La oposición toma el poder en Kirguizistán

“Una coalición de la oposición proclamó un nuevo gobierno interino en Kirguizistán este jueves, tras los enfrentamientos que dejaron decenas de muertos y dijo que gobernarí­a hasta que se celebren elecciones en seis meses. Asimismo, instó al presidente, que ha huido de la capital, a dimitir.”

China dijo el jueves que estaba "rofundamente preocupada" por el violento levantamiento en su pequeño vecino occidental, haciéndose eco de los comentarios por parte de Rusia y Estados Unidos. La empobrecida nación de Asia Central alberga una base militar clave de EEUU de apoyo a la lucha en Afganistán que la oposición ha dicho que quiere cerrar. También alberga una base militar rusa. Kirguizistán, que comparte unos 858 kilómetros de fronteras con China, es también una puerta de entrada a otros países de Asia Central ricos en energía, en los que China, Rusia y EEUU compiten ferozmente por la influencia. Agencias/Medios mundiales Pekín La oposición afirma tener el poder en Kirguizistán La oposición de Kirguizistán tomó la administración presidencial en la capital del país, Bishkek, y formó un nuevo gobierno, dijo el día 7 un líder opositor. Temir Sariev, un líder opositor clave, dijo que se formó un nuevo gobierno, encabezado por Roza Otunbayeva, líder de la facción Socialdemócrata. De acuerdo con información no confirmada, el presidente kirguís, Kurmanbek Bakiyev, salió en avión del país, pero se desconocen su paradero y destino. Sin embargo, un alto funcionario del partido opositor Socialdemócrata dijo que el avión presidencial aterrizó en la ciudad sureña de Osh. Sariev también dijo que el primer ministro, Daniyar Usenov, firmó una carta de renuncia, y agregó que la oposición ingresó a la sede del gobierno en Bishkek. Alrededor de medianoche en la capital la situación parecía haberse calmado un poco en comparación a una o dos horas antes ya que los manifestantes reunidos comenzaron a dispersarse, dijo el reportero de Xinhua. La estación de televisión estatal ha transmitido repetidamente urgentes peticiones para que las personas donen sangre para atender a los heridos en las protestas y enfrentamientos masivos, añadió el reportero. DIARIO DEL PUEBLO. 8-4-2010 Moscú Rusia envía paracaidistas a Kirguizistán El Estado Mayor General (EMG) del Ejército ruso anunció este jueves el envío de dos compañías de desembarco aéreo al aeródromo kirguís de Kant, donde Rusia tiene instalada una base militar. "Alrededor de 150 efectivos ya llegaron a Kant", comunicó el jefe del EMG, Nikolai Makárov, al agregar que su misión será proteger a los militares rusos allí emplazados, así como a sus familiares. Agregó que la decisión a este respecto fue tomada por el presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, con quien se desplazó a Praga para la firma del nuevo tratado ruso-estadounidense sobre la reducción de armas estratégicas ofensivas. Al menos 75 personas murieron y otras 1.000 resultaron heridas a raíz de los disturbios que se iniciaron en Kirguizistán hace tres días y provocaron ya la fuga del mandatario kirguís, Kurmanbek Bakiev, desde la capital. Rusia no es el único país que tiene una base aérea en Kirguizistán. EEUU usa el aeródromo de la capital kirguís, Manas, como centro de tránsito para transportar efectivos y mercancías a la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF, por su sigla en inglés). RIA-NOVOSTI. (Rusia) 8-4-2010 Washington La oposición kirguís forma un gobierno interino Una coalición de la oposición proclamó un nuevo gobierno interino en Kirguizistán este jueves, tras los enfrentamientos que dejaron decenas de muertos y dijo que gobernaría hasta que se celebren elecciones en seis meses. Asimismo, instó al presidente, que ha huido de la capital, a dimitir. El nuevo ministro de Defensa interino dijo que las fuerzas armadas se han unido a la oposición y no se utilizarán contra los manifestantes. El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, llamó a la calma y dijo que su enviado especial a Kirguizistán, criticó la semana pasada las violaciones de derechos humanos. China dijo el jueves que estaba "profundamente preocupada" por el violento levantamiento en su pequeño vecino occidental, haciéndose eco de los comentarios por parte de Rusia y Estados Unidos. La empobrecida nación de Asia Central alberga una base militar clave de EEUU de apoyo a la lucha en Afganistán que la oposición ha dicho que quiere cerrar. También alberga una base militar rusa. Kirguizistán, que comparte unos 858 kilómetros de fronteras con China, es también una puerta de entrada a otros países de Asia Central ricos en energía, en los que China, Rusia y EEUU compiten ferozmente por la influencia. La líder opositora Roza Otunbayeva, ha dicho que el Parlamento ha sido disuelto, y ella ha sido elegida la cabeza del gobierno interino. Dice que el nuevo gobierno controla cuatro de las siete provincias y pidió al presidente Kurmanbek Bakiyev renunciar. Manifestando que había huido de la capital de Bishkek para buscar apoyo en la región central de Jalal-Abad. "Su negocio en Kirguizistán está terminado", dijo el jueves. Miles de manifestantes se han enfrentado con las fuerzas de seguridad en todo el país en los últimos dos días, expulsando a los gobiernos locales y apoderándose de la sede del gobierno en Bishkek. Antidisturbios de élite de la policía dispararon contra multitudes de manifestantes que lanzaban piedras en Bishkek el miércoles y los hospitales estaban abrumados con la cantidad de muertos y heridos. Pero el nuevo jefe de defensa del país dijo el jueves que el país, de 5 millones de habitantes, no tenía nada que temer de las fuerzas de seguridad. "Las fuerzas especiales y militares se utilizaron contra la población civil en Bishkek, Talas y otros lugares", dijo Ismail Isakov. "Esto no ocurrirá en el futuro." En Bishkek, los nerviosos residentes se dedican hoy a sus negocios en una clara mañana de primavera, con las montañas nevadas visibles en la distancia. No se observa policía en las calles. La mayoría de los edificios del gobierno en la capital, así como casas de Bakiyev, han sido saqueados o incendiados y los dos mercados más importantes fueron también incendiados. Un retrato en papel de Bakiyev en la sede de gobierno fue manchado con pintura roja. Obscenidades sobre su persona se podían leer pintadas en los edificios cercanos. Otunbayeva culpó a Bakiyev de los violentos enfrentamientos de la semana. "Los acontecimientos de ayer fueron una respuesta a la agresión, la tiranía y la represión de los disidentes", dijo. "Todas las personas que resultaron muertos o heridos son víctimas de este régimen". El Ministerio de Salud afirma que al menos 74 personas murieron y 400 fueron hospitalizadas en los enfrentamientos del miércoles en todo el país. Almaz Bakibayev, un cocinero de 30 años de edad que estaba entre los heridos, dijo que esperaba que el nuevo gobierno sería mejor que Bakiyev. "La sangre no será derramada en vano", dijo en el Hospital de Bishkek N º 4. "Lo que no entiendo es por qué empezaron a disparar a la gente." Ban, el jefe de la ONU, dijo que el disenso se hizo evidente cuando visitó el país el sábado. "Pude sentir la tensión en el aire", dijo el jueves en Viena. "La presión ha estado aumentando desde hace meses.” Desde que llegó al poder en 2005 en medio de las revueltas callejeras conocidas como la Revolución de los Tulipanes, Bakiyev se había asegurado un cierto grado de estabilidad, pero la oposición afirma que lo hizo a expensas de las normas democráticas, enriqueciéndose al mismo tiempo él y su familia. Dio a sus familiares, incluyendo a su hijo, los altos puestos del gobierno y los cargos económicos, entre las mismas acusaciones de corrupción y clientelismo que llevaron al derrocamiento de su predecesor, Askar Akayev. Muchos de los manifestantes se mostraron indignados también por las alzas en los precios de la electricidad y calefacción de gas que entraron en vigor en enero. Kirguistán es un país predominantemente musulmán, pero se ha mantenido secular. Ha habido menos miedo a la propagación del fundamentalismo islámico que en otras regiones, en su mayoría musulmanes, de la antigua Unión Soviética. "Como vecinos y amigos, estamos profundamente preocupados por la evolución de la situación en la capital de Kirguistán y otras áreas, y esperamos sinceramente que el orden sea restaurado tan pronto como sea posible", dijo la portavoz del Ministerio chino de Relaciones Exteriores, Jiang Yu. El primer ministro ruso, Vladimir Putin, negó cualquier participación en el levantamiento, pero criticó al gobierno de Bakiyev por repetir los errores de su predecesor sobre el nepotismo. "Estos hechos me han cogido totalmente por sorpresa", admitió Putin. Rusia ha enviado 150 paracaidistas a su base aérea en Kirguistán, según la agencia estatal de noticias rusa RIA Novosti, citando al general Nikolai Makarov, jefe del Estado Mayor General. La base de Kant, a 12 millas (20 kilómetros) al este de Bishkek, ha estado operando desde 2003 y cuenta con unos 400 efectivos militares de Rusia. En Washington, el portavoz del Departamento de Estado PJ Crowley dijo los EE.UU. deplora la violencia e instó a todos a respetar el Estado de Derecho. "Nos identificamos con las preocupaciones del pueblo de Kirguistán sobre su futuro", pero esas preocupaciones deben ser tratadas con toda tranquilidad, dijo Crowley. Funcionarios de EEUU dijeron que las autoridades militares de Kirguistán detuvieron los vuelos durante 12 horas el miércoles en la base aérea de Manas, que apoya la operación militar contra los talibanes en Afganistán. No está claro si la base aérea ha vuelto a abrir. ”Funcionarios de Manas han tomado todas las medidas apropiadas para seguir apoyando las operaciones en Afganistán”, dijo el comandante de la Fuerza Aérea de los EEUU Rickardo Bodden, un oficial de asuntos públicos, el jueves. Se negó a dar detalles por razones de seguridad. En 2009, Kirguistán decidió que las fuerzas de EEUU salirieran de Manas, una decisión tomada poco después de que Rusia concediera a Kirguizistán más de 2 mil millones de dólares en ayudas y préstamos. Posteriormente, el gobierno revirtió su posición y llegó a un acuerdo revisado de un año de duración, dando a las tropas de EEUU derechos de uso de la base aérea, aumentando el pago desde 17 a 60 millones de dólares al año. EEUU también está pagando 37 millones de dólares para mejoras en el aeropuerto, otros 30 millones para nuevos sistemas de navegación, y le da al gobierno 51,5 millones dólares para combatir el narcotráfico y el terrorismo y promover el desarrollo económico. THE WASHINGTON POST. 8-4-2010

Deja una respuesta