La austeridad griega serí­a un infierno para los alemanes

“Los alemanes van siempre muy por delante cuando se trata de medidas de austeridad – al menos cuando se trata de tener una opinión sobre los recortes que otros paí­ses deben hacer. Los miles de millones de euros del paquete de austeridad aprobado por el Parlamento griego el miércoles se produjo en gran parte debido a la presión de Berlí­n”

Los alemanes ven la necesidad de recortes ara los griegos como algo evidente. ¿Pero podrían los alemanes hacer frente a tantas penurias? Dentro de sólo cinco años, los griegos quieren recortar el gasto en una cifra equivalente al 17% de su PIB total de 2010. Aplicando esto a Alemania equivaldría a una meta de ahorro de 425 mil millones de euros – una suma enorme que significaría el colapso total de la economía alemana. "La extracción de esa cantidad de dinero de la economía en un período tan corto de tiempo mata a todo lo que se ponga por delante", dice Gustav Horn, director del Instituto de Política Macroeconómica (DER SPIEGEL) THE WASHINGTON POST.- Pero las consecuencias negativas del QE2 –todas ellas también previsibles– han eliminado algunos de sus aspectos positivos. Tal vez la más importante de ellas fue el auge de los precios, causada por el hecho de que muchos inversores utilizan el dinero recién impreso de la Fed para especular con los granos o el petróleo. Acumulando ganancias para unos cuantos ricos, mientras que la clase media de EEUU ha debido hacer frente a mayores precios de alimentos y gasolina. Y para todo eso, ni siquiera está claro que la Reserva Federal haya logrado su objetivo principal de disminuir la tasa de interés de la deuda a largo plazo de EEUU. Alemania. Der Spiegel La austeridad griega sería un infierno para los alemanes Yasmin El-Sharif y Stefan Kaiser Tiempos difíciles esperan por delante a los griegos, con el gobierno aumentando los impuestos, recortando las prestaciones sociales y vendiendo empresas estatales. Berlín ha encabezado el paquete europeo demandando estas medidas a Atenas. Pero los economistas dicen que los alemanes se verían abrumados si se vieran obligados a poner en práctica medidas similares. Los alemanes van siempre muy por delante cuando se trata de medidas de austeridad – al menos cuando se trata de tener una opinión sobre los recortes que otros países deben hacer. Los miles de millones de euros del paquete de austeridad aprobado por el Parlamento griego el miércoles se produjo en gran parte debido a la presión de Berlín. En las últimas semanas, la canciller Angela Merkel y otros líderes de la Unión Europea había dicho en repetidas ocasiones que la ayuda adicional para Atenas dependería de apretarse más el cinturón. El resultado es un paquete de austeridad radical que supondrá unos 78 mil millones de euros en ahorros e ingresos adicionales para el año 2015. Unos 50 mil millones provienen de las privatizaciones y otros 28 mil millones a través de aumentos de impuestos y recortes en los beneficios sociales. Esto se suma a los ahorros de casi 12 mil millones el año pasado, cuando más de 80.000 empleados públicos fueron despedidos y los que se quedaron vieron reducidos sus salarios en un 15 por ciento. Las pensiones también observaron una reducción del 10 por ciento. Los alemanes ven la necesidad de recortes para los griegos como algo evidente. ¿Pero podrían los alemanes hacer frente a tantas penurias? Los expertos se muestran escépticos. "Cuando se tiene en cuenta lo mucho que los alemanes discutieron acerca de los 5 euros de más o de menos del plan Hartz IV (prestaciones sociales), es más fácil entender lo que estamos exigiendo de los griegos", dice Ulrich Blum, presidente del Instituto de Investigación Económica de Halle ( IWH). "Estos recortes también podría causar problemas para el gobierno alemán en cuanto a su capacidad para gobernar el país". Imaginar cómo el programa será una carga para el país, exige hacer un poco de matemáticas. Junto con las medidas de austeridad del año pasado, los griegos esperan ahorrar 40 mil millones de euros hasta el año 2015 sólo con subidas de impuestos y recortes de gastos. Eso no suena muy dramático, pero la cifra por sí sola revela muy poco. Para tener una idea real de los esfuerzos de ahorro de los griegos, hay que mirarlo en relación con el Producto Interior Bruto – la producción económica total del país. Entonces queda claro que dentro de sólo cinco años, los griegos quieren recortar el gasto en una cifra equivalente al 17% de su PIB total de 2010. Medidas similares aplastarían la economía alemana Aplicando esto a Alemania equivaldría a una meta de ahorro de 425 mil millones de euros – una suma enorme que significaría el colapso total de la economía alemana. "La extracción de esa cantidad de dinero de la economía en un período tan corto de tiempo mata a todo lo que se ponga por delante", dice Gustav Horn, director del Instituto de Política Macroeconómica (IMK). Con el fin de lograr un ahorro de más de 400 mil millones, Alemania tendría que reducir el gasto en las áreas donde se tiene el mayor gasto – muchas de las cuales son esenciales para el tejido de la sociedad alemana y su modelo de bienestar social. El país tendría que recortar unos 71 mil millones de euros cada año en el período hasta 2015. Sólo para darle una idea de lo que estaría involucrado con el fin de lograr ahorros de esa magnitud, si el gobierno alemán recortara los subsidios estatales para las pensiones, por ejemplo, se podría ahorrar alrededor de 80 mil millones de euros al año. Reduciendo además las prestaciones por desempleo, d esto traería el ahorro total de 120 mil millones. Otra manera fácil de ahorrar dinero sería simplemente cerrar todas las guarderías del país, escuelas, universidades y otros centros educativos. Después de todo, lo que le cuesta a los gobiernos federal, estatales y locales es más de 100 mil millones cada año. El precio político y social de tales reformas radicales sería enorme. Las pensiones y los salarios de los funcionarios son vacas sagradas que ni los gobiernos a nivel estatal ni el gobierno federal pueden masacrar. Y los empleados públicos ya paralizaron las universidades, hospitales y oficinas administrativas del país a principios de este año, cuando se declararon en huelga para exigir mejores salarios. El tipo de caos que causarían si sus salarios fueran recortados es inimaginable. Si el gobierno optara por no hacer los recortes, la única opción posible sería aumentar los impuestos. Sin embargo, tal medida sólo reuniría una suma relativamente pequeña. Si el llamado "suplemento de solidaridad", recaudado para pagar los costos de la reunificación alemana, fueran duplicados, pasando del 5,5% del impuesto sobre la renta de un individuo al 11%, sólo aumentarían unos míseros 13 mil millones de euros. La carga total de la tasa del 19 por ciento del impuesto al valor añadido (similar al impuesto sobre las ventas) de productos tales como libros y alimentos, que actualmente están gravados con un tipo reducido del 7 por ciento, podría llevar a un máximo de 25 mil millones. Sin embargo, el aumento de la tasa del IVA al 25 por ciento, como se ha sugerido, sumaría unos 70 mil millones – suponiendo que la gente consumiera tanto como lo hace hoy en día a pesar de unos precios más altos. Malestar social inevitable Los alemanes también tendrían que hacer un enorme esfuerzo para lograr el equivalente de los 50 mil millones en ingresos que es el objetivo que Grecia espera obtener privatizando los bienes del Estado – a pesar de tener una población siete veces mayor, y en consecuencia también grandes empresas estatales. Para comparar, la participación del 32% que el Estado alemán posee en Deutsche Telekom tiene un valor de 14 mil millones de euros en bolsa, pero recaudaría mucho menos si se vende bajo presión. La privatización parcial, una vez planificada del proveedor nacional de ferrocarriles Deutsche Bahn ha producido ingresos de entre 5 y 8 mil millones. Pero Alemania ya privatizó gran parte de sus antiguas empresas estatales en el pasado, por lo que ha hecho el trabajo doloroso que Grecia ahora tiene que sacar adelante en un tiempo récord. Las reformas de Atenas están condenadas a causar agitación social, temen los expertos. "Imagínese si Alemania no hubiera privatizado sus empresas estatales, como Volkswagen, Lufthansa, Deutsche Telekom y Deutsche Post poco a poco en los últimos años, sino que tuviera que hacerlo todo dentro de dos años", dice el investigador económico Ulrich Blum. "Sería una presión enorme sobre la economía". La situación de Grecia es similar a la de Alemania del Este en el momento de la reunificación, siente Blum. "Al igual que la Alemania del Este en ese entonces, Grecia hoy en día puede esperar que la transformación desencadene un shock", dice. "Cuando un enorme sector público se recorta a un nivel que sea eficiente, el subempleo que se produce es también enorme. La tasa de desempleo podría duplicarse en un corto período de tiempo." Las perspectivas para Grecia está lejos de ser color de rosa. Si el gobierno realmente pone en práctica todas las medidas de austeridad recientemente ratificadas, el país seguirá en recesión durante un largo tiempo – y el malestar social seguirá. Economizar, al parecer, no es tan simple como muchos alemanes asumen. DER SPIEGEL. 1-7-2011 EEUU The Washington Post ¿Funcionó la QE2 de la Reserva Federal? Con unos pocos últimos clics de ratón de miles de millones de dólares, la Reserva Federal ha completado el programa de compra de 600 mil millones de dólares de bonos del Tesoro conocido como “QE2” Esta segunda ronda de "flexibilización cuantitativa" –término de los economistas para la creación de dinero mediante la expansión del balance del banco central– comenzó el otoño pasado y siguió a una anterior ronda de 1 billón de dólares a la altura de la Gran Recesión de 2009. El presidente de la Reserva Federal, Ben S. Bernanke anunció la QE2 a finales de agosto de 2010 para evitar una ola de debilidad económica inesperada, una recaída en espiral en la recesión o en la deflación por completo. La QE2 ha sido polémica desde el momento en que Bernanke la anunció. ¿Pero ha sido un éxito? Vamos a empezar con el lado positivo de la balanza. Hace un año, la inflación se estaba comportando por debajo del objetivo en bruto de la Reserva Federal del 2% al año, una señal, según el Sr. Bernanke, del riesgo de deflación. Eso ha dejado de ser un problema. Deutsche Bank, por citar un pronóstico típico de primer orden del sector privado, ve en 2011 una inflación del 2,1%. La QE2 también apuntaló la economía haciendo una oferta por encima del precio de licitación, y por lo tanto reduciendo su emisión, de los bonos del Tesoro y otros instrumentos de deuda segura. Esto animó a los inversionistas a poner su dinero en inversiones de mayores rendimientos tales como las acciones, lo que redujo el costo del capital para las empresas. Y el índice de acciones Standard & Poor 500 es de hecho un 25% superior al del pasado mes de agosto. Un dólar más barato fue una consecuencia tácita, sino buscada, del QE2, y que también ha permitido, sin duda, impulsar las exportaciones de EEUU. Pero las consecuencias negativas del QE2 –todas ellas también previsibles– han eliminado algunos de sus aspectos positivos. Tal vez la más importante de ellas fue el auge de los precios, causada por el hecho de que muchos inversores utilizan el dinero recién impreso de la Fed para especular con los granos o el petróleo. Acumulando ganancias para unos cuantos ricos, mientras que la clase media de EEUU ha debido hacer frente a mayores precios de alimentos y gasolina. Y para todo eso, ni siquiera está claro que la Reserva Federal haya logrado su objetivo principal de disminuir la tasa de interés de la deuda a largo plazo de EEUU. El crecimiento económico apenas ha despegado con la QE2. El desempleo aún permanece por encima del 9 por ciento, y la Reserva Federal ha rebajado sus previsiones de crecimiento del 2011 de poco más del 3 por ciento a un poco menos del 3 por ciento. Sí, el lobo de deflación ha sido echado por la puerta – pero evitar la inflación futura será más difícil ahora que la Fed tiene un balance de 2,7 billones de dólares de que deshacerse. Sin duda, la imagen podría ser muy diferente si no fuera por las alteraciones hecha en los EEUU y en la economía global por el tsunami en Japón. Y, como todos los otros juicios sobre la política económica, cualquier evaluación de la QE2 ha de tener en cuenta que las cosas podrían haber sido mucho peor sin ella. El crecimiento podría haber ido aún más bajo y las tasas de los bonos aún mayores si la Fed no hubiera comprado la deuda del gobierno de EEUU en rápido crecimiento. Sin embargo, es difícil evitar la conclusión de que esto era, al final, una acción de contención. La QE2 no ha sido tanto un programa de compras de activos como un programa de compra de tiempo – tiempo para los hogares, las empresas y los gobiernos de Estados Unidos para reducir el apalancamiento y sanearse lo mejor que pudieran. La QE2 no es más y es poco probable que se repita, el Sr. Bernanke no estaba bromeando en agosto pasado, cuando dijo: "los bancos centrales por sí solos no pueden resolver los problemas del mundo". Mientras tanto, las perspectivas de un estímulo fiscal son mucho más dudosos. Para bien o para mal, la economía de EEUU tiene que valerse por sí misma. THE WASHINGTON POST. 1-7-2011

Deja una respuesta