Marxismo

La historia del capitalismo a través de sus crisis

Abrimos un año lleno de interrogantes, pleno de incertidumbres. ¿Que consecuencias va a tener para el planeta la elección de Trump? ¿Que va a pasar con la crisis que venimos sufriendo desde 2008? ¿Hemos empezado -aunque tibiamente- la recuperación económica, o sus efectos más dañinos -el abaratamiento de salarios y pensiones, los recortes sociales y de derechos- han venido para quedarse?

Para poder darles respuesta es necesario partir de las leyes del capitalismo, de la misma manera que un ingeniero necesita aferrarse a las leyes de la física para diseñar o comprender una máquina. Es preciso comprender el vientre del Moloch para poder abrirnos paso en sus entrañas.

Esas leyes del capitalismo fueron desentrañadas por Marx y Engels en plena revolución industrial, fundando el socialismo científico.

Muchos, desde la izquierda, han querido enterrar al marxismo, tildándolo de ‘antigualla obsoleta’, o de un “método de análisis” más. Afirman que el mundo es tan cambiante y complejo que querer establecer una ciencia de las sociedades humanas es una ‘pretensión dogmática’. Pero cuando estalló la crisis en 2008, textos marxistas declarados caducos, como “El Capital” o “El Manifiesto Comunista”, se convirtieron en best sellers. Todos los que querían comprender el aparente caos que la actualidad nos presentaba, se aferraron al conocimiento sobre los fundamentos del modo de producción capitalista que el marxismo nos proporciona.

Porque más allá del grado de acuerdo o discrepancia con el marxismo, cuando el pensamiento dominante afirmaba que la economía de mercado había aprendido a esquivar las crisis devastadoras, el marxismo siempre sostuvo que tales crisis eran cíclicas, consustanciales e inevitables al modo de producción capitalista, y brindaba las leyes objetivas para poder comprenderlas.

Para poder entender qué pasa en un panorama internacional y nacional cada vez más dinámico, fluído y convulso, y para poder dar una alternativa práctica que permita hacer retroceder a los centros de poder, vamos a estudiar los fundamentos del capitalismo y cómo se han desarrollado históricamente, a través de sus crisis, estudiando el desarrollo real y concreto del capitalismo en los últimos tres siglos, en los momentos cruciales que sientan los cimientos que nos permiten comprender el mundo actual. Vamos a iniciar un nuevo ciclo de Escuelas Populares de Marxismo que hemos titulado “La historia del capitalismo a través de sus crisis”.

Con un objetivo práctico, ligado a la preparación del III Congreso de Unificación Comunista de España: establecer una línea internacional para todos los comunistas y revolucionarios.

————————————

El nuevo ciclo de Escuelas

1ª Escuela (27 y 28 de Enero): El nacimiento del capitalismo. La expropiación originaria.

En ella estudiaremos el nacimiento del capitalismo de las entrañas de la Edad Media. Y cómo en su origen no hay un proceso paulatino y calmado de acumulación de riquezas, sino el más despiadado latrocinio y saqueo. Para que pudiera nacer el capital se procedió a expropiar salvaje y violentamente a millones de personas de todas sus posesiones, naciendo el proletariado, la clase que no tiene otra posesión que su fuerza de trabajo.

2ª Escuela (24 y 25 de Febrero): El salto al imperialismo.

En las últimas décadas del siglo XIX, el salto del capitalismo de libre cambio al capitalismo monopolista va a concentrar el poder mundial en un pequeño puñado de potencias imperialistas con capacidad para imponer la explotación económica y el dominio político y militar sobre todo el planeta.

Un cambio encabezado por nuevas potencias entonces en ascenso, como EEUU y Alemania, que sentaron las bases les permiten su dominio actual.

3ª Escuela (24 y 25 de Marzo): La Iª Guerra Mundial, la grieta imperialista y la Revolución de Octubre.

La Iª Guerra Mundial será la expresión de como el imperialismo podía llevar la barbarie a cotas desconocidas por la humanidad. Pero al mismo tiempo, su desarrollo va a provocar un debilitamiento del poder de las viejas potencias tradicionales. El triunfo de la Revolución de Octubre va a abrir en canal esta grieta imperialista, demostrando en los hechos que “los nada de hoy todo pueden ser”, que los explotados pueden tomar el poder. Un ejemplo que pronto quieren imitar todos los pueblos del mundo, provocando una oleada revolucionaria cuyos efectos continúan hoy.

Escuela Central (14, 15 y 16 de Abril): IIª Guerra Mundial, Hegemonismo, conclusión de la Guerra Fría y situación actual.

En ella nos adentraremos ya en los cimientos inmediatos de la distribución del poder actual. El crack del 29, sacó a la luz el antagonismo larvado durante la época de bonanza de los “narcotizados años 20” y alumbró el surgimiento de los fascismos. La resolución de esta crisis, agudizó las disputas entre las grandes potencias y condujo a una IIª Guerra Mundial, cuyo resultado fue la irrupción de EEUU como superpotencia. Tras ella, el mundo quedó dividido en dos bloques, comenzando la Guerra Fría. La degeneración de la URSS, transformada en superpotencia socialimperialista condujo a una disputa por la hegemonía mundial que colocó al mundo al borde del abismo.

Tras la victoria en la Guerra Fría, EEUU se apresuró en anunciar “el fin de la historia”. Pero lo que ha sucedido en realidad es un acelerado declive de una superpotencia norteamericana que es incapaz de detener el avance de la lucha de los países y pueblos del mundo.

14 comentarios sobre “La historia del capitalismo a través de sus crisis”

  • ÉXITO DEL CAPITAL dice:

    Para terminar: no hablo de mera externalización de las contradicciones y de los antagonismos, bombeándolos, a través de la superexplotación y el superbeneficio, hacia los eslabones más débiles de la cadena imperialista. No hablo solamente NI FUNDAMENTALMENTE de ese proceso (que también). Hablo de la subversión social y política de la matemática contradictoria de la acumulación, hasta el punto de haber alterado dicha matemática por medio de un despojamiento sin precedentes del mundo explotado (por el funcionamiento intrínseco del Imperio y de su mundo como totalidad). Por supuesto que ese funcionamiento mundial alimenta y ahonda, en el Tercer Mundo, condiciones materiales que hacen posible y necesaria la respuesta organizada. Pero ese antagonismo es la consecuencia del éxito capitalista, y NO DE NINGUNA CRISIS económica interna al capitalismo. Es la vida social aquello que consuma la tesis hegeliana de que la consumación (realización) significa contradictoriamente la consumición (en el sentido de extinción, de arder, de ser prendido y aniquilado por su propia afirmación, que es negación). ES LA HUMANIDAD PROLETARIA PRODUCIDA, ese principio de destrucción precisamente hijo del éxito mundial capitalista. NO EXISTE EL MAL-FUNCIONAMIENTO CADA VEZ MÁS AGUDO HASTA LA CATÁSTROFE ECONÓMICA Y POR TANTO HASTA LA PUESTA EN PIE DE LA SOCIEDAD.

  • CIENCIA HISTÓRICA dice:

    Quiero decir, que Marx y Engels, quienes no iban a ser la excepción libre totalmente de ideología burguesa, fueron inhábiles para llevar la dialéctica al terreno de la prospectiva de posibles procesos por desarrollar, y que acabarían con las crisis capitalistas EN UN BLOQUE MUNDIAL, o por lo menos las atenuarían hasta el punto de invalidar la tesis de la entrada en estado crítico, tanto como de los ciclos alternantes con que tenía que lidiar el siglo XIX con su capitalismo de libre competencia. Hoy, EL CAPITALISMO ES LA CRISIS para el 90% de la humanidad, pero la crisis (o el drama) que sufre el género humano, está lejos de significar que el capitalismo sea en sí ya crítico o susceptible de un drama para sí y ni mucho menos catastrófico PARA SUS PROPIOS PARÁMETROS DE FUNCIONALIDAD.

  • CIENCIA HISTÓRICA dice:

    Señores: cuando Marx formula, en varias de sus obras, culminando su desarrollo en El Capital, una CRÍTICA de la Economía Política y no mera economía política contemplativa de un desarrollo material autonomizado, Marx está mostrando cómo en el capitalismo “todo lo sólido se desvanece en el aire”, ilustrando la apariencia de coseidad de las instituciones económicas, instituciones sociales y leyes económicas y sociológicas del mundo burgués. En otras palabras: aquello que según la Economía Política burguesa “sencillamente” “ES”, como consecuencia del “progreso”, “de la evolución”, “de la historia”, “de la libertad”, “de la producción” (en abstracto), de “la riqueza”, “de la civilización”, o también “de la avaricia”, “del Hombre”, etc., es mostrado por el alemán como el producto histórico de un desarrollo material que, en su propia dialéctica, tiende a erosionar y hasta destruir esos propios epifenómenos tan supuestamente “triunfantes y definitivos” para la cosmovisión burguesa. “Para la burguesía ha habido historia, pero ya no la hay” (no recuerdo de quién es la ilustrativa premisa). En dicha Crítica de la Economía Política, Marx describe la acción disolvente de las crisis y de los ciclos críticos por sobreproducción de capitales con apariencia superficial de sobreproducción mercantil (porque la segunda es consecuente a la primera).
    Bueno, para establecer el problema de cierto “marxismo”: Marx debería haberse aplicado el marxismo a su propia crítica, dándose cuenta entonces, de que tal base material crítica disolvente de las ilusiones estacionarias del mundo burgués, en sí también quedaría afectada por la historia. Eso es intuido tanto por Marx como por Engels cuando, en La Ideología Alemana, afirman que “no reconocemos más que una ciencia: la ciencia de la historia”. Pero, tal vez llevados por la ideología dominante de la época (mecanicismo, cientificismo, positivismo, evolucionismo, etc.), los germanos quedaron a un paso de explicitar las coherencias de ése propio axioma acuñado. Parece que la narrativa de la disolución del Modo de Producción capitalista, desarrollada en El Capital, quede ella misma presa de esa ilusión descubridora de una variable última ella misma libre de la dialéctica. Esa fue una de las fuerzas motrices de aquello que se formaría y que Marx llamaría despectivamente “el marxismo”: “Si eso es el marxismo, no soy marxista”.
    Cuando el capitalismo se desarrolla dando lugar a un nivel tan elevado de polarización de los capitales y del poder, que el Mundo queda preso de los superbeneficios, es el devenir del Modo de Producción que ha destruido las supuestas “leyes” “imperecederas” e “invariantes” (por ironizar sobre cierta tradición neo-trotskista) del propio capitalismo.

  • Se da el fenómeno de “super-producción” de vivienda y estalla una crisis sistémica que arruina a tó cristo.Ironías del capitalismo,que va de crisis en crisis.Si ésto funciona a base de parches “socialdemócratas”(un capitalismo más humano que dice el PSOE),que sino se derrumba toda la maquinaria.Y mira que no era ningún secreto que la burbuja inmobiliaria,donde nos metió Aznar iba a reventar,era un mantra que lo repetían hasta los abueletes,pero claro,como los grandes monopolios sólo se ven el ombligo y el beneficio a corto plazo,pues ¡¡hala,a construir,construir!!.Para colmo el imbécil de Zapatero,en vez de aprovechar las arcas del Estado llenas,para invertir en industria,investigación y emepleo,en nombre de las hiotecas del Santander,sigue el camnio de Aznar.Así pasó.Para remate Obama que quiere que paguemos la deuda de la OTAN y nuestro gran Presidente del gobieno “bwana,zi bwana!!,como Rajoy,ante todo patriotas

  • “cómo en su origen no hay un proceso paulatino y calmado de acumulación de riquezas, sino el más despiadado latrocinio y saqueo. Para que pudiera nacer el capital se procedió a expropiar salvaje y violentamente a millones de personas de todas sus posesiones, naciendo el proletariado, la clase que no tiene otra posesión que su fuerza de trabajo.”….La acumulación originaria,se origina en Inglaterra,el primer país donde se hace la Revolución burguesa,con Cromwell y sus “Ironsides”.Allí,lo que pasa es que los “Landlords” invierten sus tierras en hacer fábricas y por TERRORISMO DE ESTADO,obligan a los campesinos a trabajar en ellas mediante SU ejército,surgido de la Revolución:expropiaciones de tierras,leyes terroristas para los que no querían trabajar,les queman las casas,etc,etc,etc.Es un salto brusco del feudalismo al capitalismo,no como la visión que se da en la izquierda de tránsito “tranquilo” del feudalismo al capitalismo……….Sobre las crisis,ni que decir tiene que son inevitables,por “superproducción”(irónico) donde se prodce tanto de forma anárquica,que la gente no puede consumir,se rebajan los précios y por tanto la tasa de ganancia de la burguesía y se procede a destruir capitales.Mientras exista el capitalismo existirán crisis como la que tenemos encima….y más graves siempre

  • Hombre,Jose Manuel,es que me estas hablando de Gorbachov o la URSS,uno un “burgués burócrata monopolista de Estado” y la URSS,que ya a la muerte de Stalin,se transforma en todo lo contrario a la “Dictadura del Proletariado”,en lo más negro que ha parido la humanidad

  • Qué va a ser “capitalismo de Estado”,en el mismo Yugoslavia existía la “autogestión obrera” y no dejaron de ser marxistas.Ante mi duda,ésto me ha aclarado algo : “La paralización del proceso productivo que provocan las crisis se plasma en una interrupción de la cadena de las obligaciones de pago, en una depreciación de los títulos de crédito que dan derecho a participar en las futuras ganancias… en una quiebra financiera.” http://www.uce.es/las-leyes-de-las-crisis-capitalistas/

  • El Marxismo, es capitalismo de estado y cayó estrepitosamente en los 80. En su libro Perestroika, Gorbachób lo explica muy bien. Llevaban 15 años de estancamiento, y no podían más.

  • Es una duda que tiene mucha gente de “izquierdas”,porque le pregunto a los colegas y tampoco saben darme respuesta-y en Telemadrid no te la van a resolver-

  • La crisis del boom inmobiliario sí la comprendo,y el marxismo lo explica muy bien,ya que se trata de una criisis de superproducción-que ya manda h..-,lo que no comprendo,y no lo explica ningún medio es ¿qué tiene que ver el hundimiento de la banca norteamericana con la española?.-¿qué tiene que ver el hundimiento de Lehman Brothers con Bankia?-Si alguien me lo explica o encuentra un buen artículo de éste periódico,se lo agradezco

  • Lo del Declive de la superpotencia Americana esta por verse,quizas no sea muy realista esa vision,porque la realidad es que siguen controlando politica,ideologica y militarmente el mundo y encima con un xenofobo y proxioneta en el poder que esta loco y es amigo de otro tirano autoritario y psicopata,como Putin.

Deja una respuesta