Escándalo farmacéutico

La distribución perversa

En torno a la distribuidora británica Alliance Healthcare se ha creado una auténtica mafia criminal con serio peligro para la salud pública.

Un nuevo escándalo farmacéutico estalla en España de la mano de grandes empresas extranjeras.

El 30 de octubre saltaba la noticia. 30 personas eran detenidas por pertenecer a la mayor red de contrabando de medicamentos desmantelada en España. Hasta 200 farmacias estaban involucradas en la venta ilegal de más de 123.000 envases con una facturación de más de 5 millones de euros.

La distribución inversa consiste en desviar medicamentos subvencionados por el estado en España para venderlos en el extranjero a un precio muy superior.

Se basa pues en aprovechar la diferencia de precios entre España y otros países de la UE, como Alemania, Holanda, Gran Bretaña y países del Este, donde estos medicamentos se venden mucho más caros, para obtener un beneficio. Para ello hace falta el concurso de los propietarios de farmacia que son los que piden legalmente el medicamento a los laboratorios a precio subvencionado, para posteriormente venderlo sin receta a un distribuidor que se encarga de llevarlo al extranjero. Todos ganan pero se somete a los enfermos españoles al peligro del desabastecimiento y se provoca un daño a las arcas públicas.

“La cuestión de fondo es la agudísima batalla por la distribución farmacéutica en Europa “

En estos últimos años se ha producido un aumento de casos de titulares de farmacia que se han pasado a la distribución inversa por su precaria situación financiera, pero es la primera vez que se desmantela una trama organizada cuyo centro sería una de las principales distribuidoras europeas. En concreto la segunda distribuidora de fármacos de España por cuota de mercado, Alliance Healthcare.

En el auto donde el juez titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Teruel levanta parte del secreto del sumario de la operación contra dicha trama (operación Convector) refleja el testimonio de imputados que ponen a Alliance Healthcare en el punto de mira.

El juez exonera a los otros grandes almacenes (Cofares, Novaltia-Aragofar y Fedefarma) para resaltar que, de probar los hechos investigados, “se estaría ocasionando un serio y grave perjuicio tanto a los laboratorios como al Sistema Nacional de Salud y, en último término, a los pacientes, porque dicha praxis podría provocar el desabastecimiento de determinados medicamentos”.

El principal testimonio es el de un comercial de Alliance Healthcare, un antiguo apoderado de la empresa en los años noventa, quien “alardeaba de ser perfecto conocedor del modus operandi de la distribución inversa en la que implicaba a la reseñada mercantil” y “se jactaba de la existencia de un departamento” encargado de estas prácticas “a través de la utilización de almacenes pantalla, grises o intermedios”.

La importancia de este caso reside no tanto en la presunción de culpabilidad que tiene de antemano toda gran empresa del mundo farmacéutico como en lo que está en juego. Lógicamente habrá que esperar al desarrollo de la instrucción y que se confirmen las acusaciones, siempre teniendo en cuenta el enorme poder que tiene la industria farmacéutica para reconducir los asuntos judiciales.

Pero la cuestión de fondo es la batalla por la distribución farmacéutica en Europa y el papel que juega España en ella. Y en esta batalla Alliance Healthcare no es una más.

“La sanidad pública ha sido históricamente la correa de transmisión de las estrategias de las farmacéuticas”

La sanidad pública española ha sido la correa de transmisión para que las farmacéuticas dispusieran de un mercado asegurado. España es el segundo mercado farmacéutico mundial, factura cerca de 15.000 millones de euros anuales.El gran reto para las grandes distribuidoras extranjeras es arrebatar a las cooperativas de farmacéuticos una distribución que ha sido históricamente su coto privado. La ley española otorga a las farmacias el monopolio exclusivo de la venta de medicamentos dentro de la concepción de que la farmacia son los capilares de la red de sanidad pública. Es el “modelo mediterráneo” de farmacia, que permite tener farmacias en los rincones más recónditos del país y que el farmacéutico juegue un papel activo en el cuidado de la salud.

Tres gigantes mayoristas europeos de la distribución, que a su ved poseen cadenas de farmacias, se reparten el 70% de la distribución farmacéutica en Europa. Una es la alemana Celesio. La segunda es la británica Alliance-Boots. Y por detrás la alemana Phoenix.

Sin embargo, el desembarco de capitales norteamericanos está alterando la correlación de fuerzas y augura un salto en la explotación más exhaustiva del mercado de la distribución y venta de fármacos y por tanto en venceer las resistencias de los sectores locales que han crecido al abrigo de los sistemas públicos de sanidad, como en España, donde el sector está regulado, no es legal abrir cadenas de farmacia, su propiedad está ligada a la titularidad y los farmacéuticos han prácticamente monopolizado la distribución a través de cooperativas.

En concreto, la compra de Alliance-Boots por la gran distribuidora norteamericana Wallgreens va a dar lugar a partir de 2015 al líder mundial en distribución de medicamentos. Y, por otro lado, la más que probable compra de la todopoderosa alemana Celesio por la distribuidora CVS, también de EEUU.

Los mayoristas ya no son intermediarios entre la industria y el farmacéutico, se convierten en propietarios de grandes cadenas de farmacia y buscan desenfrenadamente la liberalización del sector. En Suecia, por ejemplo, consiguieron la liberalización farmacéutica y el 85% de farmacias pertenecen a grandes cadenas. Para ser rentables, las oficinas se concentran en las grandes aglomeraciones. En toda Noruega hay menos oficinas de farmacia que en Valencia capital.

“¿Quién devuelve lo sustraído a las arcas públicas? ¿Se va a inhabilitar a la multinacional para seguir distribuyendo fármacos?”

Es en esta guerra de tiburones donde hay que situar la trama del contrabando de fármacos destapado en Teruel. La agudísima competencia entre los gigantes de la distribución, hace que se desvíen por el camino legal o por el ilegal, miles de envases hacia aquellas zonas donde su venta rinda la máxima ganancia. Siguen, al pie de la letra, lo que dijo el representante de Bayer ante la polémica por el alto precio de sus fármacos en India: “nosotros no fabricamos medicamentos para los indios, lo hacemos para los que pueden pagarlos”.

Y utilizan la sanidad pública española como mera correa de transmisión para incrementar sus ganancias a un ritmo mayor que sus competidores. Aunque enfermos españoles se queden sin su medicamento. Probablemente, todo quede como la actuación ilegal de unos individuos sin escrúpulos. Pero, ¿quién devuelve lo sustraído a las arcas públicas? ¿Se va a inhabilitar a la multinacional para seguir distribuyendo fármacos?

¿Distribución inversa? no, distribución perversa.

______________________________________________________

Gigantes y cabezudos

Tal como acordaron en 2012, la mayor cadena de farmacias de Estados Unidos, Walgreens, ha acordado la compra del 55% de la británica Alliance Boots, cadena británica de venta de medicamentos y artículos de belleza cuya filial española es la mentada Alliance Healthcare.La resultante de esta fagocitación, Walgreens Boots Alliance será, a partir de 2015, el nuevo líder mundial en distribución de fármacos con una red de 370 centros de distribución que trabajan con 180.000 farmacias, centros de salud y hospitales y el mayor comercializador de medicamentos con receta. Walgreens ingresó en el ejercicio 2013 72.200 millones de dólares. Cuenta con 8.699 establecimientos situados en 50 estados de EEUU y emplea a 248.000 personas. La británica Alliance Boots está presente en 25 países y emplea a 108.000 personas. Cuenta con una cadena de 3.150 establecimientos de venta de medicamentos y productos de belleza y salud. Alliance Boots adquirió en el año 1998 la distribuidora española Safa, la segunda mayor empresa de distribución de fármacos en España tras Cofares. Con la marca Alliance Healthcare tienen 26 centros de distribución y emplea a cerca de mil personas. Opera a través de una red de farmacias bajo la marca Alphega Farmacia, comercializa artículos ortopédicos y quirúrgicos de la marca Alvita y lanzó hace poco Alcura, empresa de asistencia sanitaria con 150.000 pacientes en Europa, y de gestión de ensayos clínicos, desde el reclutamiento de pacientes a la fabricación de productos.De grandes operaciones se esperan siempre grandes beneficios.

Deja una respuesta