La mayor rebaja salarial de la democracia

“Según datos de Trabajo, el aumento salarial medio pactado en los 1.370 convenios de empresa, que afectan a 360.395 trabajadores es del 0,88% (0,83% en los convenios de empresa de nueva firma). Son los convenios de ámbitos superiores a la empresa los que elevan algo las subidas medias, ya que recogen incrementos del 1,33% en lo que va de año.”

Un muestreo elaborado or CC OO entre convenios de todo ámbito que afectan a más de 3.000 trabajadores, refleja que "la inmensa mayoría de ellos recoge subidas salariales inferiores al 1%". El caso más claro es el convenio de Renault España, que afecta a 10.138 trabajadores, para los que estipula congelación salarial para el presente año. En el siguiente tramo se sitúan convenios como el de Mapfre (3.900 trabajadores), con un alza retributiva del 0,22% en este ejercicio; y los del personal laboral de la Generalitat de Cataluña (9.000 trabajadores) y las empresas públicas del consorcio sanitario de Tenerife (4.221 empleados), ambos con subidas salariales del 0,30% en 2010. (CINCO DÍAS) EL PAÍS.- Pocos días antes de que el Gobierno aprobara la reforma laboral, Cándido Méndez, líder de UGT, advertía: "Nada garantiza que los mercados se contenten con la reforma". Ayer uno de los actores más importantes en España de esos mercados, el BBVA, presentó un estudio sobre la situación económica española y valoraba la reforma: "Va en la dirección correcta" pero "podría no ser suficiente para resolver los problemas que afectan al mercado laboral español". Aun así, confía en que durante el trámite parlamentario se introduzcan mejoras. EL ECONOMISTA.- Las empresas que han optado por no trasladar la subida del IVA a los consumidores y asumir este incremento en su cuenta de resultados se hacen ya la siguiente pregunta: ¿cuánto tiempo podremos aguantar? Son muchas las compañías que creen que, si quieren sobrevivir, no les quedará más remedio que incrementar sus precios en otoño, con el consiguiente daño que podría causar al consumo. Convenios. Cinco Días La crisis económica provoca el mayor control de los salarios de la democracia Raquel Pascual Ninguna de las crisis que ha sufrido la economía española en los últimos cincuenta años ha tenido un efecto tan contractivo sobre los salarios como la situación actual. El incremento salarial pactado hasta julio es del 1,29%, si bien la mayoría de los convenios de empresa y los sectoriales recogen subidas inferiores al 1%. Son los avances más moderados desde que la democracia abrió la puerta a la negociación colectiva. El Acuerdo de Negociación Colectiva firmado por la patronal y los sindicatos en febrero para garantizar la moderación salarial hasta 2012 está surtiendo, de momento, los efectos deseados. El alza retributiva que dicho acuerdo fijaba como referente para 2010 era de alrededor del 1% y los convenios colectivos revisados o firmados hasta julio reflejan un incremento salarial del 1,29%. Lejos queda, por tanto, la subida media del 2,4% pactada en 2009, a pesar de que en ese mismo año se destruyeron 1,2 millones de empleos. Asimismo, la realidad y el pacto se han impuesto sobre la inicial lucha sindical, según la cual las centrales llevaban meses recurriendo a los tribunales todos los casos de incumplimientos de pactos salariales firmados en años anteriores y que, apelando a la situación de crisis, muchas empresas aseguraban no poder cumplir. De hecho, las cúpulas de CC OO y UGT han terminado admitiendo que la previsión de inflación a efectos de negociación salarial sea del 1% para este año. Así, según datos de Trabajo, el aumento salarial medio pactado en los 1.370 convenios de empresa, que afectan a 360.395 trabajadores es del 0,88% (0,83% en los convenios de empresa de nueva firma). Son los convenios de ámbitos superiores a la empresa los que elevan algo las subidas medias, ya que recogen incrementos del 1,33% en lo que va de año. En esta misma línea un muestreo elaborado por CC OO entre convenios de todo ámbito que afectan a más de 3.000 trabajadores, refleja que "la inmensa mayoría de ellos recoge subidas salariales inferiores al 1%". El caso más claro es el convenio de Renault España, que afecta a 10.138 trabajadores, para los que estipula congelación salarial para el presente año. En el siguiente tramo se sitúan convenios como el de Mapfre (3.900 trabajadores), con un alza retributiva del 0,22% en este ejercicio; y los del personal laboral de la Generalitat de Cataluña (9.000 trabajadores) y las empresas públicas del consorcio sanitario de Tenerife (4.221 empleados), ambos con subidas salariales del 0,30% en 2010. El siguiente grupo lo conforman convenios como el de Transportes de Mercancías por Carretera de Zaragoza (7.000 trabajadores), con un incremento del 0,50%; y los de la Hostelería de Tenerife (34.200 trabajadores), o el convenio sectorial estatal de empresas de publicidad, con alzas del 0,80%. Sólo se ha encontrado un convenio con incrementos superiores al 3%: el de los empleados de fincas urbanas de Cataluña (5.911 trabajadores), que incluye una subida salarial del 3,65% para este año. En cualquier caso, el actual incremento medio pactado en convenio citado anteriormente del 1,29% es el menor de los últimos cincuenta años en España. Es más, según las previsiones de CEOE, realizadas en su último informe sobre la situación económica del mes de julio, los empresarios esperan que la subida salarial media final de este año sea del 1,2%. Para la patronal, este aumento inicialmente pactado en la negociación colectiva es el más bajo desde 1995. Si bien ese año, una vez aplicadas las cláusulas de revisión salarial al final del ejercicio, el incremento retributivo fue del 2,2%, ya que el IPC quedó por encima del 4%. No obstante, todo apunta a que en 2010 no se dará este efecto multiplicador de las cláusulas de garantía salarial. Aunque los precios también están subiendo por encima de los salarios (1,9% en julio), hay muchas menos cláusulas de este tipo. Apenas uno de cada cuatro convenios incluye la revisión salarial en función del IPC a final de año, lo que afecta al 40% de los trabajadores con convenio firmado o revisado en 2010. Este porcentaje superaba el 80% a mediados de esta década. La menor presencia de las cláusulas de garantía salarial podría suponer una caída de los salarios reales. De hecho, esto es lo que ocurre ya para los 2,1 millones de trabajadores que no tienen cláusula de revisión, ya que los precios superaron seis décimas a los salarios en julio. Todas estas cifras presentan una difícil negociación colectiva para los próximos dos años. Según el acuerdo firmado en febrero entre patronal y sindicatos, la subida salarial de referencia para 2011 oscilará entre el 1% y el 2%, mientras que en 2012 será de entre un 1,5% y un 2,5%. Según el actual ritmo de recuperación económica, ya hay sectores patronales que, en privado, ven imposible cumplir este acuerdo. CINCO DÍAS. 10-8-2010 Economía El País El BBVA considera insuficiente la reforma laboral y espera mejoras A. B. Pocos días antes de que el Gobierno aprobara la reforma laboral, Cándido Méndez, líder de UGT, advertía: "Nada garantiza que los mercados se contenten con la reforma". Ayer uno de los actores más importantes en España de esos mercados, el BBVA, presentó un estudio sobre la situación económica española y valoraba la reforma: "Va en la dirección correcta" pero "podría no ser suficiente para resolver los problemas que afectan al mercado laboral español". Aun así, confía en que durante el trámite parlamentario se introduzcan mejoras. El argumentario del BBVA es más en contra que a favor en aspectos básicos como la dualidad entre temporales y fijos, la definición de las causas del despido, la negociación colectiva o la flexibilidad interna de las empresas. "La reforma aprobada en junio no reduce el amplio menú de contratos", explica el documento, "por lo que su efecto sobre la dualidad es incierto". "Resulta ambiguo en cuanto a la concurrencia de causas económicas", continúa al hablar del despido objetivo. Por lo que respecta a la flexibilidad interna, es contundente: "No resuelve el problema de la elevada tasa de desempleo existente". El Servicio de Estudios del banco repasa en el mismo documento la situación de la renqueante economía española en el tercer trimestre del año. Apunta que la tímida recuperación está en peligro: "Podrían volver a observarse tasas intertrimestrales negativas en los próximos meses". Entre julio y septiembre, la economía andará sin las subvenciones a la compra de vehículos, encajará la subida del IVA y sufrirá el tijeretazo del gasto público. Pese a todo, el Banco de España apostó la semana pasada por "tasas de crecimiento débiles" para los próximos trimestres, un pronóstico que no es unánime. El análisis del Servicio de Estudios del banco vasco destaca "el impacto negativo, aunque limitado y transitorio" que tendrá sobre el crecimiento de la economía española "la aceleración del proceso de consolidación fiscal junto con la persistencia de las incertidumbres y de la volatilidad de los mercados financieros". Y recalca que la probabilidad de una recaída sigue en "cotas altas". Su previsión básica es que la tasa intertrimestral del PIB caerá entre un 0,3% y un 0,5% en los dos últimos trimestres del año. La Comisión Europea cree que la recaída se limitará al tercer trimestre. Pero las dudas sobre el futuro más cercano de la economía española también se reproducen en el informe del BBVA. Los analistas del banco sostienen que los primeros datos de julio (desplome en la matriculación de vehículos, repunte del IPC, deterioro de los indicadores de confianza) darían pie a la tesis de "una reversión temporal de la tendencia de mejora". Otras cifras les llevan a curarse en salud: "Existen factores que podrían dar lugar a una mejora del escenario para la economía española incluso en el corto plazo". Entre los datos que harían virar su pronóstico, los expertos del BBVA citan las mejores perspectivas de las exportaciones españolas y la pujanza de las principales economías europeas. Admiten que el impacto negativo del ajuste fiscal (congelación de la inversión pública, recorte de salarios a los funcionarios) podría tener una incidencia menor si las reformas del mercado laboral y el sector financiero "son eficaces". Y creen que la exhaustiva publicación de las pruebas de esfuerzo a la banca aflojará la presión de los mercados financieros. Las dudas del Servicio de Estudios del BBVA desaparecen al valorar las drásticas medidas de ajuste fiscal -"satisface los requerimientos necesarios para ser exitoso"-. Los expertos del banco desaconsejan al Ejecutivo subir el IRPF a las rentas más altas y reclama que se estudien "copagos selectivos en sanidad y educación". EL PAÍS. 10-8-2010 Impuestos. El Economista La verdadera subida del IVA llegará en otoño Jennifer López Paz Las empresas que han optado por no trasladar la subida del IVA a los consumidores y asumir este incremento en su cuenta de resultados se hacen ya la siguiente pregunta: ¿cuánto tiempo podremos aguantar? Son muchas las compañías que creen que, si quieren sobrevivir, no les quedará más remedio que incrementar sus precios en otoño, con el consiguiente daño que podría causar al consumo. La subida en dos puntos porcentuales para el tipo general -del 16 al 18%- y en un punto para el tipo reducido -del 7 al 8%- que el Gobierno ha aplicado al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) desde el primero de julio trae de cabeza al entramado empresarial. La posición de los diferentes sectores más relevantes es unánime y coinciden en que esta medida, que ya está afectando de manera brutal a las cuentas de resultados de sus empresas, empiece a trasladarse vía precios de cara al otoño, lo que dejará en estado aún más grave al ya debilitado consumo. En este sentido, las empresas consultadas por elEconomista, insisten en el esfuerzo que están realizando para evitar trasladar esta nueva presión fiscal al cliente final, buscando diferentes fórmulas para cargar en sus márgenes este incremento. Pero, ¿cuánto podrán soportar las compañías? Así aguantan el tipo En el comercio, como explica el secretario general de la Confederación Española de Comercio, (CEC), Miguel Ángel Fraile, los meses de julio y agosto no serán trascendentales, pero, de cara al otoño, con la venta de los nuevos artículos de temporada, sí será necesario cargar al consumidor esta subida. "El pequeño y mediano comercio se verá obligado a trasladar el nuevo alza del IVA si quiere seguir siendo viable", apostilló Fraile. El negocio automovilístico también ha sufrido un gran varapalo. Desde Anfac, la asociación que agrupa a los fabricantes, su portavoz, David Barrientos, insiste en que "en este sector no se ha trasladado al cliente la subida del nuevo impuesto, de hecho se están haciendo numerosos descuentos". El problema, asegura, es que la gente ha dejado de consumir. Barrientos dice que, en en la segunda parte del mes de julio, los efectos psicológicos del aumento del IVA, unido a la desaparición de las ayudas concedidas por el Gobierno a través del Plan 2000E y a las altas tasas de paro han hecho que el mercado se haya parado por completo. Añade también que los efectos del alza, "más que prácticos son psicológicos", es decir, que el crecimiento del desempleo, la nueva presión fiscal, junto a un contexto económico bastante crítico ha hecho que la gente no se anime a comprar . "El tráfico en concesionarios ha bajado en julio un 75% y la demanda de particulares un 45,7%". Además, "la brusca caída de los pedidos por encima del 60% en el mes de julio anticipa un empeoramiento de la situación en los próximos meses". La hostelería intenta aguantar Por otro lado, bares, cafeterías y restaurantes tampoco están para tirar cohetes, aunque, de momento, no trasladen el incremento al consumidor. Así, las diferentes asociaciones hosteleras insisten en que la medida tomada por el Ejecutivo ha terminado de hacer daño a un sector que agoniza desde hace varios años. Así lo explica a elEconomista el adjunto al presidente de la Federación Española de Hostelería (FEHR), José Luis Guerra, quien asegura que esta subida la están soportando ellos, al menos, hasta que puedan: "No hay otra manera de acercarse al bolsillo del consumidor". Guerra quiere dejar claro que, aunque no se traslade este incremento, el sector está al límite. "Llevamos 27 meses consecutivos de caídas, unidos a importantes descensos en la facturación con respecto a 2009", subrayó. Respecto al sector hotelero, el presidente de la Federación Española de Agencias de Viajes (Feavv), Rafael Gallego Nadal, asegura que como los paquetes de viajes ya estaban contratados incluso con un año de antelación, esta subida no ha supuesto grandes cambios en la demanda. Pero "eso no quiere decir que el daño no haya sido importante, al tener que soportar nosotros ese incremento del 2%" lo que -añade- desemboca en grandes pérdidas para el sector, que ha visto disminuir sus ingresos entre un 1 y un 2 por ciento respecto a 2009. Desde la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), su presidente, Juan Molas, explica que en el sector continúan con la misma política de bajada de precios para alegrar el consumo, "el precio por habitación sigue bajando, pero en algún momento nos veremos obligados a trasladarlo vía precios al cliente final". Las empresas al límite, la tasa de desempleo que siempre arroja malos datos después del verano y la llegada del otoño… "¿Hasta dónde podremos aguantar los empresarios?", se preguntan. EL ECONOMISTA. 9-8-2010

Deja una respuesta