Entrevista a Carmen Balcells

La dama de las letras

Convirtió Barcelona en la capital de las letras hispanoamericanas, una Barcelona efervescente, moderna, que sin conselleres ni ministerios se convirtió en uno de los principales focos culturales. Matriarca de los jóvenes talentos latinoamericanos, representante de escritores como Gabriel Garcí­a Márquez, Vargas Llosa, Carlos Fuentes, Julio Cortázar, Vázquez Montalván y otros tantos escritores consagrados; cuatro Premios Nobel de literatura: Pablo Neruda, Gabriel Garcí­a Márquez, Vicente Aleixandre y Camilo José Cela, están entre su cartera de clientes. La “Mamá grande” de Barcelona, así­ la llama Garcí­a Márquez, con el que la une no sólo una relación comercial sino una gran amistad. Juan Marsé, Onetti y Autran Dourado, entre otros, le han dedicado novelas y Max Aub, Manuel Vázquez Montalbán y Carlos Barral la han hecho aparecer como personaje en sus obras.

“Barcelona es el centro más imortante del libro en Hispanoamérica. Ya en el siglo XIX contaba con todos los servicios editoriales de América Latina. Los grandes fabricantes, en su origen impresores, como Sopena, Seix Barral, Planeta, entre otros tantos, son hoy los grandes editores que le dieron esplendor a Barcelona. Todavía hoy podría serlo, pero tenemos un problema local, interno” afirma Balcells.Cuando se le pregunta si le molesta a ella, que hizo desfilar a toda la generación del boom por Barcelona, la identificación que la Generalitat hace de la cultura catalana con la cultura exclusivamente en catalán contesta: “A mí no me molesta nada, represento a autores que escriben en catalán, sus obras se han traducido a varios idiomas, en Cataluña hay 8 millones de habitantes, pero ¿cuántos son lectores? No hay que despistarse, el mercado son cuatrocientos millones de hispanohablantes”.Carmen es una autoridad que todos respetan, muchos escritores no dan un paso sin consultar con ella, su cartera de escritores, su pequeño gran imperio, es imprescindible para el ecosistema editorial. Los editores la temen: hasta que llegó Carmen Balcells, los autores firmaban contratos vitalicios con las editoriales. Fue la primera en introducir la cláusula de cesión por tiempo limitado de los derechos de un libro, así como incluir en un mismo contrato los derechos electrónicos, cosa que ya hizo antes con el cine o la televisión. Las editoriales dejaron de controlar la gestión de las traducciones de las obras y se hizo posible fiscalizar la tirada. Su modelo de gestión de derechos de autor se estudia en las mejores universidades. En los 80, con Ricardo Rodrigo y Roberto Altabirra, fundó la editorial RBA que revolucionó el mundo de servicios editoriales y abrió nuevos canales de distribución, como la venta de libros en kioscos de prensa. Ha rescatado a autores como James Joyce o William Faulker de los derechos cautivos con los que se había hecho alguna editorial. La atacaron por todos lados. En una reunión en la sede del gremio de editores, se dijo textualmente: "Hay que acabar con esta señora". Pero finalmente los editores tuvieron que aceptar sus nuevas reglas.De personalidad arrolladora, dadivosa, discreta, no suele hacer declaraciones públicas, son muy pocas las entrevistas que concede. Anunció su retirada hace unos años, pero Carmen no se corta la coleta, astuta y rápida se adelantó con su proyecto “Palabras Mayores” a las grandes editoriales en la comercialización y distribución de libros electrónicos, el ebook, un nuevo formato que viene pisando fuerte. “Palabras Mayores”, división digital de su agencia literaria, es una colección de libros de autores de renombre, españoles e hispanoamericanos, como Marsé o Cortazar, editados en forma de ebook, esto es: para leer en la pantalla de un ordenador, o incluso en una agenda o un teléfono.Muchas son obras de dominio público. Los costes son mucho menores, los ebooks cuestan 2 euros, pero los de autores contemporáneos se venden a 5 euros. Las ventas de los portales Amazon o Kindle son espectaculares: en los EEUU, las ventas de libros electrónicos superan ya al formato papel. “EEUU tiene un mercado que no es comparable a nuestro mercado, en España el ebook todavía está muy verde, aunque van aumentando las ventas a través de portales en internet. Me entrevisté con todo el mundo, con Google, con numerosas editoriales… incluso una importante editorial me ofreció un contrato escandaloso a cambio de cien autores, pero me costó convencerles de que yo no era la propietaria de los derechos sino sólo su agente”.La noticia de la digitalización de su cotizada cartera ha causado revuelo entre los editores españoles. Éstos, a diferencia de los americanos, no son propietarios de los derechos electrónicos. Mientras, editoriales como Planeta, Santillana o Random House Mondadori están negociando ya con agentes literarios. Carmen se defiende: “Soy independiente y me enfrento a todo, doy la cara siempre. El ebook es un nuevo formato muy interesante y poderosísimo, quien no lo vea está ciego. La gente joven que se maneja con total naturalidad por la red y los estudiantes son los principales clientes. Los estudiantes pueden aprovechar este formato con capacidad de almacenar toneladas de información. Los libros vendidos y agotados son el futuro del ebook, los libros impresos regulados por licencias copyright no son competencia alguna”. “Muchos se han distraído y han llegado tarde” afirma Balcells. Ante las últimas noticias del gigante Google, que con su división ebook se coloca como el primer intermediario cultural, Carmen declara: “El daño ya está hecho. Yo he vendido títulos para internet que ya estaban en la red pirateados, aunque la gente prefiere comprarlos, porque imprimirlos les sale más caro. Google no puede gestionar los derechos de autor”.

Deja una respuesta