Revueltas raciales en Baltimore (EEUU)

La cara más oscura del American Way of Life

Los disturbios de Baltimore y de Ferguson han vuelto a poner encima de la mesa uno de los grandes problemas internos de EEUU: la opresión racial. Tras más de 50 años de lucha por los derechos civiles, y a pesar de que un afroamericano ocupa el despacho oval, la marginación, la violencia policial y la superexplotación laboral de las minorí­as raciales constituyen una auténtica bomba de relojerí­a social que estalla periódica y virulentamente.

La decisión de la fiscalía de Baltimore de imputar finalmente por homicidio y detención ilegal a los 6 policías implicados en la muerte de Freddie Gray, apenas ha conseguido apagar el incendio callejero que lleva consumiendo durante semanas las calles de Baltimore y el resto del país. Gray, capturado simplemente por huir de los agentes, fue sometido a una práctica conocida como el “paseo del cowboy”, en la que los detenidos son trasladados en la celda metálica del vehículo, sin cinturón, entre frenazos y giros bruscos para que resulten golpeados. El joven negro sufrió una lesión de columna grave y llegó a comisaría en parada cardiorrespiratoria, muriendo una semana después.

Los abusos, las palizas y las torturas policiales son una práctica habitual en EEUU hacia negros, hispanos y homeless, en un clima de impunidad por parte de las autoridades. En marzo, un grupo de policías de Los Angeles mató de cinco disparos a un indigente desarmado. Y todavía está caliente el cadáver de Michael Brown, un joven negro, desarmado y sin antecedentes, abatido por un agente el pasado agosto en Ferguson. “EEUU, una superpotencia de cara al exterior, es también un infierno de opresión para gran parte de su población, marcada a menudo por su color de piel”

Son gotas de sangre de un vaso que rebosa. EEUU, una superpotencia de cara al exterior, es también un infierno de opresión para gran parte de su población, en especial para sus sectores sociales más empobrecidos, marginados y explotados, marcados a menudo por su color de piel.

Según el propio FBI, las detenciones de negros suponen un 28%, más del doble de su proporción demográfica (13%). Un 3% de los afroamericanos está en prisión, 6 veces más que los ciudadanos blancos. Y la desigualdad recorre todos los campos: la tasa de fracaso escolar de los niños negros e hispanos duplica la de los blancos.

Esta brutal opresión de color sostiene y reproduce un sangrante nivel de superexplotación. Durante 40 años, el Estado norteamericano ha incrementado la disparidad racial en pobreza y desempleo. Por cada dólar de riqueza de una familia blanca, una negra tiene cinco céntimos. En 1970 la tasa de pobreza entre los ciudadanos negros era del 33%. Hoy, con un negro en la Casa Blanca, es del 35%. Los latinos han empeorado aún más, del 24% al 33%. La crisis económica, también en EEUU, ha agrandado el monstruoso abismo social, golpeando sin piedad a las minorías raciales, creando un campo abonado de dinamita que sólo aguarda una mecha de violencia policial que la encienda.

Cronología de los disturbios raciales en EEUU

– Agosto 1965: Los Ángeles: La detención de un joven negro desencadena durante una semana violentos disturbios en el gueto de Watts, con la intervención de la Guardia Nacional. 34 muertos, 4.000 detenidos.

– Julio 1967: El enfrentamiento entre dos policías blancos y un taxista negro desata 5 días de batalla campal en un gueto de New Jersey. La violencia racial se propaga pocos días después a otros 5 estados. En 1967 mueren 83 personas en 128 ciudades.

– Abril 1968: Tras el asesinato de Martin Luther King en Memphis, se desatan disturbios en 125 ciudades de EEUU. En Washington -con dos tercios de la población negra- los enfrentamientos llegan a 500 metros de la Casa Blanca. El presidente Johnson recurre al Ejército para controlar la situación. 46 muertos y unos 2.600 heridos.

– Mayo 1980: Miami. La absolución de cuatro policías blancos acusados de golpear hasta la muerte a un motorista negro desata tres días de levantamientos, que dejan 18 muertos y más de 400 heridos en el barrio negro de Liberty City.

– Mayo 1992: Los Ángeles. La absolución de cuatro policías blancos que el 3 de marzo de 1991 habían abatido a un conductor negro, Rodney King, incendia la ciudad de Los Angeles. La violencia se propaga a San Francisco, Las Vegas, Atlanta y Nueva York. 59 muertos, 2.328 heridos.

– Abril 2001: Cincinatti. Tras el abatimiento policial de un joven negro de 19 años desarmado, se desencadenan 4 días de enfrentamientos con 70 heridos.

– Agosto 2014: Ferguson. La muerte de un joven negro de 18 años y desarmado por disparos de un policía, desata diez días de violencia entre la población negra y los aparatos represivos, que utilizan fusiles de asalto y vehículos blindados. El 24 de noviembre se producen nuevos disturbios en Ferguson tras el anuncio del abandono de los cargos contra el policía.

– Abril 2015: Baltimore.

Deja una respuesta