Tras el triunfo del NO en el referéndum griego

La lucha del pueblo griego contra la troika continua

A nadie le cabe duda de que se han creado mejores condiciones para la defensa de los intereses nacionales por parte del gobierno de Syriza ante la troika. Pero conviene recordar que tanto Berlí­n como Washington van a seguir utilizando todos los medios a su disposición, que son muchos, para intentar reconducir la situación en Grecia. La batalla entre el pueblo griego y la troika no ha concluido. Las espadas siguen en alto.

A pesar del sonoro triunfo del NO a los planes de la troika en el referéndum griego, Alemania ha vuelto a la carga. El número dos del gobierno alemán, el socialdemócrata Sigmar Gabriel ha declarado que “el referéndum ha roto los últimos puentes con Grecia”. Anunciando amenazadoramente que “la suspensión de pagos definitiva de Grecia se acerca y Alemania está preparada para prestar ayuda humanitaria”.

Y Merkel ya se ha encargado de anunciar que el gobierno alemán “descarta nuevas ayudas si Grecia no acepta reformas a cambio”. Es decir, si no se obliga al gobierno de Syriza a aceptar un nuevo paquete de recortes.

El gobierno de Syriza ha demostrado tanta flexibilidad como firmeza para defender los intereses nacionales en sus negociaciones con la troika. Y ahora está fortalecido por el enorme capital político recibido en el referéndum. Si hoy se celebraran elecciones, Syriza ganaría con el 47,5%, nueve puntos más que en las últimas elecciones, y más del doble que el siguiente partido, Nueva Democracia, cuyo líder, Andoni Samaras, ex presidente y principal portavoz del SI acaba de dimitir tras su sonoro fracaso.“El gobierno de Syriza ha demostrado tanta flexibilidad como firmeza para defender los intereses nacionales en sus negociaciones con la troika”

La dimisión del ministro de Finanzas, Yanis Varufakis (tras recordar que “el referéndum permanecerá como un momento único en el que una pequeña nación europea se levantó contra la servidumbre por las deudas”) lejos de ser un paso atrás, se trata de otra hábil maniobra que permita un acuerdo favorable a los intereses griegos.

Y EEUU, como se ha encargado de recordar un comunicado oficial de la Casa Blanca, “vigila de cerca” la situación griega. El temor ante las imprevisibles consecuencias de una Grecia desgajada de la UE y que mire hacia Moscú o China, obliga a Washington a propiciar un acuerdo. Pero que a nadie tenga dudas de que al mismo tiempo EEUU va a maniobrar para intentar “reconducir” -como ya ha hecho anteriormente- una situación griega que, con un gobierno de Syriza cada vez más radicalizado en la defensa de la soberanía nacional, amenaza sus intereses.

La lucha del pueblo griego contra la troika continua. No va a ser fácil, pero ya han demostrado una vez que, con voluntad, unidad y firmeza, se puede derrotar a Washington y Berlín.

Deja una respuesta