La UE presiona a Irlanda al borde de la ruina

“El gobierno de Dublí­n ha sido felicitado y animado por toda la Unión Europea por ser tan valiente en ajustarse a sus objetivos de austeridad. Los trabajadores desempleados, los de bajos ingresos, los jubilados, los estudiantes – apenas ningún sector de la sociedad saldrá indemne. Sin embargo, este gran sacrificio nacional no mejorará significativamente el problema de la masiva deuda del paí­s. Los recortes a veces graves en el gasto en el bienestar social, los salarios del sector público y la pálida inversión estatal es insignificante en comparación con las enormes brechas en las cuentas de los bancos irlandeses.”

La UE no ha logrado hacer que los tenedores extranjeros de deuda articipen en las pérdidas de los préstamos inmobiliarios tóxicos. En particular, el BCE insistió en que los intereses de los bancos alemanes, británicos y franceses siguieran estando protegidos. En cambio, a los contribuyentes irlandeses se les pide que paguen la factura: a un tipo de interés alto del 5,8%, para garantizar a los acreedores extranjeros que recuperan su dinero en lugar de enfrentarse a pérdidas. Eso puede ser algo a lo que los bancos alemanes den la bienvenida, pero es un desastre para Irlanda. Y muchos economistas predicen ahora que es sólo cuestión de tiempo antes de que el país entre en la quiebra. "Este ‘rescate’ hundirá a la República", advierte el economista David McWilliams en el Belfast Telegraph. "La UE nos da suficiente cuerda para que nos colguemos nosotros mismos con la esperanza de que no lo tenga que hacer todo ella." THE WALL STREET JOURNAL.- Quedan todavía algunas jornadas bursátiles hasta navidad, aunque todavía hay tiempo suficiente para que la crisis de la eurozona sufra otro duro golpe antes de que autoridades y operadores terminen el año. Las últimas advertencias de las agencias de calificación crediticia sobre la deuda soberana de España y Bélgica no son precisamente la mejor forma de cerrar una época de paz y buena voluntad. Son más bien una forma de recordar a los líderes de la eurozona la necesidad urgente de que coordinen una respuesta con visión de futuro si quieren evitar episodios de incertidumbre e inestabilidad en 2011. De las dos decisiones de las agencias de ráting, la de Moody’s de colocar a España en el punto de mira es la menos sorprendente. Todo el mundo conoce la elevada necesidad de financiación a la que se enfrentan el Gobierno y los bancos españoles en 2011 Alemania. Der Spiegel La UE presiona a Irlanda al borde de la ruina Carsten Volkery El Gobierno irlandés acaba de aprobar su cuarto presupuesto en dos años. Pero las drásticas medidas de ahorro que contiene no ayudarán al problema de la enorme deuda del país. Algunos economistas predicen ahora que es sólo cuestión de tiempo antes de que Irlanda quiebre. La suma es enorme: 6.000 millones de euros es la cantidad que el gobierno irlandés quiere recortar de las finanzas públicas el próximo año. El drástico rumbo del tratamiento, el cuarto presupuesto en dos años, fue aprobada por el Parlamento irlandés en la noche del martes. Será una gran prueba de fuerza para el pequeño país: la familia irlandesa promedio dispondrá de 7.500 euros menos el año 2012, según el Irish Independent. El gobierno de Dublín ha sido felicitado y animado por toda la Unión Europea por ser tan valiente en ajustarse a sus objetivos de austeridad. Los trabajadores desempleados, los de bajos ingresos, los jubilados, los estudiantes – apenas ningún sector de la sociedad saldrá indemne. Sin embargo, este gran sacrificio nacional no mejorará significativamente el problema de la masiva deuda del país. Los recortes a veces graves en el gasto en el bienestar social, los salarios del sector público y la pálida inversión estatal es insignificante en comparación con las enormes brechas en las cuentas de los bancos irlandeses. Es por eso que los inversores continúan, sin inmutarse, especulando sobre la eventual insolvencia de Irlanda. Los contribuyentes irlandeses pagan la factura El préstamo de rescate de 85.000 millones de euros que la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional acordaron conceder a Irlanda hace poco más de una semana no resultó suficiente para calmar el nerviosismo de los mercados. ¿Por qué? Porque, después de todo, en realidad exacerba los problemas financieros del país. La UE no ha logrado hacer que los tenedores extranjeros de deuda participen en las pérdidas de los préstamos inmobiliarios tóxicos. En particular, el BCE insistió en que los intereses de los bancos alemanes, británicos y franceses siguieran estando protegidos. En cambio, a los contribuyentes irlandeses se les pide que paguen la factura: a un tipo de interés alto del 5,8%, para garantizar a los acreedores extranjeros que recuperan su dinero en lugar de enfrentarse a pérdidas. Eso puede ser algo a lo que los bancos alemanes den la bienvenida, pero es un desastre para Irlanda. Y muchos economistas predicen ahora que es sólo cuestión de tiempo antes de que el país entre en la quiebra. "Este ‘rescate’ hundirá a la República", advierte el economista David McWilliams en el Belfast Telegraph. "La UE nos da suficiente cuerda para que nos colguemos nosotros mismos con la esperanza de que no lo tenga que hacer todo ella." Si Irlanda consume el total del plan de rescate de la UE, inmediatamente duplicará la deuda nacional a 175.000 millones de euros en 2014, se calcula, y el pago de los intereses supondría 8.500 millones al año – más ahorro del que el gobierno puede permitirse. Para asegurarse de que el Estado no se ahoga en sus deudas, la tasa anual de crecimiento tiene que ser significativamente mayor que el interés devengado por la deuda nacional, señala McWilliams. Si la economía irlandesa no crece en un 8-10%, entonces el país va a terminar en una espiral de deuda-deflación. E incluso las proyecciones más optimistas del gobierno están por debajo del 4%. Barry Eichengreen, profesor de economía en la Universidad de California, Berkeley, ofrece un argumento similar. No sería ni política ni económicamente sostenible obligar a Irlanda a pagar el 10% de su ingreso nacional como reparación a los propietarios de la deuda, escribió recientemente en el diario alemán Handelsblatt, "como cualquier persona que recuerde la propia experiencia de Alemania con las reparaciones de la Primera Guerra Mundial debería saber". Sería más sensato hacer una reestructuración de la deuda y ofrecer a los tenedores de bonos una quita de 20 centavos por cada euro, argumenta. Tal reestructuración recortaría de un solo golpe la deuda pública irlandesa del 130 por ciento al 100% del PIB, dice. Y es que los irlandeses han demostrado que están del lado de la Unión Europea, escribe Kevin O’Rourke, profesor de economía en el Trinity College de Dublín, para el sitio web Eurointelligence. En cambio, la UE obliga a "ajustes procíclicos en los países que ya se están hundiendo". Nos enfrentamos a una espiral negativa El pronóstico de O’Rourke es tan premonitorio como el de sus colegas. "Ahora nos enfrentamos a una espiral negativa en la que la austeridad provocará la emigración, lo que aumenta la carga de la deuda, que en última instancia conduce a una mayor austeridad", escribe. Y recomienda coger el camino de salida seguido por Islandia. En un referéndum, los votantes rechazaron la propuesta de pagar a los acreedores internacionales de sus bancos. Irlanda, afirma O’Rourke, necesita un "cambio radical". El gobierno irlandés, sin embargo, está decidido a jugar de acuerdo a las normas de la UE. Es, sobre todo, por la credibilidad en los mercados financieros, afirma el ministro de Finanzas irlandés Brian Lenihan, que acaba de ser nombrado el peor ministro de Europa de Finanzas por el Financial Times. El presupuesto que presentó al parlamento el martes, una combinación de recortes y aumentos de impuestos, acabará golpeando aún más a una economía ya débil. Y los recortes continuarán: según el plan cuatrienal del gobierno, que se dio a conocer en noviembre, un total de 15 mil millones de euros serán recortados para 2014. Es dudoso, sin embargo, que el gobierno tenga el tiempo suficiente para poner en práctica sus planes. Aunque el presupuesto se aprobó en la Dáil, el parlamento irlandés, con el apoyo de algunos parlamentarios independientes, el próximo gobierno, que será elegido a más tardar en la primavera, es probable que realice cambios en el plan. El Talón de Aquiles de Irlanda Y las medidas de austeridad servirán de poco si Irlanda no mete mano en los problemas de su sector bancario. Sigue siendo el talón de Aquiles del país. Desde la fatal decisión del gobierno irlandés de proporcionar una garantía total a todas las deudas y depósitos en los bancos, la suerte del Estado ha estado ligada a la de las instituciones financieras. Y esas deudas tóxicas dejadas por el boom inmobiliario siguen al acecho en sus cuentas. Los bancos ya han empezado a borrar las deudas tóxicas de sus libros – ya sea por su traslado al llamado banco “malo” del Estado, el AMNA, o vendiéndolos a un precio de descuento a los inversores. Sin embargo, nadie ha sido capaz de calcular exactamente a cuanto ascienden las pérdidas. De los 85.000 millones de préstamo de la UE y del FMI, 35.000 se destinan solo a los bancos irlandeses. Y 10 mil millones se van a usar como inyección directa de capital, mientras que el resto se mantendrá como fondo de emergencia. Aparte del escándalo bancario que afectó al banco Anglo-Irish, los otros dos grandes bancos del país, Bank of Ireland y Allied Bank of Ireland, pronto serán de propiedad mayoritaria del Estado. El tamaño del rescate de la UE / FMI se calculó sobre la base de que los bancos podrían tener un agujero de hasta un 10% de todas las hipotecas. Este escenario de súper-tensión costaría alrededor de 15 mil millones, de acuerdo con los reguladores financieros irlandeses. El paquete de rescate sería suficiente para eso. Sin embargo, los altos tipos de interés significan que Irlanda no tiene ninguna perspectiva de pagar el préstamo. Sólo queda la esperanza de que el gobierno no tenga que hacer uso de todos los fondos. Pero ningún experto cree que esto sea posible – después de todo, los bancos irlandeses han estando buscando vanamente capital fresco en los últimos meses. DER SPIEGEL. 9-12-2010 EEUU. The Wall Street Journal Las agencias de calificación añaden más presión a los líderes europeos Simon Nixon Quedan todavía algunas jornadas bursátiles hasta navidad, aunque todavía hay tiempo suficiente para que la crisis de la eurozona sufra otro duro golpe antes de que autoridades y operadores terminen el año. Las últimas advertencias de las agencias de calificación crediticia sobre la deuda soberana de España y Bélgica no son precisamente la mejor forma de cerrar una época de paz y buena voluntad. Son más bien una forma de recordar a los líderes de la eurozona la necesidad urgente de que coordinen una respuesta con visión de futuro a la crisis de la eurozona en su reunión de esta semana, si quieren evitar episodios de incertidumbre e inestabilidad en 2011. De las dos decisiones de las agencias de ráting, la de Moody’s de colocar a España en el punto de mira es la menos sorprendente. Todo el mundo conoce la elevada necesidad de financiación a la que se enfrentan el Gobierno y los bancos españoles en 2011. Moody’s calcula que Madrid necesitará captar 170.000 millones de euros el próximo año, cifra que en el caso de los bancos asciende a 70.000 millones de euros y, en el de las autonomías, a 30.000 millones de euros. La cantidad total equivale al 25% del PIB del país. A la agencia de calificación también le preocupa el coste de futuras recapitalizaciones bancarias, que calcula ascenderían a 25.000 millones de euros, de los que se han desembolsado 11.000 millones de euros, pero que podrían elevarse a 90.000 millones de euros si las ratios de capital superaran con creces los requisitos de Basilea III y fueran necesarias para absorber las pérdidas o tranquilizar a los mercados mayoristas. Por último, a Moody’s le preocupa que la falta de progreso de los gobiernos autonómicos a la hora de recortar sus presupuestos y acometer las reformas estructurales necesarias evite que España cumpla sus objetivos fiscales. Estas dudas ya se han reflejado en los mercados. El martes, España emitió 2.510 millones de euros de deuda a corto plazo a una rentabilidad un punto porcentual por encima de la de hace un mes. Las dudas de Moody’s simplemente colocan a la agencia en la misma línea que su competidor, Standard & Poor’s, que ya ha situado a España en el punto de mira. Moody’s, no obstante, asegura que no cree que España tenga un problema de solvencia o que necesite recurrir a un fondo de rescate europeo. Al conocerse la noticia, el coste de garantizar la deuda soberana de España frente al impago apenas se movió. No obstante, éste es un momento delicado: el jueves habrá otra importante subasta de bonos españoles a largo plazo. Pero fue la decisión de Standard & Poor’s de colocar a Bélgica en el punto de mira lo que de verdad debería preocupar a los inversores. Aunque el país tiene una de las deudas más altas de la eurozona, más del 100% del PIB, y vive un vacío de poder desde hace seis meses, en términos de crecimiento económico y reducción del déficit, es uno de los países de la zona que mejor evolución ha registrado. Eso puede interpretarse como que las agencias de calificación están adoptando una estrategia más crítica con los miembros de la eurozona con más deuda, pero que hasta ahora habían salido relativamente ilesos de la crisis. Si Italia o, lo que resultaría más preocupante, Francia, se situaran en el punto de mira, las tensiones de la eurozona se dispararían. Esta semana, los líderes europeos deben intentar recuperar parte del espíritu navideño. THE WALL STREET JOURNAL. 15-12-201

Deja una respuesta