindaje de las Pensiones (MERP), que atesora una hermosa y creciente lista de 250 siglas. Organizaciones sociales, políticas, culturales o religiosas de múltiples adscripciones ideológicas y de diferentes sensibilidades, pero que comparten un poderoso punto de unidad: blindar las pensiones en la Constitución.

La MERP convocó la exitosa manifestación en Madrid del 17 deMarzo, que fue retransmitida en directo por multitud de medios de primera línea (la Sexta, Cuatro, la Ser). Y han realizado tres días de recogida masiva de firmas, donde más de 200 organizaciones por toda España han contribuído en avanzar los dos millones de firmas que la MERP quiere entregar al Defensor del Pueblo. Un trabajo de recolección de firmas, humilde pero contínuo, que empezó allá por el 2011 y que ahora se acelera y da saltos cualitativos.

La lucha popular en defensa de las pensiones públicas -y dentro de ella, la exigencia de blindarlas en la Constitución- está en un claro momento de ascenso, de conquista. Una lucha que está en el corazón de los anhelos del pueblo. Por eso -y por que hay una línea justa- sí se puede conseguir la victoria. Sigamos.

Deja una respuesta