Un efecto colateral de un juicio abortado

La “resurrección” de Otegi

El intento de enjuiciar a Ibarretxe, Otegi y Patxi López por mantener conversaciones, además de provocar objetivamente que se pudiera meter en el mismo saco a Ibarretxe, el representante polí­tico máximo del régimen, que siembra el terror, el miedo y el silencio, impuesto por el nacionalismo etnicista y excluyente en el Paí­s Vasco, con Patxi López, que representa, en este momento, posiciones conciliadoras con la lí­nea nacionalista de Ibarretxe, Arzalluz y compañí­a, ha permitido a estos últimos disfrazarse una vez más de “demócratas”. Y al juntarlos, ha permitido difuminar y confundir el blanco y el objetivo principal, que es desalojarlos de Ajuria Enea.

Pero ha contribuido, como efecto colateral, a la “resurrección” de Otegi. El diario El País, exresando el análisis de la línea conciliadora con el nacionalismo, dominante en el PSOE, lanza, disfrazada de noticia, la idea de la existencia de dos líneas dentro de ETA, con este titular: “Otegi regresa con el apoyo del sector de ETA marginado tras la tregua”. Y para que la “información” tenga verosimilitud nos la presenta con fuentes tan fidedignas como las que cita en este párrafo: “Pero la división de líneas afecta a todos los ámbitos de la izquierda abertzale, incluido Gara, lo que explica la presencia en el diario del discurso alternativo al oficial que, además, cuenta con el aval del sector de ETA que perdió la tregua, que lideró Josu Ternera,según fuentes abertzales. Este líder de ETA no ha sido señalado para nada en la cadena de detenciones de etarras de estos meses, lo que demuestra su desvinculación de la actual dirección, según fuentes de Interior”. La única fuente que no cita la noticia es la auténtica fuente. La “fuente” que intenta emborronar y confundir en la conciencia ciudadana la postura democrática firme de mantener que no puede haber diálogo ni negociación política con ETA ni con sus representantes “legales”. Sólo se debe hablar con ETA de cuándo y cómo, dejan y entregan las armas. Siniestra “fuente” que nos quiere presentar a Otegi como interlocutor posible y representante de una ETA “pragmática” que quiere “reabrir el escenario de diálogo con el Estado y avanzar hacia la soberanía por vías pacíficas”, que practica el macabro juego de dividir a ETA en dos líneas, la “dura” y la “pragmática”. Juego que ya ha tenido dolorosas y sangrantes consecuencias para la lucha de demócratas constitucionalistas en el País Vasco y que debilita su unidad. Hay que desenmascarar a tales “fuentes” que fortalecen el régimen nacionalista de terror, miedo y silencio.

Deja una respuesta