Un informe de "Save the Children" denuncia como los recortes en educación y la LOMCE generan más desigualdad

La educación suspende el examen

El pasado jueves 22 de Septiembre, la ONG “Save the Children”, de mano de su director general, Andrés Conde, ha hecho público un informe titulado “Necesita mejorar. Por un sistema educativo que no deje a nadie atrás”. En este informe, “Save the Children” denuncia que el 43% de los niños más pobres (la quinta parte la población infantil) abandona los estudios de manera prematura. Esto quiere decir que cuando han obtenido el tí­tulo de la Educación Secundaria Obligatoria (ESO) no continúan estudiando, ya sea en Bachillerato o en Formación Profesional.

El informe declara que el abandono escolar para los niños más pobres ha aumentado en un 8% desde que comenzase la crisis. En el informe se señala además que España es el país de la Unión Europea con mayor tasa de abandono escolar prematuro. La tasa de abandono escolar de todos los jóvenes en España es el doble que en la UE, pero si hacemos referencia a los que se encuentran entre el 20% de la población más pobre, en España es cuatro veces mayor. El informe destaca también como la mayoría de los niños que sufren de abandono escolar prematuro son varones, de menor renta, pertenecientes a minorías étnicas, provenientes del extranjero y con discapacidad. “Según “Save the Children”, el 43% de los niños más pobres abandonan los estudios de manera prematura”

Pero no se queda ahí. El mismo informe también se presta a acusar cuáles son las causas de este fenómeno. Para empezar, los recortes que ha sufrido el presupuesto en Educación, unos recortes que según el propio Andrés Conde, están “muy por encima de la media europea” y que han repercutido especialmente en los estudiantes con mayores desventajas. Pero también acusan como responsable a la LOMCE (Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, conocida coloquialmente por todos como la “Ley Wert”), según la cual puede conllevar “un aumento de la segregación colectiva” lo que unido a “la rigidez del currículum y la introducción de evaluaciones de fin de ciclo” impide compensar las desigualdades de partida, también en palabras de Andrés Conde.

Y no sólo señala las causas, sino también las consecuencias. Para “Save the Children”, de mantenerse esta situación no sólo aumentará el abismo social entre las distintas clases sociales aumentando la desigualdad, sino que la pobreza se cronificará, por lo que habrá una parte de la población en pobreza perpetua. Y siendo España uno de los países con mayor pobreza infantil de la Unión Europea, esto es un problema muy grave.

Ante una situación tan alarmante, no valen paliativos ni parches temporales. No sólo hay que detener el atraco de los recortes en educación, sino ir mucho más allá. Y tenemos recursos para ello. Con una moratoria del pago principal y de los intereses de la deuda pública (agujero por el que se va todo el dinero de los recortes) hasta que la economía española crezca de manera sostenida por encima del 3% y el paro descienda hasta el 10%, el Estado dispondría de 113.000 millones de euros en una legislatura. Dinero más que suficiente no sólo para revertir todos los recortes en Sanidad, Educación, Ciencia y Cultura, sino para invertir en un auténtico Plan Nacional para la Educación que de una solución integral al abandono escolar, dando medios a las familias con menos recursos para que sus hijos puedan seguir estudiando, algo que objetivamente sirve al conjunto de los intereses del país.

Deja una respuesta