Discográficas independientes amenazan con denunciar al Gobierno

La UFI se rebela

Veinte pequeñas discográficas han contratado a Roca Junyent, un bufete de abogados de prestigio por su eficacia, para denunciar al Gobierno “por negligencia y por daños patrimoniales”. Forman parte de la Unión Fonográfica Independiente y cuentan con el apoyo de 55 sellos. Los sellos independientes producen el 80% del mercado, pero las grandes discográficas controlan el 90% de las ventas.

Pese a que las equeñas discográficas apelen al control de las descargas, no es éste el contenido principal de su exigencia. No solo porque afirmen explícitamente que no pretenden ir contra los usuarios, sino porque la realidad que las estrangula es otra.La estrategia judicial consta de tres pasos. El primero pasa por remitir al Gobierno un estudio de la situación en que se encuentran, que ya está hecho. El segundo que el Gobierno tome medidas concretas. Y el tercero, por si el segundo no ocurre que es lo más probable, denunciar a la Administración.Entre las denunciantes están BCore, que distribuye desde a Elliott Smith a Los Brincos; o Pias Records Spain, editora en España de Tom Waits, Amparanoia o Franz Ferdinand, entre otros.La venta de música en España cayó en 2009 un 17%, según el informe anual de la Federación Internacional de la Industria Discográfica (IFPI). El balance señala a la piratería como la causa del problema y llama la atención a España por su manga ancha.Sin embargo las ventas a través de Internet han aumentado un 59%. 32 millones que suponen el 15% de las ventas totales y que al parecer no son suficientes para las grandes compañías.Luego están los precios desorbitados que obligan a las pequeñas compañías incluso a adquirir el material en grandes superficies pues les sale mejor que hacerlo directamente al proveedor.Internet es una selva en la que el orden monopolista se esmera por construir sus carreteras. Si a escala global es EEUU quien controla los 13 principales servidores del planeta, en España tres monopolios, Telefónica, Ono y Vodafone, controlan las infraestructuras y el tráfico.Hay que apoyar el camino emprendido por las discográficas. Es el Gobierno el que actúa como gestor de los intereses monopolistas. “El Gobierno solo escucha a los grandes”.Marck Kitkatt, es presidente de la UFI:“Ellos dicen que son la “industria”, pero mantienen la cuota de mercado a través de la compra de sellos independientes. A lo largo de los 70, 80, 90 han comprado muchos sellos independientes como Sound, como Virgin, tienen por tanto un gran catálogo, y eso les da mucho poder en las tiendas de discos y en los medios hasta el punto de que te pueden cerrar las puertas. Hay tiendas, mas bien supermercados, que solo compran a las multinacionales. Si la tienda quiere el disco de U2 está obligada a comprar otras novedades de la discográfica menos interesantes quitando espacio a las producciones independientes. Así dominan el mercado. […] A través de Impala que es una asociación internacional europea presentamos una demanda contra la fusión de Sony y BMG. Aunque no han podido frenar el proceso de concentración la comisión europea nos ha dado la razón, para nosotros es un triunfo. Que haya sólo cuatros grandes sellos es un gran problema […] Internet es un aliado, estamos en contra de criminalizar al usuario. Además, ahora, las compañías de telefonía como Telefónica cobran mensualmente tarifas bastantes altas. La gente contrata el servicio muchas veces para poder descargarse canciones. Los autores deberían recibir una parte de lo que se paga por la banda ancha.”

Deja una respuesta