La larga mano del Kremlin en Asia Central

“Rosa Otumbáeva, quien encabeza el Gobierno interino de Kirguizistán, afirmó que el primer ministro de Rusia, Vladí­mir Putin, prometió a las nuevas autoridades asistencia económica por parte de Moscú. El portavoz del primer ministro, Dmitri Peskov, precisó que Putin trató a Otumbáeva como “jefa de un Gobierno de confianza popular” y que la conversación telefónica entre ambos tuvo lugar por iniciativa de la parte rusa.”

El derrocado mandatario kirguís, Kurmanbek Bakíev, se roclama víctima de una campaña orquestada desde el extranjero. "No voy a mencionar el país concreto pero sin fuerzas externas resulta prácticamente imposible conducir una operación tan coordinada", declaró en una entrevista con la emisora Ejo Moskvi. Un alto funcionario del Gobierno ruso recordó ayer que "Bakíev faltó a su promesa de cerrar la base (aérea) estadounidense Manás". "En Kirguizistán debe haber una sola base militar, la rusa", manifestó. (KOMMERSANT) DIARIO DEL PUEBLO.- Al principio de la cumbre nuclear, la Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, aseguró ante los halcones conservadores que EEUU seguirá siendo “más fuerte que cualquiera en el mundo… con más armas de las que se pueden necesitar.” ¿Se supone que esas frases tranquilicen al resto del mundo? ¿Puede EE.UU. esperar que cualquier otro se desarme cuando obviamente conserva una reserva tan descomunal de armas nucleares? El mundo escucha lo que dice el presidente Obama. Pero estamos más interesados en lo que hará. Rusia. Kommersant Rusia da por consumada la derrota de Bakíev en Kirguizistán Rusia dio por consumado el derrocamiento del presidente Kurmanbek Bakíev en Kirguizistán y manifestó su apoyo al nuevo Gobierno kirguís mientras que otras potencias implicadas en el Asia Central, China y EEUU, todavía se limitan a expresar la preocupación por los disturbios y llaman a evitar la violencia. Según los datos más recientes, los disturbios ya causaron 75 muertos y 1.500 heridos. Rosa Otumbáeva, quien encabeza el Gobierno interino de Kirguizistán, afirmó que el primer ministro de Rusia, Vladímir Putin, prometió a las nuevas autoridades asistencia económica por parte de Moscú. El portavoz del primer ministro, Dmitri Peskov, precisó que Putin trató a Otumbáeva como "jefa de un Gobierno de confianza popular" y que la conversación telefónica entre ambos tuvo lugar por iniciativa de la parte rusa. El derrocado mandatario kirguís, Kurmanbek Bakíev, a quien las protestas multitudinarias obligaron a buscar refugio en el sur del país, rehúsa entretanto admitir su derrota y se proclama víctima de una campaña orquestada desde el extranjero. "No voy a mencionar el país concreto pero sin fuerzas externas resulta prácticamente imposible conducir una operación tan coordinada", declaró él en una entrevista con la emisora Ejo Moskvi. Una fuente de la Administración Presidencial de Rusia dijo a Kommersant que "Bakíev recibió múltiples advertencias de que no debe comportarse de esa manera y apoderarse de todo pero incumplió más de una vez las promesas que dio a la parte rusa, sólo por avidez". Un alto funcionario del Gobierno ruso recordó ayer que "Bakíev faltó a su promesa de cerrar la base (aérea) estadounidense Manás". "En Kirguizistán debe haber una sola base militar, la rusa", manifestó. Otra promesa incumplida, según Kommersant, fue el traspaso de Dastan, la única empresa kirguís del sector de defensa que aún produce componentes para torpedos navales rusos Shkval. El pasado año se acordó que Moscú condonaría a Biskek su deuda de US$180 millones y obtendría a cambio más del 50% de Dastan, así como un polígono experimental que esta compañía posee a orillas del lago Issyk-Kul. Rusia condonó la deuda de Kirguizistán, tras lo cual el Gobierno kirguís anunció que controla en realidad el 37% de la planta mientras que el resto está en manos privadas. Al poco tiempo, Moscú se enteró de que los títulos de Dastan se van transfiriendo a empresas vinculadas con Maxim Bakíev, hijo menor del presidente de Kirguizistán y jefe de la Agencia nacional para desarrollo, inversiones e innovaciones. En julio pasado, Moscú y Bishkek quedaron en crear en el sur de Kirguizistán un centro de instrucción militar que se iba a convertir en segunda base rusa en territorio kirguís, después del aeródromo de Kant. También sería una especie de recompensa por los fallidos intentos de expulsar a los estadounidenses desde Manás, a juicio de expertos. No se firmó ningún acuerdo al respecto a pesar de que el anteproyecto ya estaba redactado y la fecha tope para la suscripción era el 1 de noviembre de 2009. En cambio se supo que Bakíev autorizó la construcción de otro centro de instrucción militar –estadounidense, no ruso– en la provincia de Batkén. Es comprensible por tanto que Moscú no deplore la caída de Bakíev. Un alto cargo de la cancillería rusa afirmó que Moscú va a "cooperar con una estructura transitoria" hasta que en Kirguizistán haya "un Gobierno legítimo", salido de las urnas. Los acontecimientos en esta nación centroasiática no fueron totalmente sorprendentes para Rusia: "Todo iba a eso, lo único que sorprendió fue la velocidad". KOMMERSANT. 9-4-2010 China. Diario del Pueblo Política nuclear a discreción de China Mientras el presidente de EEUU, Barack Obama, acogía la cumbre sobre seguridad nuclear en Washington, el mandatario daba otro paso hacia la promoción de un clima conducente al desarme nuclear. Pero queda mucho por hacer, como bien demuestra el escepticismo del público chino hacia las acciones de Obama. Como bien han comentado los internautas chinos, las reducciones planteadas por EEUU. y Rusia en sus respectivos arsenales nucleares simplemente significa que los dos podrían destruir el mundo 49 veces, en lugar de 50. “¿Piensan que somos estúpidos?”, se preguntan los internautas, con lo cual expresan el sentir del chino promedio hacia las maniobras de las dos superpotencias atómicas del mundo. Una encuesta efectuada en el sitio Web de Global Times encontró que 94 por ciento de cerca de 6.000 interrogados se pronunciaron en contra de que China reduzca su arsenal nuclear. Como hemos dicho antes, fueron la explosión de dos bombas atómicas estadounidenses en Japón y la subsiguiente carrera armamentista entre EE.UU. y la Unión Soviética, las que abrieron la caja de Pandora que contenía los instrumentos de guerra más devastadores del mundo. Hoy, EE.UU. y Rusia poseen más del 90 por ciento de las ojivas nucleares del mundo. Es su responsabilidad ofrecer soluciones a un mundo cada vez más amenazado por la proliferación nuclear. Al principio de la cumbre nuclear, la Secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, aseguró ante los halcones conservadores que EE.UU. seguirá siendo “más fuerte que cualquiera en el mundo… con más armas de las que se pueden necesitar.” ¿Se supone que esas frases tranquilicen al resto del mundo? ¿Puede EE.UU. esperar que cualquier otro se desarme cuando obviamente conserva una reserva tan descomunal de armas nucleares? A China se le ha achacado falta de entusiasmo ante las ofertas de EEUU. En este momento, el pacto de EEUU-Rusia es más un gesto simbólico que un sistema de acciones concretas. Un acuerdo verdaderamente persuasivo reduciría los arsenales nucleares rusos y estadounidenses a los mismos niveles que los de otros países, incluyendo un compromiso de ambos de “no ser el primero en disparar” . El número limitado de armas nucleares de China supone un propósitos disuasivo y defensivo, una necesidad para un país rodeado por naciones dotadas con armas nucleares. China ha prometido que nunca será la primera en utilizar armas nucleares. La política que China elaboró para las armas nucleares hace décadas, cuando se convirtió en una potencia atómica – que contemplaba una prohibición total y la destrucción completa de las armas nucleares – está a la esperara todavía de ser superado por cualquier política correspondiente de otra potencia atómica importante. El calendario y la escala de la política del desarme nuclear de China se corresponden con sus requerimientos defensivos. Necesita escuchar a otros países en vías de desarrollo, especialmente a los que no poseen armas nucleares. Y también se deben tomar en cuenta las preocupaciones del chino promedio. A la par que intenta anotarse puntos morales mientras mantiene la superioridad nuclear eficaz, EE.UU. también procura aumentar su dominio en el área de las armas convencionales. El mundo escucha lo que dice el presidente Obama. Pero estamos más interesados en lo que hará. DIARIO DEL PUEBLO. 13-4-2010

Deja una respuesta