SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

La escasa fuerza de la izquierda europea

La ratificación del tratado está siendo problemática en algunos países. Irlanda la someterá a votación popular, el partido laborista holandés -cuyos votos necesita el Gobierno en minoría- amenaza con oponerse, y el candidato socialista a la presidencia de Francia, François Hollande, aboga por una “renegociación” profunda si es elegido. En general, los partidos de izquierda europeos se oponen a una legislación que ven dictada por los defensores de la ortodoxia fiscal.

Los mercados no se han preocupado demasiado de los posibles riesgos de que el acuerdo fracase, y con razón. El tratado necesita el respaldo de 12 de los 17 países miembros de la eurozona para que tenga efecto. Sin Francia, el pacto perdería algo de su potencia y mucho de su significado político. Pero los requisitos principales del tratado eran ya plenamente aplicables en la ley europea. Ante la prisa de Alemania, los líderes de la eurozona simplemente acordaron consagrar estas reglas de una forma más solemne.

Deja una respuesta