El aumento de los intereses de la deuda y los regalos a las eléctricas incrementan el déficit público

La deuda es el “atraco perfecto”

A pesar del salvaje paquete de recortes impuesto en el último año, resulta que el Estado debe más que antes. Acaba de anunciarse que el déficit público se situó en agosto en el 4,62%, casi un punto por encima del 3,8% pactado con la UE para final de año. ¿Cómo es posible? Nos dice que es necesario aplicar “recortes dolorosos” para “ahorrar” Y al final resulta que estamos gastando más que el año pasado. La respuesta está en las dos partidas donde más se ha incrementado el gasto público. Por un lado en las subvenciones entregadas a las eléctricas, que ha subido un 28,1%. Y por otro el pago de intereses de la deuda, que ha subido un 9,2%. Es decir, hay que recortar las pensiones o los salarios, la sanidad o las prestaciones a los parados para que podamos regalarles miles de millones del dinero público, de nuestro dinero, a los grandes bancos y monopolios. ¿Entienden ahora por qué la deuda es un “atraco perfecto”?

Según los últimos datos publicados, en agosto el déficit público alcanzó los 47.579 millones de euros, 8.400 millones más de la cifra con que debería acabar en diciembre.

Algunos se han apresurado a concluir que esto es resultado de que “gastamos más de lo que ingresamos”. Y que por tanto es necesario “ajustarse más el cinturón”, porque “no podemos gastarnos el dinero que no tenemos”. “¿Cómo vamos a poder salir de la recesión mientras unos pocos nos están robando todo nuestro dinero?”

¿Pero en qué hemos gastado “más dinero”?

No será en sanidad y educación, donde se han impuesto draconianos recortes. Tampoco en pensiones, donde el gobierno va a aprobar una reforma para “ahorrarse” hasta 100.000 millones reduciendo los ya irrisorios ingresos de nuestros jubilados. Ni por supuesto en salarios, que han sufrido la mayor reducción de los últimos tiempos tras las dos últimas reformas laborales.

¿Quieren saber donde se ha gastado más dinero público?

Primero, en regalar más dinero público a las eléctricas, las mismas que nos están atracado con unas tarifas más que abusivas.

En octubre, sufriremos la cuarta subida en el recibo de la luz en los últimos cuatro meses. En los últimos seis años, el precio de la luz se ha elevado en un 70%. La factura media para una familia española es de 800 euros anuales.

Un auténtico atraco… Pero el gobierno no solo no persigue a los ladrones, sino que les da un premio.

Según la última reforma aprobada el pasado viernes, el gobierno cargará sobre las cuentas públicas los 4.000 millones de euros que las eléctricas recibirán por el “déficit de tarifa”.

Gracias a su absoluto control monopolista sobre el mercado, las eléctricas pueden presentar unas “cuentas trucadas”, afirmando que los costes de producción de la electricidad son mayores que el precio impuesto por el Estado.

Todo el mundo sabe que esto es mentira. Pero la estafa obliga al erario público –es decir a todos nosotros- a financiar una inexistente deuda con las eléctricas que ya supera los 24.000 millones de euros.

El siguiente capítulo del gasto público que más ha subido son los intereses de la deuda. Pagaremos este año a los bancos extranjeros y nacionales más de 35.000 millones, 6.500 millones más que el año pasado.

Esto es el doble de lo que el gobierno se “ahorro” al no actualizar las pensiones en función del IPC.

Pagamos a los grandes bancos extranjeros o nacionales, y solo por los intereses de la deuda, casi el doble de lo que se destina a subsidios para los parados.

A pesar de que la “prima de riesgo” española se ha desplomado, pagaremos más intereses. ¿Alguien lo entiende? Si la “prima de riesgo” sube, pagamos más… Y si baja… también pagamos más.

Esto es un robo mucho más que perfecto. La banca siempre gana. Y nosotros siempre acabamos pagando más.

Las cifras de la deuda son los números de un atraco a toda la población.

Se le niega el dinero a los dependientes o a los enfermos crónicos, se recorta la pensión a nuestros jubilados, se intenta privatizar la sanidad pública… Y todo bajo la bandera de que “no hay dinero”.

Pero cuando llega el momento de pagar a los grandes bancos y monopolios, el mismo Estado tan cicatero con la mayoría se vuelve un “generoso benefactor”, regalándoles millones a espuertas.

El único problema es que el dinero que ellos regalan es nuestro. Nosotros –trabajadores, autónomos, pequeños empresarios…- somos los que pagamos los impuestos. Y ellos –los mismos bancos, monopolios y grandes fortunas que son los grandes defraudadores- son los que reciben el dinero.

Primero le regalan el dinero público, nuestro dinero, a los bancos y monopolios. Y por ese motivo aumenta la deuda. Y luego, como “ha aumentado la deuda”, nos dicen que nos van a recortar las pensiones, los salarios, la sanidad y la educación a la gran mayoría que sostenemos con nuestro esfuerzo los presupuestos públicos.

¿Qué en España “no hay dinero”? ¡Mentira! El problema es que se lo llevan todo ellos, y luego no queda nada para crear empleo o mejorar las condiciones de vida de la población.

¿Cómo vamos a poder salir de la recesión mientras unos pocos nos están robando todo nuestro dinero?

Deja una respuesta