SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

La pérdida de la triple A supone un golpe económico y polí­tico a Sarkozy

Después de mucho suspense y mucho afán, finalmente se consumó el drama. Al degradar anoche la triple A francesa, Standard & Poor’s colocó a la segunda economía europea y la quinta del mundo fuera de la Champions, en una especie de Copa de la UEFA de la deuda soberana europea, un escalón por debajo de los tres virtuosos del norte, Alemania, Holanda y Finlandia. La degradación de la grandeur fue vivida en París casi como una afrenta, aunque el Gobierno, tras mucho protestar en los últimos meses, se mantuvo bastante sereno.

Hasta el último momento, Nicolas Sarkozy había fantaseado con salvar la triple A durante el año electoral que acaba de comenzar. Cuando, en diciembre, S&P situó las notas de 15 de los 17 Estados de la zona euro en perspectiva negativa, la agencia incluyó en el mismo paquete a las dos grandes potencias del continente, Alemania y Francia. Aquel día, Sarkozy almorzaba con Angela Merkel en el Elíseo, y la canciller se enteró del toque de atención mientras atacaba un plato de repollo. La amenaza conjunta era la mejor noticia posible para su anfitrión, que solo unos semanas antes había dicho en privado: “Si perdemos la triple A, estoy muerto”: ser degradado al mismo tiempo que Alemania no era una degradación, sino un mero cambio de escala, como señalaba anoche Arnaud Leparmentier en la web de Le Monde.

Deja una respuesta