Arte

La revolución no tiene rostro

Pese a ser italianos, se hacen llamar Wu Ming (Anónimo en mandarí­n), porque consideran que no se puede entender el futuro de la humanidad sin mirar hacia oriente. Marxistas declarados, rechazan convertirse en el icono personal que hoy representa el escritor de “Best Sellers”, y pese a vender miles de libros renuncian a ser fotografiados ni a aparecer en televisión. Esto no responde a ninguna maní­a de excéntricos, pues sus identidades no son ocultas y sí­ realizan encuentros con el público. Su actividad tanto literaria como polí­tica se desarrolla fundamentalmente en la red, convirtiéndose en un proyecto interdisciplinar, de defensa de la libre circulación de la cultura independiente, y más cercano al arte interactivo de nuevas tecnologí­as que a la literatura “a la vieja usanza”.

En 1994 cientos de artistas euroeos, activistas y bromistas adoptaron y compartieron la misma identidad. Se autodenominaron "Luther Blissett" y surgieron para levantar polvareda en la industria cultural con un plan quinquenal. Juntos trabajaron para contar al mundo una gran historia, crear una leyenda y dar vida a un nuevo tipo de héroe popular. En enero de 2000 algunos de sus miembros se reagruparon como "Wu Ming", un colectivo de novelistas. El nuevo proyecto, a pesar de estar más enfocado hacia la literatura y la narrativa en el sentido estricto, no es menos ambicioso que el anterior.Fieles defensores y propagandistas del llamado “Copyleft” y del sistema de intercambio cultural “Creative Commons”, su obra se divide entre el ensayo y la novela. Desde la red lanzan manifiestos constantes, tanto defendiendo este mismo concepto opuesto a los actuales “derechos de autor” que sólo benefician a las multinacionales, como ejerciéndo una importante labor como columnistas de opinión de carácter estrictamente político.Pero sin duda es en el apartado de la ficción en el que más se ha oído hablar de ellos. En 1999 publican su primera novela colectiva (son cinco miembros que dividen socialmente el trabajo). Firman bajo el seudónimo Luther Blisset y lanzan una densa epopeya histórica ambientada en la contra-reforma del siglo XVI. La brillante obra mezclaba misterio y conspiraciones eclesiásticas, con datos históricos y contenido revolucionario. Se titulo sencillamente “Q”, y rápidamente se convirtió en un “Best Seller” que casi alcanzó el millon de ejemplares vendidos en todo el mundo.En 2002 publican su segunda novela, que también será un éxito, y también con un título escueto: “54”. Ambientada en ese mismo año del siglo XX, es una historia coral con personajes tan dispares como el mafioso Lucky Luciano, un grupo de jóvenes de Bolonia, un veterano brigadista de la Guerra Civil… y hasta el mismísimo Cary Grant envuelto en un asunto de espionaje. De nuevo su intención ideológica de profundo carácter marxista y anti-soviético salta a la vista, lo que no impide que la obra sea excelente en terminos estríctamente literarios.Ahora publican por fin en España “Manituana”, primer volumen de la trilogía sobre la formación de los Estados Unidos de América. De nuevo retornando a la novela histórica, retratan los años que precedieron a la formación de ese país y su independencia colonial, pero desde el punto de vista de las tribus indias que se involucraron en ese mismo proceso, pensando que también luchaban por su propia independencia.Lo mejor de todo esto es que, pese a que sus obras son publicadas por las mejores editoriales, todas ellas están disponibles en descarga gratuita, y en perfecto castellano, a través de su página web: www.wumingfoundation.com . Así se demuestra su integridad y coherencia con el discurso que pregonan. ¿Que como es esto sostenible económicamente? Lean su artículo “El Copyleft explicado a los niños”. Todo un desarrollo de la viabilidad de un modelo que dinamite los cimientos de la monopolización y el mercantilismo cultural.

Deja una respuesta