Las pensiones menguantes

El informe de la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) avisa de la velocidad a la que baja el poder adquisitivo de los pensionistas.

Si no lo remediamos, quien se jubile ahoraperderá en los próximos cinco años un7% del poder adquisitivo. Y hasta un 25% en 20 años. Las proyecciones hechas por Fedea pronostican que el índice de revalorización de las pensiones (el IRP, que sustituyó al IPC en la última reforma) limita larevalorización de las pensiones a solo un 0,25%hasta 2060. Esa lenta pero inexorable depreciación de las jubilaciones hasta hacerlas mínimas ya empieza a notarse. Varios estudios a más largo plazo calculan de aquí a 2050 una pensión media equivalente a unos 450 euros actuales.

Opciones para sostener las pensiones públicas hay de sobra. Lo que manda en los recortes es un objetivo abiertamente declarado: “En cualquier caso, parece razonable pensar que la principal forma de incentivar el ahorro voluntario es que las pensiones mínimas y las pensiones obligatorias sean poco generosas”, esta ya era la amenazante conclusión de un informe firmado hace tres años por cuatro profesores del IESE Business School de Barcelona y financiado por la Fundación Edad & Vida (un lobby integrado por aseguradoras como Zurich, Mapfre, VidaCaixa, Allianz o DKV, y empresas que prestan servicios para gente mayor como Grupo Eulen o las clínicas Quirón). En España, uno de cada tres jubilados ya recibe sólo la prestación mínima. Estos expertos de la Fundación citada proponen jibarizarla al equivalente de un 20% de los salarios.

Plan para la Banca

Los fondos privados de pensiones gestionan en España 106.000 millones de euros, el equivalente al 10% del PIB, que están depositados en las entidades financieras. Por el mero hecho de su custodia los bancos reciben una comisión que les procura 150 millones de euros. Si a esto le sumamos los beneficios que les genera la inversión de ese patrimonio, entonces superan los mil millones de beneficio. El mejor plan de pensiones siempre es un buen plan para la banca. Hasta el punto que entre 2008 y 2012 los particulares perdieron en planes un -0,9 de su ahorro mientras los bancos ganaron en comisones el 1,5%. El plan de pensiones privado más seguro ofrece una rentabilidad del 1% o poco más. El banco comprará Letras del Tesoro u otro producto financiero igual de garantizado por el que ganará un 3, 4 o 5%. Una pequeña parte para intereses y el grueso para ellos. Y si lo que ofrecen son intereses superiores, entonces ya no es seguro su reembolso. De hecho, por norma en todos los contratos sobre productos de ahorro-previsión, incluso los llamados “prudentes”, se incluye la siguiente cláusula: “El Plan de Pensiones no garantiza rentabilidad, pudiendo incurrir en pérdidas, en función del comportamiento de los mercados financieros.» Posibilidad corroborada por los datos: de los 257 fondos con 15 años o más de antiguedad, solamente tres lograron una rentabilidad media superior a los bonos del Estado a 15 años (4,4%). Incluso otros 25 de estos fondos acumulan pérdidas. A los ahorradores les hubiera ido mucho mejor comprando directamente esos bonos o Letras del Tesoro.

Un comentario sobre “Las pensiones menguantes”

  • Vergonzoso, 42 años cotizando para recibir unas migajas, y los Señores políticos fraguándose unas pensiones millonarias por trabajar unos años.

Deja una respuesta