Homenaje en Andoain a los chivatos de ETA

La diana en el corazón de las víctimas

Colocar la diana sobre la víctima elegida para los pistoleros de turno era una de las prácticas habituales en los comandos de ETA. Iñaki Igerastegi e Ignacio Otoña, los dos etarras homenajeados en Andoain el domingo 14 de febrero, son los dos chivatos que facilitaron la información sobre Joseba Pagazaurtundua, asesinado por ETA el 8 de febrero de 2003

Los dos informadores etarras fueron recibidos por más de un centenar de simpatizantes abertzales después de ser puestos en libertad tras cumplir 6 años de cárcel por forma parte del comando ZIP de ETA y declararse culpables de facilitar la información sobre Joseba Pagaza que sirvió para planificar el asesinato en el bar Daytona de Andoain, y de participar en el cobro del infame impuesto contrarrevolucionario a empresarios vascos.

A escasos 150 metros del lugar del crimen, 15 años después los cómplices de los verdugos eran recibidos con dos ramos de flores, un pasillo de ikurriñas y un aurresku, el mismo homenaje que se tributa en el País Vasco a las autoridades, los novios y los héroes. Todo ello bajo la gran pancarta de bienvenida, sin que la Policía Local, ni la Ertzaintza ni la alcaldesa de EH Bildu hicieran nada para impedirlo.

Sí lo hicieron un grupo de jóvenes de las juventudes del PP que denunciaron con fotos de Joseba Pagazaurtundua “la vergüenza de quienes homenajean etarras”.

La alcaldesa -a la que la hermana de Joseba, Maite Pagazaurtundua había pedido en nombre de la familia que se impidiera el acto- ni siquiera levantó la voz. Su silencio recordó los tiempos en los que otro silencio, el del miedo sellado por el terror etarra, atronaba en las calles de Euskadi.

En los mismos días Francia entregaba a las autoridades españolas dos trailers con armas y documentos incautados a la banda terrorista en su otrora santuario francés, con los que se intentará esclarecer más de 370 asesinatos aún pendientes.“Hace 15 años los dos etarras homenjeados colocaron la diana en el pecho de Joseba Pagazaurtundua. Hoy en el acto de Andoain la han vuelto a colocar en el corazón de todas las víctimas”

Hace 15 años los dos etarras homenajeados colocaron la diana en el pecho de Joseba Pagazaurtundua. Hoy en el acto de Andoain la han vuelto a colocar en el corazón de todas las víctimas, sus familias y amigos, y sobre todos los auténticos héroes populares que, como Joseba, se enfrentaron al nazifascismo en Euskadi.

Los verdugos colocados en el lugar de las víctimas. Porque son los miles de Josebas, los cientos de miles de vascos (y de españoles de todos los rincones del país) que rompieron el silencio y salieron a las calles y plazas a derrotar a ETA los auténticos héroes que merecen ese homenaje.

El vil homenaje de Andoain demuestra que esto no se ha acabado, no solo hay más de 370 asesinatos sin esclarecer y ETA aún no ha declarado su disolución definitiva, sino que no se puede cerrar lo que han significado décadas de terror etarra y nazifascista sobre el silencio y sin una memoria de la verdad, sobre quiénes han sido los verdugos y las víctimas y la verdadera dimensión y naturaleza de sus crímenes y de quiénes quisieron (y aún hoy, quieren) sacar rédito político y les encubrieron o jalearon.

——————————–

Joseba Pagazaurtundua. Jefe de policía local de Andoain, tenía 45 años y dos hijos. Afiliado del PSE. ETA lo había colocado en la diana como luchador activo en el movimiento de rebelión ciudadana. El día que le asesinaron preparaba una movilización contra la kale borroka y el acoso a los concejales no nacionalistas. Fue fiel seguidor del periódico De Verdad.

Deja una respuesta