La Reserva Federal, cada vez más incómoda

“Los funcionarios de la Fed señalaron al fin de la reunión de polí­tica monetaria del Comité de Mercados Abiertos de un dí­a que no se sienten cómodos con los niveles recientes de inflación sumamente bajos e indicaron que esperan que la recuperación de la economí­a tras una profunda recesión sea modesta en el corto plazo. Esto sugiere que más compras de bonos para estimular el crecimiento podrí­an realizarse dentro de poco.”

Para combatir la recesión que se inició en diciembre de 2007 y terminó en junio de 2009, la Fed rimero redujo las tasas de interés de corto plazo a niveles cercanos a cero. Cuando eso no fue suficiente, el banco central estadounidense compró US$1,7 billones principalmente en valores respaldados por hipotecas, una medida que ayudó a mantener bajas las tasas de interés para los préstamos hipotecarios y otros préstamos de largo plazo. (THE WALL STREEET JOURNAL) RIA NOVOSTI.- El papel que ya desempeña la Organización para la Cooperación de Shanghai es imposible de subestimar. La organización no tiene la intención de convertirse en un bloque militar, pero los aspectos militares de la cooperación en el marco de la OCS son de una importancia extraordinaria, especialmente en vista de la actual situación en Afganistán y la catástrofe humanitaria en Kirguizistán. Por esta razón, la postura de los países miembros de la OCS en el ámbito de la cooperación militar es objeto de detenida atención por parte de la comunidad internacional. BREAKING VIEWS.- Cuál es la amenaza, ¿la deflación o la inflación? Las dos fuerzas están luchando en una economía global todavía dividida entre aquellas desarrolladas deprimidas y el auge de China, India y los países emergentes de Asia. El problema de la deflación está sobre la mesa. El tipo de interés de la Fed es de prácticamente cero, pero el crecimiento es débil y la tasa de inflación es de apenas el 1,2%. Los mercados esperan que se imprima más dinero. Por eso el precio del oro ha alcanzado niveles máximos y el dólar sigue a la baja. EEUU. The Wall Street Journal La FED preocupada, pero posterga la adopción de medidas La Reserva Federal de Estados Unidos dio indicios de que se siente cada vez más incómoda con el panorama para la economía estadounidense en el 2011, pero postergó la toma de nuevas medidas para incentivar la recuperación en medio de un intenso debate interno sobre qué medidas tomar. Los funcionarios de la Fed señalaron al fin de la reunión de política monetaria del Comité de Mercados Abiertos de un día que no se sienten cómodos con los niveles recientes de inflación sumamente bajos e indicaron que esperan que la recuperación de la economía tras una profunda recesión sea modesta en el corto plazo. Esto sugiere que más compras de bonos para estimular el crecimiento podrían realizarse dentro de poco. "Los indicadores de la inflación subyacente están en la actualidad en niveles algo inferiores a los que el Comité juzga más consistentes, en el largo plazo, con su mandato de promover un máximo de empleo y la estabilidad de precios", indicaron los funcionarios de la Fed. Para combatir la recesión que se inició en diciembre de 2007 y terminó en junio de 2009, la Fed primero redujo las tasas de interés de corto plazo a niveles cercanos a cero. Cuando eso no fue suficiente, el banco central estadounidense compró US$1,7 billones principalmente en valores respaldados por hipotecas, una medida que ayudó a mantener bajas las tasas de interés para los préstamos hipotecarios y otros préstamos de largo plazo. Los informes económicos publicados desde la reunión de agosto han apuntado hacia un ritmo de crecimiento que se mantiene lento. La inflación, excluyendo los volátiles precios de los alimentos y la energía, se ubicó el mes pasado por debajo del 1,0%, nivel muy inferior a la meta informal de la Fed. El desempleo debería mantenerse alrededor del 9,0% para el final del próximo año, según el último sondeo de The Wall Street Journal a economistas realizado entre el 3 y el 7 de septiembre. Tres de cada cinco economistas pronostican que la Fed reanudará la compra de bonos para estimular el crecimiento de la economía. Se espera que el cada vez menor impulso proporcionado por el estímulo fiscal y el aumento de la incertidumbre en el sector empresarial sobre los impuestos y las regulaciones mantenga el crecimiento de la economía en el 2011 por debajo de su tendencia. Las últimas proyecciones de la Fed en junio sugieren que la economía crecerá más del 3,5% en el 2011. Eso se compara con las expectativas de economistas del sector privado, realizadas previamente este mes, de que la economía se expandirá un 2,8% el próximo año. La Fed actualizará sus proyecciones durante la próxima reunión del 2 y 3 de noviembre. El presidente de la Fed, Ben Bernanke, señaló el 27 de agosto que el banco central hará lo que sea necesario para apoyar una recuperación económica que perdió impulso antes del verano. Bernanke indicó que apoya la realización de compras adicionales de valores del Tesoro de Estados Unidos para reactivar la economía. El funcionario agregó que sigue sopesando diferentes opiniones sobre lo que podría motivar a la Fed a tomar nuevas medidas. THE WALL STREET JOURNAL. 22-9-2010 Rusia. Ria Novosti La OCS tiene mecanismos para estabilizar la situación en Asia Central Ilia Krámnik Las maniobras militares conjuntas de los países miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS) "Misión de Paz 2010" realizadas recientemente en Kazajstán, profundizaron la cooperación militar de los países miembros en asuntos claves como la seguridad y estabilidad en la zona de Asia Central. En los ejercicios participaron al menos 5.000 efectivos de las Fuerzas Armadas de Kazajstán, China, Kirguizistán, Rusia yTayikistán y más de 300 unidades de equipo militar. Los ejercicios simularon operativos para combatir bandas terroristas, organizaciones extremistas y separatistas en conflictos locales de baja y mediana intensidad. El futuro desarrollo de la OCS y su influencia como garante de seguridad y estabilidad en la región depende directamente de la capacidad de sus países miembros de luchar contra los desafíos que amenazan su integridad política y territorial. En este ámbito, el papel que ya desempeña la OCS es imposible de subestimar. La organización no tiene la intención de convertirse en un bloque militar, pero los aspectos militares de la cooperación en el marco de la OCS son de una importancia extraordinaria, especialmente en vista de la actual situación en Afganistán y la catástrofe humanitaria en Kirguizistán. Por esta razón, la postura de los países miembros de la OCS en el ámbito de la cooperación militar es objeto de detenida atención por parte de la comunidad internacional. La cooperación militar entre los estados miembros de la OCS no se limita únicamente a la lucha contra el terrorismo y separatismo. La cooperación tecnológica es también un elemento muy importante. En mayor o menor medida, los países de la OCS utilizan armamento de fabricación rusa. Por eso los suministros concertados y el desarrollo de nuevos sistemas de combate y de seguridad son de importancia especial para garantizar la defensa de los estados miembros de la OCS. Las unidades rusas que participan en las maniobras utilizan entre otras cosas la experiencia adquirida durante "la guerra de los cinco días" con Georgia, en agosto de 2008. En el marco de los ejercicios, las tropas conducen operaciones militares en montañas, lo que representa un aspecto importante para Rusia y Asia Central en caso de un conflicto hipotético. Además, los intereses de todos los países miembros de la OCS son directamente afectados por el conflicto en Afganistán y su posible extensión hacia los territorios adyacentes. El tráfico de drogas provenientes de Afganistán, cuya mayor parte transita y se decanta en las repúblicas del espacio postsoviético también supone una seria amenaza para Rusia y otras países vecinos. Al mismo tiempo, es imposible luchar contra el narcotráfico afgano sin desarrollar una estrecha cooperación entre la OCS y la OTAN. El bloque atlántico todavía muestra escaso entusiasmo ante esta perspectiva porque la campaña antidrogas evidentemente desatará una nueva ola de protestas en Afganistán, lo que agravará la situación para las fuerzas de la Alianza en el país. Rusia considera crucial reducir el tráfico de drogas provenientes de Afganistán con destino al norte. Moscú, incapaz de exterminar directamente las plantaciones de adormidera en Afganistán, está desarrollando la cooperación con las es repúblicas soviéticas ayudándoles a crear organismos de seguridad y servicios secretos que deben al menos reducir el volumen de los suministros de drogas. Esta cooperación no sólo se mantiene en el marco de la OCS sino también dentro de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), que muchos consideran como el bloque militar de la OCS. Aunque no es así, a pesar de que las dos organizaciones están estrechamente vinculadas. Los últimos acontecimientos en Asia Central, ante todo, en Afganistán y Kirguizistán, son una prueba seria para la OCS y la OTSC. En esencia, son una prueba para Rusia, que considera como su éxito la creación y funcionamiento de estas organizaciones y tiene razón. Si la OCS y la OTSC pueden impedir la extensión de los conflictos y estabilizar la situación en Asia Central esto evidenciará que la cooperación entre los estados miembros de estas organizaciones es positiva. Sin embargo, mucho depende de la voluntad de accionar rápidamente y decididamente utilizando todas las medidas accesibles, incluidas las fuerzas militares, para poner fin a la violencia. En otro caso, todos los ejercicios militares tendrán una importancia exclusivamente teorética y estarán destinados a crear una imagen sin contenido. RIA NOVOSTI. 20-9-2010 R. Unido. Breaking Views-Reuters La divergencia del mundo Ian Campbell Cuál es la amenaza, ¿la deflación o la inflación? Las dos fuerzas están luchando en una economía global todavía dividida entre aquellas desarrolladas deprimidas y el auge de China, India y los países emergentes de Asia. El problema de la deflación está sobre la mesa. El tipo de interés de la Fed es de prácticamente cero, pero el crecimiento es débil y la tasa de inflación es de apenas el 1,2%. Los mercados esperan que se imprima más dinero. Por eso el precio del oro ha alcanzado niveles máximos y el dólar sigue a la baja. Pero mientras las economías desarrolladas continúan tambaleándose, en otras partes del mundo prevalecen diferentes fuerzas. La semana pasada, India elevó las tasas de interés una vez más para contrarrestar la inflación del 11,3%. El problema del suministro de alimentos es una de las causas. Pero este rápido crecimiento, en torno al 8%, también está empujando al alza a los precios. El banco central de Australia sugirió ayer que pronto se producirá otra subida de tipos de interés. El Royal Bank de Australia señaló que el auge de la inversión minera, impulsada por la demanda china, podría elevar la inflación en una economía que crece por encima de lo estimado. La divergencia entre la fuerza de Asia y la debilidad de los desarrollados se refleja en importantes movimientos de tipos de cambio. Las monedas asiáticas muestran una tendencia al alza. EE UU presiona con más fuerza que nunca para que China deje que el yuan suba, y está cooperando. Con crecimientos altos y monedas apreciadas, los emergentes de Asia tendrán que importar más, ayudando a Occidente a salir de la depresión. La inflación de Asia trae consigo una amenaza, como ya se puede ver en Reino Unido, con la subida de los precios más rápido que la de los salarios. La estanflación puede ser un riesgo para Occidente al pescar la inflación asiática y no su dinamismo. La deflación es también otro riesgo: que la recuperación no reviva y que incluso arrastre a los emergentes. Las tipos se mantendrán bajos y es posible una mayor impresión de dinero. BREAKING VIEWS. 22-9-2010

Deja una respuesta