Cornudos y deshauciados

La banca te exprime, y luego te desahucia

España tiene el mayor nivel de bancarización de Europa y se hace sentir en la gestión de la burbuja inmobiliaria. Te saquean con los intereses, te quitan el piso, y luego todaví­a les debes. Y para que eso no cambie, llegó el Santander “facilitando el pago de las hipotecas” a los parados.

Alivio cara la galería De reente Rubalcaba promete que pedirá a la banca que arrime el hombro para invertir en empleo juvenil sin explicar por qué no lo hizo en toda su dilatada carrera. El Vicepresidente del Banco Santander Alfredo Sáenz anunciaba que sus clientes en el paro o que hayan sufrido una disminución del 25% de sus ingresos pagan sólo los intereses durante tres años. Genial. El motivo, según sus palabras, es demostrar la sensibilidad ante la situación, sobre todo por la imagen negativa que se forma la gente de los bancos. La asociación de consumidores Adicae, que propone una moratoria de tres años a todos los embargos de vivienda habitual, desenmascaró el engaño. Se llama anatocismo. Consiste en que el capital cuyo pago se postpone se suma al capital restante para recalcular los intereses. El hipotecado paga dos veces. De dación en pago: ¡ni hablar! En consonancia con esta posición, los partidos mayoritarios afirman que es preciso aligerarlos intereses y las cargas de los hipotecados pero se muestran reacios a aprobar la dación en pago (propuesta del 15-M). La entrega de la vivienda hipotecada no salda la deuda con el banco, ni lo hará mientras continúe el estado actual de cosas. La subcomisión parlamentaria se creó hace tres meses para analizar las deficiencias del sistema hipotecario español. Resultados, cero. Perspectivas: vienen elecciones, a ver qué propone el nuevo gobierno. A grandes males, grandes remedios El catedrático Gonzalo Bernardos, profesor convocado por la Subcomisión parlamentaria que estudia la reforma de la Ley Hipotecaria, ha sido el único convocado en calidad de experto que defendió la dación en pago. Propone una inyección del FROB -el fondo de ayudas a la banca- para saldar la deuda de las ejecuciones p e ndientes. Exagerando, esta medida costaría 20.000 millones de euros, una pequeña parte de lo puesto al servicio del capital financiero español. No sólo eso, hay que pasar a exigir que los bancos y cajas devuelvan el dinero prestado por la FROB, para garantizar el acceso a una vivienda digna. Las que quiebren, que se nacionalicen y se conviertan en un instrumento de financiación democrática de la pequeña y mediana empresa.

Deja una respuesta