La cúpula del Santander se sube un 24% el sueldo

“El consejo de administración y los miembros de la alta dirección tuvieron una remuneración agregada de 26,275 millones de euros, frente a los 21,262 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. Fuentes de la entidad señalan que la comparación está algo distorsionada porque se trata de un solo semestre, por un pago en acciones que se ha producido en la primera mitad de este año y porque en las cifras no se incluye la paga variable, que se aprueba a final de año.”

En concreto, los miembros del consejo de administración recibieron 5,7 millones como retribución salarial fija de los consejeros ejecutivos, 780.000 euros en dietas y 918.000 euros en otras retribuciones, lo que suma 7,398 millones. A esas cifras se suma 1,07 millones de euros en oeraciones sobre acciones y otros instrumentos financieros. Eso suma un total de 8,468 millones un 25% más que los 6,753 millones del primer semestre de 2010. (EL PAÍS) LA VANGUARDIA.- La externalización territorial del Estado de bienestar ha sido una de las grandes decisiones estratégicas de Cánovas y Sagasta, digo, del Partido Popular y del Partido Socialista Obrero Español. Las administraciones receptoras – ahora controladas mayoritariamente por el PP- observan estos días con auténtico pavor los sacrificios que se avecinan. Nadie quiere recortar antes de las elecciones. La crudeza es hoy un asunto exclusivo de Catalunya. (Y del presidente de la región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, que ya amenaza con devolver Educación y Sanidad). En Madrid, donde el diario señero del centro izquierda afirma en solemne editorial que Zapatero deja España literalmente en la ruina, hacen ver que se escandalizan con la Generalitat. Se escribe de la derecha catalana con adjetivos prusianos: ¡qué dureza! La molienda del café para todos ha quebrado, pero Cánovas y Sagasta primero han de ver cómo queda el turno. EL MUNDO.- Los datos del barómetro adelantados ayer, en medio de una nueva polémica política, otorgan al candidato socialista una estimación de voto del 36%, frente al 43,1% de los populares, lo que representa la ventaja más corta para Mariano Rajoy -7,1 puntos- desde los duros recortes anunciados en mayo de 2010 por el presidente del Gobierno. Desde aquel momento crucial en la debacle electoral socialista, hasta el último sondeo del CIS de abril -en vísperas de las autonómicas y municipales-, la brecha electoral se había instalado en los 10,4 puntos. Pero la sorpresa que ayer deparó el centro de Investigaciones Sociológicas, y que fue recibida con desdén y abiertas acusaciones de haber sido «cocinados» por parte de los populares, se midió por su enorme discrepancia con las encuestas publicadas por los medios de comunicación privados. Crisis. El País El sueldo de la cúpula del Santander creció el 24% en el primer semestre Miguel Jiménez El sueldo de la cúpula del Banco Santander aumentó un 24% en el primer semestre de 2011, según las cifras que ha comunicado hoy la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El consejo de administración y los miembros de la alta dirección tuvieron una remuneración agregada de 26,275 millones de euros, frente a los 21,262 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. Fuentes de la entidad señalan que la comparación está algo distorsionada porque se trata de un solo semestre, por un pago en acciones que se ha producido en la primera mitad de este año y porque en las cifras no se incluye la paga variable, que se aprueba a final de año. En concreto, según la documentación enviada a la CNMV, los miembros del consejo de administración recibieron 5,7 millones como retribución salarial fija de los consejeros ejecutivos, 780.000 euros en dietas y 918.000 euros en otras retribuciones, lo que suma 7,398 millones. A esas cifras se suma 1,07 millones de euros en operaciones sobre acciones y otros instrumentos financieros, que corresponden a la entrega de acciones correspondiente al cumplimiento de las condiciones establecidas en el primer ciclo del plan de acciones vinculado a inversión obligatoria, una entrega que no se produjo en la primera mitad de 2010. Eso suma un total de 8,468 millones un 25% más que los 6,753 millones del primer semestre de 2010, donde no hubo operaciones sobre acciones. Por su parte, los miembros de la alta dirección del banco recibieron en total remuneraciones por importe de 17,807 millones de euros hasta junio, un 22,7% más que en el primer semestre de 2010. Fuentes de la entidad señalan que en 2011 hay un director general más que en 2010, lo que explica una parte del aumento. Esas cifras, tanto de los consejeros como del resto de la alta dirección, no incluyen la retribución variable anual o bono percibido correspondiente al ejercicio 2010, tanto de los consejeros como de la alta dirección. La retribución variable imputable a los resultados de 2011, cuya aprobación se adopta por el consejo de administración a final de año, constará en la memoria anual del ejercicio en curso, según explica el banco. El beneficio del Santander ha caído un 21% en el primer semestre del año por las pérdidas sufridas en el segu8ndo trimestre en Reino Unido derivadas de una provisión extraordinaria y por la mala evolución del negocio en España y Portugal. La negativa marcha de los resultados puede provocar una reducción de la retribución variable. ******************************************* Internacional EEUU ya ha perdido Antonio Caño Incluso si se llega a un acuerdo antes de la fecha señalada por la suspensión de pagos, el 2 de agosto, la imagen de Estados Unidos como el gran patrón de la economía mundial ha sufrido ya un daño que será difícil de reparar. Como dijo Barack Obama en su discurso de la noche del lunes, "los inversores en todo el mundo se preguntarán si merece seguir apostando por EE UU". Los mercados y los Gobiernos extranjeros confían en EE UU porque, aunque existan productos de inversión más rentables, nadie supera en garantía de solvencia a quien es la mayor economía del mundo y el poseedor de la moneda que sirve como divisa de referencia internacional. Un país, además, modelo de estabilidad política y con un sistema sólido y una sociedad fusionada y bien estructurada. Su condición de líder económico está siendo amenazada desde hace tiempo por China, quien, en colaboración con Brasil y otras potencias emergentes, está empezando a cuestionar también el papel del dólar. Nadie pone, sin embargo, en duda el valor político de EE UU. Hasta ahora. La conducción de esta crisis para la elevación del techo de deuda, cargada de ideología y de intereses a corto plazo, ha puesto en alerta a muchos sobre el peligro de disfuncionalidad del sistema político norteamericano. No importa que esto sea consecuencia de la llegada al Congreso del grupo más conservador, aislacionista y aventurero que se recuerda en muchas décadas. Todo el país sufre las consecuencias, empezando por el presidente Barack Obama, cuyo liderazgo se puede ver seriamente afectado. La fortaleza del presidente de EE UU no es solo un elemento que cuenta electoralmente en casa. Es un factor capital en el desarrollo de las múltiples crisis en marcha: Siria, Pakistán, Libia, Irán… Aunque la maquinaria sigue rodando, la Administración norteamericana está políticamente alejada del mundo desde hace al menos 15 días, y puede que regrese sensiblemente debilitada después de esta batalla doméstica. Esta situación puede tener consecuencias más inmediatas y más concretas. La principal, la de que, suceda lo que suceda, las agencias calificadoras, por primera vez en su historia, le bajen a la deuda norteamericana la máxima nota de triple A, lo que dispararía los intereses y agravaría aún más el problema del déficit. Standard & Poor’s y Moody’s han advertido que existe un 50% de posibilidades de que lo hagan. Poco consuelo queda de una crisis como esta. Si acaso, por mencionar alguno, el de que los inversores no tienen una amplia gama de alternativas para sustituir a EE UU. También, el hecho de que, quizá, como consecuencia de este trauma, el déficit y la deuda se afronten seriamente en el futuro. EL PAÍS. 28/27-7-2011 Opinión. La Vanguardia La quiebra del café para todos Enric Juliana Cuadro general: Tras el apaño europeo sobre Grecia – una nueva compra de tiempo- juegan a la ruleta rusa los norteamericanos. La directora del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, advierte que las turbulencias se hallan de nuevo a la vuelta de la esquina. Agosto puede ser un mes sin aire refrigerado. Sigue existiendo el riesgo de que pasemos del euro a la piastra latina. Cuadro hispánico: Puesto que nada está resuelto y el respiro pactado en Bruselas puede durar dos días, la convocatoria de elecciones anticipadas podría tener que decidirse en agosto. La encuesta del CIS difundida ayer da oxígeno a Alfredo Pérez Rubalcaba y aconseja al PSOE evitar tiempos muertos y dudas hamletianas en la Moncloa. Si es verdad que la diferencia entre populares y socialistas ha pasado de diez a siete puntos – hace unas semanas, sondeos atribuidos a la calle Ferraz sugerían un vertiginoso desplome del PSOE hacia los 110 diputados-,Rubalcaba deberá hacer todo lo posible para evitar un septiembre negro y depresivo. ¿Está dispuesto José Luis Rodríguez Zapatero a dar por concluida su carrera política durante los calores de agosto sin permitirse nuevos ejercicios de voluntarismo en septiembre, por ejemplo, en la tribuna minera de Rodiezmo? Zapatero no quiere marchar por la puerta de atrás. Esa es su obsesión desde hace un año, cuando tuvo que plegarse al Directorio Europeo. Quiere salir civilmente vivo de la Moncloa y con un mínimo agradecimiento de los poderes económicos: "Se equivocó en el diagnóstico de la crisis, pero durante su último año fue valiente". Este es el pensamiento Zapatero. Gozar de un alejamiento tranquilo en una España cainita, en la que – atención al dato-se ha intentado proceder penalmente contra los dos últimos presidentes salientes (Felipe González, por el GAL; José María Aznar, por la aventura de Iraq). Agosto puede ser un mes muy movido. Las turbulencias vuelven a estar cerca; las cuentas del Reino de España se hallan bajo sospecha; la agónica situación de las autonomías se encuentra desde hace tiempo bajo el foco anglosajón (la insostenibilidad del Estado autonómico era una de las claves del famoso informe de la revista The Economist en septiembre del 2008: The party´s over);Zapatero quiere marchar a León con las espaldas cubiertas, y la vicepresidenta Elena Salgado también aspira a un final de carrera honorable ante sus colegas europeos. Estos cuatro factores enmarcan la reunión de ayer del Consejo de Política Fiscal y Financiera en la que, en circunstancias un poco más serenas, bien podría haberse certificado la quiebra del Estado autonómico. El modelo de financiación pactado para taponar el nuevo estatuto de Catalunya es en estos momentos papel mojado. El café para todos, la gran timba de póquer de la igualación española, ha quebrado. Ha quebrado y no puede derrumbarse, puesto que llevados por su obsesión homogeneizadora – que no federal-,PSOE y PP han transferido a todas las administraciones territoriales, sin excepción, la sanidad, la educación y los servicios sociales, tres de los pilares básicos del Estado protector. La externalización territorial del Estado de bienestar ha sido una de las grandes decisiones estratégicas de Cánovas y Sagasta, digo, del Partido Popular y del Partido Socialista Obrero Español. Las administraciones receptoras – ahora controladas mayoritariamente por el PP-observan estos días con auténtico pavor los sacrificios que se avecinan. Nadie quiere recortar antes de las elecciones. La crudeza es hoy un asunto exclusivo de Catalunya. (Y del presidente de la región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel, que ya amenaza con devolver Educación y Sanidad). En Madrid, donde el diario señero del centro izquierda afirma en solemne editorial que Zapatero deja España literalmente en la ruina, hacen ver que se escandalizan con la Generalitat. Se escribe de la derecha catalana con adjetivos prusianos: ¡qué dureza! La molienda del café para todos ha quebrado, pero Cánovas y Sagasta primero han de ver cómo queda el turno. LA VANGUARDIA. 28-7-2011 Encuestas. El Mundo El CIS irrumpe en campaña y lanza un salvavidas a Rubalcaba Carmen Remírez El efecto Rubalcaba existe. O eso es lo que mantiene el CIS que, frente al resto de las empresas privadas de sondeos electorales, lo ha medido en un recorte de tres puntos a la ventaja electoral que la propia encuesta oficial sigue reconociendo al PP sobre el PSOE. Los datos del barómetro adelantados ayer, en medio de una nueva polémica política, otorgan al candidato socialista una estimación de voto del 36%, frente al 43,1% de los populares, lo que representa la ventaja más corta para Mariano Rajoy -7,1 puntos- desde los duros recortes anunciados en mayo de 2010 por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. Desde aquel momento crucial en la debacle electoral socialista, hasta el último sondeo del CIS de abril -en vísperas de las autonómicas y municipales-, la brecha electoral se había instalado en los 10,4 puntos. Pero la sorpresa que ayer deparó el centro de Investigaciones Sociológicas, y que fue recibida con desdén y abiertas acusaciones de haber sido «cocinados» por parte de los populares, se midió por su enorme discrepancia con las encuestas publicadas por los medios de comunicación privados. La mayoría de ellas negaba el pretendido efecto Rubalcaba y doblaba su desventaja respecto del PP, en una auténtica caída libre, hasta situarla en los 14 puntos. Hasta tal punto se había consolidado el diagnóstico demoscópico que EL MUNDO y El País coincidieron literalmente el pasado domingo 5 de junio. Ambos periódicos nacionales cifraron en 13,8 puntos -el doble que el CIS- la distancia entre los dos grandes partidos, tras elaborar sendas encuestas en los días inmediatamente posteriores a la designación de Rubalcaba como candidato del PSOE. Se dieron, ciertamente, dos excepciones, con El Periódico, que -sólo dos días antes, el día 3- situó la ventaja popular en 8,7 puntos; y la Ser, que, con otra encuesta propia, la calculó el 27 de junio en nueve puntos. Pero, pasado un mes, el 3 de julio, El País no sólo confirmó su diagnóstico, sino que elevó a 14,3 puntos la ventaja de Rajoy sobre Rubalcaba. Por su parte, La Razón (5 de julio) y la Cope (8 de julio), publicaron un último sondeo -en vísperas de su proclamación-, por el que el PP se adelantaba con 16,1 puntos. La encuesta de ayer irrumpió en medio del último Pleno del curso político, y en un ambiente inequívoco de fin de legislatura y de auténtica precampaña de las generales. A nadie extrañó, en este contexto, que Zapatero la aprovechara desde la tribuna del Congreso. Le dijo a Rajoy que los socialistas están «con mejores expectativas y más animados» de cara a las elecciones. Y a la salida, dijo a los periodistas que «esperaba» el resultado del CIS, porque el candidato del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, está «cada día mejor». El propio Grupo Socialista, a través de su número dos, Eduardo Madina, se precipitó a valorar la encuesta oficial como una «muy buena noticia» que, en réplica a Zapatero, «influye en nuestro ánimo y, me temo, también en el del PP». Incluso se atrevió a decir que «estamos en la puerta de un cambio de tendencia». Rubalcaba se escabulló en los despachos del Congreso, pero el PSOE habló en su nombre a través de Twitter, con la etiqueta efecto Rubalcaba, y su propio equipo electoral lo hizo a través de su cuenta @conrubalcaba. «Hay partido. Con vosotros lo conseguiremos. A escuchar, a hacer y a explicar. Hagamos que suceda», escribían. Y es que el CIS dio ayer oxígeno a los socialistas. No sólo con el pretendido recorte de distancia electoral, sino con unos datos de valoración del candidato muy por encima de los atribuidos a Mariano Rajoy. A la pregunta crucial: «¿Quién cree usted que sería mejor presidente del Gobierno, Rajoy o Rubalcaba?», la encuesta refleja un 31,9% de votos por el popular, y un 39,9% por el socialista. Éste, además, gana al primero en todas las preferencias como «el más eficaz», «el más dialogante», el que «entiende mejor los problemas de España», y hasta el «más honesto». Claro que el PP no sólo desdeño estos datos, sino que se lo tomó casi a chirigota. El número dos del Grupo José Luis Ayllón, sentenció, en alusión a su falta de acierto previo al 22-M, que «últimamente el CIS no da una», y añadió que el llamado efecto Rubalcaba trasluce, en realidad, «el defecto de las propuestas de Rubalcaba». Cristóbal Montoro denunció la «cocina» del CIS, y Ana Mato dijo que «el PSOE sigue utilizando políticamente el CIS para sus propios intereses». EL MUNDO. 28-7-2011

Deja una respuesta