La crisis entra en una nueva fase peligrosa

“Desde hace más de un año el drama de la deuda de la zona euro ha ido de una angustiosa escena a otra. Primero Grecia ocupó el centro del escenario, luego Irlanda, a continuación, Portugal, después Grecia otra vez. Cada vez los polí­ticos europeos reaccionaron de manera similar: negando el problema y retrasándolo, para en el último momento salir con un plan de rescate a medias para ganar tiempo. Esta semana, las deficiencias de este sistema de supervivencia quedaron al descubierto. Los mercados financieros se volvieron contra Italia, la tercera mayor economí­a de la zona euro, a una velocidad alarmante.”

La crisis de la deuda ha entrado claramente en una nueva fase. Ya no se limita a las equeñas economías periféricas de Grecia, Irlanda y Portugal, se ha instalado sobre España, supuestamente la siguiente en la línea, y ha llegado a uno de los gigantes de la zona euro. Todos sus miembros, pero especialmente Alemania, se enfrentan a una dura elección. Tengan en cuenta lo que está en juego. Italia tiene el mayor mercado de deuda soberana de Europa y el tercero más grande del mundo. Tiene 1,9 billones de euros de deuda soberana, el 120% de su PIB, tres veces más que Grecia, Irlanda y Portugal juntos. (THE ECONOMIST) THE WALL STREET JOURNAL.- Goldman Sachs Group emitió la tarde del viernes un panorama económico pesimista para Estados Unidos y redujo sus proyecciones de crecimiento a la vez que destacó que una recesión de doble caída es una "clara posibilidad". La firma redujo su estimación para el crecimiento del producto interno bruto en el segundo trimestre del 2,5% al 1,5%. La nueva estimación es menor al decepcionante crecimiento del 1,9% del PIB del primer trimestre R. Unido. The Economist En el borde Al engullir a Italia, la crisis del euro ha entrado en una nueva fase peligrosa – con la moneda única ahora en situación de riesgo Desde hace más de un año el drama de la deuda de la zona euro ha ido de una angustiosa escena a otra. Primero Grecia ocupó el centro del escenario, luego Irlanda, a continuación, Portugal, después Grecia otra vez. Cada vez los políticos europeos reaccionaron de manera similar: negando el problema y retrasándolo, para en el último momento salir con un plan de rescate a medias para ganar tiempo. Esta semana, las deficiencias de este sistema de supervivencia quedaron al descubierto. Los mercados financieros se volvieron contra Italia, la tercera mayor economía de la zona euro, a una velocidad alarmante. Los rendimientos de los bonos italianos a diez años aumentaron en casi un punto porcentual en dos días de negociación: el 12 de julio se pasó el 6%, su mayor nivel desde la creación del euro. El mercado de valores de Milán cayó a su nivel más bajo en dos años. A pesar de que los rendimientos de los bonos posteriormente cayera, la crisis de la deuda ha entrado claramente en una nueva fase. Ya no se limita a las pequeñas economías periféricas de Grecia, Irlanda y Portugal, se ha instalado sobre España, supuestamente la siguiente en la línea, y ha llegado a uno de los gigantes de la zona euro. Todos sus miembros, pero especialmente en Alemania, se enfrentan a una dura elección. Tengan en cuenta lo que está en juego. Italia tiene el mayor mercado de deuda soberana de Europa y el tercero más grande del mundo. Tiene 1,9 billones de euros de deuda soberana, el 120% de su PIB, tres veces más que Grecia, Irlanda y Portugal juntos – y mucho más de los 250 mil millones de euros de los que más o menos dispone el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera ( EFSF), para rescatar a los miembros del club de la moneda única. Un impago tendría consecuencias calamitosas para el euro y la economía mundial. Incluso aunque la perspectiva inmediata más probable es que sólo se mantenga la tensión en el mercado de bonos italianos, esto seguramente llevará a los inversores a huir de los activos europeos, por lo que la recuperación del continente será cada vez más difícil. Mientras tanto, como telón de fondo una pantomima absurda de Barack Obama y los republicanos del Congreso enfrentados sobre cómo aumentar el techo de la deuda del gobierno federal para evitar un "default" estadounidense. Algo que puede haber distraído a los inversionistas estadounidenses brevemente, pero que una vez se den cuenta de lo mucho que está en juego en Italia, no les va a ayudar. De Roma a Bruselas, Frankfurt y Berlín La causa inmediata de alarma de esta semana se encuentra en la política italiana, y en una disputa en la que Silvio Berlusconi, el primer ministro, insultó públicamente al ministro de Finanzas, Giulio Tremonti, sobre el presupuesto de austeridad. Agregar las preocupaciones subyacentes sobre la débil tasa de crecimiento de la economía italiana, y los inversores están comprensiblemente preocupados por la capacidad del gobierno italiano para asumir su enorme deuda. En teoría, esa preocupación deberí ser fácil para un gobierno con una dirección adulta. Después de todo, Italia, con todos sus defectos, no es un gran Grecia. Su carga de la deuda es alta, pero ha sido estable desde hace años. Su presupuesto primario (es decir, antes de pagar los intereses) es de superávit. Tiene experiencia de reducir el gasto y aumentar los impuestos si es necesario hacerlo: en 1997, cuando estaba tratando de entrar en el euro, el superávit primario fue del 6% del PIB. Tiene estándares europeos, sus bancos están capitalizados decentemente. El alto ahorro privado significa que los préstamos soberanos se financian sobre todo internamente. En la práctica, sin embargo, rara vez hay una línea clara entre iliquidez e insolvencia: si el precio que Italia tiene que pagar por pedir prestado sube lo suficiente durante el tiempo suficiente, su deuda, con el tiempo, caerá en una espiral fuera de control. Y las perspectivas de Italia están siendo desbordadas por las contradicciones e incertidumbres en Bruselas, Frankfurt y Berlín, donde, respectivamente, los eurócratas, el Banco Central Europeo (BCE) y la canciller alemana, Angela Merkel, han tratado en vano de seguir dos objetivos contradictorios, evitando cualquier quiebra formal de la deuda griega, pero impidiendo al mismo tiempo una transferencia abierta de los países europeos más ricos a la periferia insolventes. Para ser justos con la señora Merkel y otros líderes de Europa, no han optado por salir del paso simplemente por cobardía, aunque ha habido mucho de eso, sino porque los países de la zona euro están profundamente divididos. Son incapaces de ponerse de acuerdo sobre quién debe asumir el costo de la crisis actual: ¿debe ser los acreedores (a través de una rebaja), los deudores (a través de la austeridad) o los alemanes (a través de transferencias hacia el sur)? Y no han decidido si la respuesta a largo plazo es una unión fiscal, o no. Los inversores no tienen claro que es o peor que puede pasar. Con los europeos confundidos sobre la pequeña Grecia, cómo no van a estar los inversores aterrorizados por la gran Italia. LLega la hora, vienen los eurobonos ¿Qué se debe hacer? Este periódico ha sostenido durante mucho tiempo que la táctica de salir del paso debe ser sustituida por una estrategia global basada en tres componentes: la reducción de la deuda de los países claramente insolventes, una recapitalización de los bancos europeos que sufran por esta reestructuración, y la construcción de un cortafuegos entre los insolventes y el resto. La reducción de la deuda debe comenzar con Grecia, el país que está obviamente más degradado. Sin embargo, una ves se lance la reestructuración, Grecia incurrirá en mora, por lo que un plan para recapitalizar a los bancos afectados gravemente por esta situación, comenzando con los de la propia Grecia, será necesario también. Los resultados de las pruebas de estrés, del 15 de julio, muestra cuántos más necesitan ayuda. Es posible que se tenga que hacer una reestructuración similar de Portugal e Irlanda. La tarea de construir un cortafuegos alrededor de un corazón solvente, entre ellos España e Italia, tiene que ser compartida entre los países en situación de riesgo y los de la zona euro en su conjunto. Italia tiene que aprobar su presupuesto con rapidez, y también impulsar las reformas estructurales a largo plazo. Sus desafíos no son sólo, ni principalmente, los de la austeridad fiscal, sino los de hacer crecer la economía. En cuanto a la zona euro, la ayuda a corto plazo puede tener que venir por parte del BCE, comprando bonos italianos (políticamente difícil debido a que el próximo jefe del BCE será Mario Draghi, el jefe del banco central de Italia). Pronto, sin embargo la zona euro podría tener que ampliar el EFSF y permitir que se emita en forma conjunta "eurobonos" garantizados. Lo que es un enorme salto político, sobre todo de la señora Merkel. Alemania se opone firmemente a cualquier solución que pudiera implicar abiertamente transferencias a los irresponsables sureños, al igual que varios otros países del norte de Europa, sobre todo porque garantizar a otros pueden elevar sus propios costos de endeudamiento. No es una opción agradable. Pero la alternativa podría ser el fin del euro. Esa es la lección terrible de esta semana. THE ECONOMIST. 14-7-2011 EEUU. The Wall Street Journal Goldman Sachs ve una ‘clara posibilidad’ de una recesión de doble caída en EE.UU. Steven Russolillo Goldman Sachs Group emitió la tarde del viernes un panorama económico pesimista para Estados Unidos y redujo sus proyecciones de crecimiento a la vez que destacó que una recesión de doble caída es una "clara posibilidad". La firma redujo su estimación para el crecimiento del producto interno bruto en el segundo trimestre del 2,5% al 1,5%. La nueva estimación es menor al decepcionante crecimiento del 1,9% del PIB del primer trimestre. Para el actual trimestre, Goldman espera un crecimiento del 2%, por debajo de su estimación previa del 3,25%. "Si la economía vuelve a caer en recesión -algo que no está en nuestra proyección, pero que ciertamente es una posibilidad dadas las cifras recientes- las autoridades de la Fed indudablemente volverán a adoptar una política relajada aún si la inflación está cerca de su meta", indicó el economista jefe de Goldman Sachs, Jan Hatzius, en un informe a sus clientes. Goldman señaló que sus proyecciones para el cuarto trimestre y el 2012 siguen bajo evaluación, pero que espera que la tasa de desempleo caiga levemente al 8,75% para el final del 2012. El desempleo se elevó al 9,2% en el último informe de nóminas de empleos no agrícolas. "Lo preocupante es que aún no estamos seguros de las razones precisas para la desaceleración en lo que va de 2011, que está claramente en desacuerdo con nuestras expectativas del final del año pasado respecto a que el crecimiento se aceleraría en 2011", según Hatzius. La firma destacó que una serie de factores temporales está contribuyendo al débil crecimiento, que incluyen interrupciones en la cadena de suministro asociadas al terremoto de Japón y los altos precios del petróleo. El debilitamiento de los mercados de la vivienda y crédito también ha ejercido presión sobre las hojas de balances del sector privado "por aún más tiempo de lo que creíamos", indicó Goldman. Más aún, el índice preliminar de la percepción del consumidor para julio, publicado el viernes, cayó a su menor nivel desde marzo de 2009. El sondeo Empire State del Banco de la Reserva Federal de Nueva York se contrajo por segundo mes consecutivo. Goldman señaló que hay elementos en ambos informes que han vuelto a niveles que se ven típicamente durante una recesión. "La actividad económica general continúa ubicándose sustancialmente por debajo de nuestras expectativas", según Hatzius. THE WALL STREET JOURNAL. 18-7-2011

Deja una respuesta