SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

La nueva izquierda sacude la polí­tica en España

Ha prometido reestructurar la deuda. Ha dicho que es hora de cambiar las leyes “que permiten a los ricos seguir robándonos”. Ha prometido que Bruselas “no puede amenazarnos” y que “no queremos tener más jefes de gobierno que obedecen y no negocian”.Aunque suena familiar, no, esto no es Grecia. Es España.Para muchos españoles, el hombre que hay detrás de estas declaraciones, Pablo Iglesias, lo conocen simplemente como “el de la coleta”.Pero además de su peinado y su gusto por la ropa de descuento, el Sr. Iglesias y su partido Podemos están sacudiendo radicalmente el establishment político de España, en un reflejo del ascenso de Syriza, el partido de extrema izquierda que llegó al poder en Grecia en enero con un poderoso mensaje anti-austeridad.”Realmente nunca pensé que podría llegar a ser presidente del gobierno, pero creo que ahora estamos en una situación en la que esto podría suceder”, dijo Iglesias en una entrevista reciente en su nueva sede del partido.Esa posibilidad se mantiene lejana por el momento. El primer desafío que enfrenta el Sr. Iglesias, de 36 años, profesor de ciencias políticas que fundó su partido con poco dinero el año pasado, es el mismo ya recorrido por sus homólogos griegos: ¿Puede un partido de la izquierda radical prosperar en el viejo sistema político y ser electos a nivel nacional?El segundo desafío también lo comparte con sus compañeros de viaje griegos: al hacerlo, ¿es posible mantenerse fiel a las promesas de su partido?Después de haber tenido éxito en la primera parte, el primer ministro Alexis Tsipras de Grecia, 40 años, una estrella de la misma generación, ya ha enfrentado una pronunciada curva de aprendizaje sobre cómo conciliar las promesas de su partido Syriza con la realidad de la calamidad financiera de Grecia, cediendo a un acuerdo con Bruselas en febrero que muchos de sus fieles partidarios condenan como una traición.Cuidadoso estudiante de la política desde que comenzó como miembro a los 14 años de edad en las juventudes del Partido Comunista, el Sr. Iglesias ya está jugueteando, si no con el tono estridente del mensaje de Podemos, sí con su programa.Él lo está retocando poco a poco ante la primera carrera de elecciones nacionales a finales de este año, tratando de bajar el plan del partido a la tierra y ampliar su atractivo. Al hacerlo, Podemos corre el riesgo de vender su alma y alienar su apoyo básico entre la España de los descontentos y marginados, que han empujado al partido en ciernes a la fama con una velocidad meteórica.El Sr. Iglesias acepta comparaciones entre Podemos y Syriza, pero ha tenido cuidado de distanciar a Podemos de partidos anti-sistema de la derecha que han dado de manera similar grandes pasos montados sobre el descontento de los votantes con Bruselas, como el Partido por la Independencia del Reino Unido en Gran Bretaña o el Frente Nacional en Francia.”Somos tal vez parte de una situación general de insatisfacción con la política de Europa, pero la gran diferencia es que somos democráticos, europeístas y claramente no racistas”, dice Iglesias.”Las fuerzas políticas como Podemos y Syriza proporcionan una de las últimas oportunidades para convencer a los ciudadanos de que aún se puede lograr algo positivo dentro del proyecto de la Unión Europea”, agrega.En mayo pasado, Podemos ganó casi un 8 por ciento de los votos españoles en las elecciones para el Parlamento Europeo, lo que ayudó a que el conservador Partido Popular de Mariano Rajoy y la oposición socialista no sacaran la mayoría de votos por primera vez desde el retorno del país a la democracia a finales de los años 70.Desde entonces, Podemos ha ido subiendo en las encuestas de opinión, multiplicando la perspectiva de la competición más abierta en la historia moderna de España en un año electoral repleto, que comienza este mes con las elecciones regionales en Andalucía y culmina en las generales alrededor de noviembre.Desde la presentación del programa de su partido el año pasado, que se lee como una larga lista de deseos, el Sr. Iglesias ha comenzado a suavizar algunas reclamaciones, en particular sobre si un país enfermo tiene derecho a renegar de su deuda.En lugar de ello, el Sr. Iglesias dice ahora que los planes de amortización de la deuda deben estar “vinculados con el crecimiento” el tiempo suficiente para asegurarse de que el país no cae nuevamente en la recesión. “Las deudas han de ser pagadas, pero tiene que ser de una manera viable”, dice.En noviembre, Podemos presentó un nuevo programa, elaborado por dos economistas, que incluía la limitación de la jornada laboral a 35 horas -similar a las reglas impuestas en Francia bajo una administración socialista- y la revisión de los estatutos del Banco Central Europeo para que el pleno empleo sea uno de sus objetivos.El programa también exige nuevos impuestos a los ricos y a las transacciones financieras. Promete mayores pensiones y salarios, así como un aumento en el gasto en salud, educación y otros servicios sociales – sin embargo, no detalla cómo se pagarían esos planes.”Nos lanzamos en las elecciones europeas, pero ahora tenemos que ser mucho más precisos y asumir la responsabilidad de gobernar un estado en condiciones muy difíciles”, dice el Sr. Iglesias. “Nuestro programa no puede ser sólo promesas y buenas intenciones”.España, sin embargo, no está en la misma situación que Grecia, cuyo gobierno liderado por Syriza está forcejeando con sus acreedores y socios de la Unión Europea sobre la forma de evitar el impago de su deuda.En lugar de ello, el Sr. Rajoy, dijo recientemente a los legisladores que la economía de España, que ha avanzado saliendo de la recesión, había “salido de la pesadilla” y ahora estaba creciendo con más fuerza que la de cualquier otra nación europea importante, incluso aunque sólo sea un 1,4% para todo 2014.En una velada referencia a Podemos, el Sr. Rajoy dijo en el Parlamento que “con la demagogia, no mantienes el estado de bienestar, lo destruyes”.El Sr. Iglesias tuvo una réplica rápida, observando ante una reunión de seguidores del partido que muchas familias todavía luchaban por salir adelante. “La pesadilla, señor Rajoy, es la realidad de nuestro país”, declaró.Mientras que el Sr. Rajoy tiene la esperanza de convencer a los votantes de que la recuperación económica del país es significativa, el Sr. Iglesias insiste en que los beneficios del retorno de España al crecimiento sólo los están sintiendo “la vieja élite privilegiada”.Es el tipo de argumento -a menudo hecho con un arsenal de hechos y cifras en el estilo del profesor universitario que es- que uno esperaría de un hombre llamado Pablo Iglesias, el padre del socialismo español en el siglo XIX.Pero un conocedor de los medios como el señor Iglesias, que ha tenido una presencia regular en programas de televisión incluso antes de que existiera Podemos, es el primero en admitir que para ganar unas elecciones generales, Podemos debe ir más allá de sus raíces radicales.”Yo vengo de la izquierda, pero la sociedad actual ya no debe ser entendida en términos de derecha e izquierda, sino en términos de los que están arriba y los que están abajo, la élite privilegiada y la mayoría”, dice.De hecho, su crítica al Partido Socialista de larga tradición de España y hasta ahora el mayor partido de la oposición, ha sido igualmente implacable, amenazando con dividir el voto de la oposición en forma que podría beneficiar al señor Rajoy.El Sr. Iglesias llama a Podemos “la verdadera oposición”, acusando a los socialistas de ser la copia del programa de austeridad impuesto por el gobernante Partido Popular del señor Rajoy.”En términos económicos, estos dos partidos están de acuerdo”, dice.Aunque un líder de su propio partido se vio envuelto recientemente en acusaciones de fraude, el señor Iglesias también dice que los principales partidos comparten la culpa de “habernos hecho alcanzar niveles de corrupción que son un escándalo.”Desde que la marea económica se desbordó con la crisis financiera de 2008, más de 150 casos de corrupción que involucran a políticos de todas las tendencias han proliferado en todo el país.Pero a medida que las elecciones se acercan rápidamente, el Sr. Iglesias reconoce que su partido se enfrenta a problemas de crecimiento.Por un lado, él está dispuesto a derrocar al señor Rajoy, tan pronto como sea posible, sobre todo en un paisaje político de rápida fragmentación que ahora también cuenta con otro partido naciente, Ciudadanos, dirigido por un joven líder catalán.Por otra parte, Podemos, fundado por un puñado de académicos universitarios, ha estado luchando para seleccionar candidatos y construir la maquinaria básica de su partido. “En circunstancias ideales, nos gustaría tener más tiempo, pero los ciudadanos nos están pidiendo el cambio ahora”, dice Iglesias.Al mismo tiempo que se burla de Rajoy y otros políticos importantes de lo que él llama “la casta”, el Sr. Iglesias tiene ya su ojo puesto en lo que se necesita para gobernar, si llega el momento.Para un hombre que se ha presentado a sí mismo como un outsider, el señor Iglesias suena curiosamente pragmático sobre la formación de posibles coaliciones, si ninguno de los partidos surge como claro vencedor de las elecciones de este año.”No somos sectarios y nuestra mano está tendida a todos los que quieran cambiar”, dice. “Siempre vamos a llegar a acuerdos con cualquier partido dispuesto a reconocer que lo que ha estado haciendo hasta ahora simplemente no funcionó”.

Deja una respuesta