La OTAN cambia su estructura de mando para contener a Rusia

Los días 8 y 9 de noviembre tuvo lugar en Bruselas se han reunido los ministros de defensa de la OTAN, donde se ha presentado la nueva estructura para Europa de la Alianza Atlántica. Una estrategia que tiene como foco a Rusia.

Durante esa reunión de ministros, el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha defendido los cambios en la Estructura de Mando de la OTAN para centrarse más en la “defensa colectiva de Europa”.

Las transformaciones más importantes son la creación de dos nuevos cuarteles generales: un Mando Marítimo Atlántico que tendría como misión garantizar las líneas de comunicación marítimas entre EE.UU. y Europa, y un Mando Logístico que se encargaría de coordinar el despliegue de fuerzas militares y equipo entre los países europeos. Se trata de un nuevo empuje a la coordinación de la OTAN dentro de territorio europeo.

También se incluirá un componente cibernético dentro de esta nueva estructura de mando, para poder responder a los ciberataques y poder llevar adelante una guerra cibernética y “ser igual de eficaces en el ámbito cibernético de lo que somos por tierra, mar o aire”.

Estos cuarteles de mando deberán trabajar “para mejorar el movimiento de las fuerzas a través del Atlántico y en Europa”, según Stoltenberg, quien avisa de las transformaciones en infraestructuras civiles como carreteras, trenes o aeropuertos que deberán afrontar los gobiernos nacionales y la Unión Europea.

Jens Stoltenberg reconoce el cambio en la política de defensa. Desde el fin de la Guerra Fría, la estructura de mando europea se fue reduciendo en virtud de lo que él llama “operaciones expedicionarias fuera de Europa como por ejemplo en Afganistán.” Europa ya no era el centro de disputa mundial de las dos superpotencias, por lo que le era permitido concentrarse en enviar tropas al exterior y dejar la defensa en segundo plano. Hasta ahora.

¿Enfrentamiento con Rusia?

El enviado ruso a la reunión de la OTAN, Aleksander Grushko no parece tener dudas acerca de la naturaleza de este giro en la política militar de la Alianza Atlántica. “Aunque las medidas para ajustar el potencial militar de la OTAN se explican por la necesidad de repeler las amenazas en todas las direcciones, es evidente que la tarea de enfrentamiento con Rusia es el centro de esos esfuerzos”,

Según el diplomático ruso, los cambios en la estructura de mando que está llevando la OTAN están inspirados en las estrategias que se siguieron durante la Guerra Fría. Y que buscan agudizar las contradicciones entre Rusia y Europa, abiertas desde el conflicto ucraniano.

El corresponsal de euronews, Andreï Beketov, apunta en esta dirección al señalar que “la OTAN quiere restaurar parte de la estructura que desmanteló al final de la Guerra Fría, si bien la cantidad de personal desplegado no alcanzará el nivel de principios de siglo, por lo que se trata de medidas sobretodo simbólicas”

El periodista británico, afín al gobierno de Putin, Finian Cunningham ha calificado los cambios en la Estructura de Mando de la OTAN como un paso “retrógrado” y que “es una provocación innecesaria y peligrosa a Rusia”.

Si en un principio, el gobierno de Trump intentó ganarse la confianza de Putin y el acercamiento con Rusia, los movimientos que están llevando a cabo desde la OTAN parecen apuntar en la dirección contraria.

Un comentario sobre “La OTAN cambia su estructura de mando para contener a Rusia”

  • Aparte que en el primer párrafo en negrita hay un error gramatical, me parece erróneo basar la tesis de una contención de Rusia (que es el titular) en afirmaciones de políticos rusos o pro-Putin. ¿Cuál es la evidencia? ¿La conexión EE.UU. – Europa y la ciberseguridad?

Deja una respuesta