La UE saca los colmillos a España

Bruselas advierte que el déficit español superará el 3,5% del PIB y apunta a más recortes.

A finales de febrero, Bruselas ha hecho una nueva advertencia al gobierno español. Prevee que España tenga un déficit público del 3,5% del PIB para 2017, cuatro décimas por encima del objetivo marcado. De Guindos reconoce que España no cumplirá el déficit marcado para 2016 y tampoco el de este año. De llegarse a esas cifras de déficit, la UE obligaría a España a acometer recortes adicionales o ajustes -subidas de impuestos- por valor de 4.300 millones de euros.

La Comisión Europea ha hecho públicas sus previsiones macoeconómicas para España. En ellas -aunque elogia los signos de crecimiento de la economía española y le exhorta a seguir con las “reformas”- alerta que nuestro país se desviará notablemente del objetivo de déficit marcado para 2017: un 3,1%. Hasta ahora se asumía que se alcanzaría un 3,3%, un margen no demasiado alarmante, pero nuevos cálculos hablan de una desviación de cuatro décimas (un 3,5% del PIB), algo que en Bruselas significa desenvainar los instrumentos correctivos.

Nuestro ministro de Economía, Luis de Guindos, lleva muchos años jurando y perjurando que España cumpliría sus objetivos de déficit, y hasta ahora siempre ha tenido que agachar la cabeza. La última vez, fruto de la desestabilización política producida por un año con un gobierno interino, Bruselas (y Berlín) decidieron no castigar a España por el incumplimiento del déficit de 2015, imponiéndo una multa a un gobierno Rajoy al que no querían debilitar en su esfuerzo por llegar a la Moncloa. Pero mostraron tarjeta amarilla a De Guindos: las exigencias de Bruselas son para cumplirlas. ¿Entiendes, español?“Bruselas ya avisó a España de que debía estar lista para tomar medidas adicionales si incumplía “sus deberes”: un ajuste extra de casi 4.300 millones”

En enero el gobierno ya aprobó un endurecimiento del Impuesto de Sociedades y subidas en alcohol, tabaco y cotizaciones sociales. Pero no han tenido el efecto recaudatorio deseado por Montoro. El mes pasado Bruselas ya avisó a Moncloa de que debía estar lista para tomar medidas adicionales si incumplía “sus deberes”. Esas cuatro décimas de incumplimiento se traducirían en un ajuste extra de casi 4.300 millones, a través de recortes del gasto público -nuevos recortes- o de subidas de impuestos.

Deja una respuesta