La austeridad es una idea equivocada

“Sin embargo, incluso en estos momentos, los lí­deres de ambos lados del Atlántico parecen decididos encadenar la polí­tica fiscal -la principal herramienta que puede aumentar el empleo, la demanda de los consumidores y el crecimiento económico- a su incondicional devoción a una rí­gida austeridad.”

El endeudamiento excesivo es un roblema real, a largo plazo. Sin embargo, una amplia trayectoria decreciente de Europa sólo se puede girar si los gobiernos –tanto los de los países prestamistas como de los deudores– gastan más en el corto plazo para que la gente vuelva a trabajar y lograr que los consumidores vuelvan a gastar. En su lugar, entrando en pánico por la volatilidad del mercado, e instados por la canciller Merkel, los líderes europeos han creado una situación peor con la prescripción de austeridad en todas partes. Los resultados son dolorosamente claros. El crecimiento se ha detenido en seco en toda Europa. (THE NEW YORK TIMES) XINHUA.- Ahora la pregunta es: ¿La visita oficial de seis días de Biden a China se erigirá como un muro marino para los lazos bilaterales a fin de que no puedan ser impactados fuertemente por la inminente campaña electoral en Estados Unidos?". La historia muestra que los temas relacionados con China son blanco fácil de los políticos de ambos partidos políticos estadounidenses y que la relación bilateral tiende a ser víctima de sus difamaciones. El asunto de la venta de armas de Estados Unidos a Taiwan es un instrumento utilizado a menudo por algunos legisladores para hacer ruido y atraer la atención. Es muy probable que las elecciones generales de 2012 no sean la excepción. Algunos legisladores estadounidenses ya comenzaron a cabildear y presionar a la administración Obama para que venda aviones de combate F-16 a Taiwan. EEUU. The New York Times La austeridad es una idea equivocada Las acciones en Wall Street cayeron con fuerza el jueves, con los inversores asustados de nuevo por la crisis de la deuda de la zona euro y la pulverización de la economía de Estados Unidos. Sin embargo, incluso en estos momentos, los líderes de ambos lados del Atlántico parecen decididos encadenar la política fiscal –la principal herramienta que puede aumentar el empleo, la demanda de los consumidores y el crecimiento económico– a su incondicional devoción a una rígida austeridad. Tras el 2008, los problemas económicos en Europa han diferido de los de Estados Unidos en muchos aspectos importantes. Washington nunca ha tenido que lidiar inmisericordemente con el problema de un dólar destrozado por las políticas tributarias y de gasto por separado de 17 gobiernos soberanos. Pero a medida que la crisis avanza hacia su cuarto año, hay inquietantes puntos en común. Uno de ellos es el escalofriante fantasma de la suspensión de pagos, algo que nunca debió haber surgido en los Estados Unidos, pero que ha emergido fugazmente debido a la arriesgada e imprudente política de los republicanos en la Cámara. Una amenaza más real de quiebra persigue ahora a los mercados de bonos europeos, a medida que los crónicamente subfinanciados planes de rescate con condiciones punitivas han hecho imposible a los países deudores crecer lo suficientemente rápido como para pagar sus deudas. Otro paralelo triste es la negativa de los líderes a tomar una posición política difícil, pero necesaria económicamente. El martes, la canciller alemana Angela Merkel y el presidente Nicolas Sarkozy de Francia otra vez descartaron los dos pasos más necesarios para detener el pánico en los mercados financieros: la emisión de bonos europeos comunes y comprometer más dinero para el agotado fondo europeo de rescate. En su lugar, propusieron más reuniones y pidieron a todas las naciones europeas que consagren en sus constituciones una mala "regla de oro" para mantener los presupuestos equilibrados. Los mercados no se dejaron impresionar. El endeudamiento excesivo es un problema real, a largo plazo. Sin embargo, una amplia trayectoria decreciente de Europa sólo se puede girar si los gobiernos –tanto los de los países prestamistas como de los deudores– gastan más en el corto plazo para que la gente vuelva a trabajar y lograr que los consumidores vuelvan a gastar. En su lugar, entrando en pánico por la volatilidad del mercado, e instados por la canciller Merkel, los líderes europeos han creado una situación peor con la prescripción de austeridad en todas partes. Los resultados son dolorosamente claros. El crecimiento se ha detenido en seco en toda Europa. Esto es cierto incluso en Alemania, ya que si sus mercados de exportación fallan, la demanda interna no puede tomar el relevo. Ahora está creciendo a un anémico 0,1 por ciento y la zona euro al 0,2 por ciento. Mientras tanto, el pánico del mercado de deuda se ha propagado de las economías más pequeñas, como Grecia, Irlanda y Portugal a las economías más grandes de España, Italia e incluso Francia. Los préstamos de emergencia ejecutados sólo por el Banco Central Europeo renueva los temores de incumplimiento, y nadie sabe por cuánto tiempo el banco podrá continuar haciéndolo sin la ayuda de los eurobonos y un fondo de rescate mejor financiado. A medida que la crisis se acelera, las voces más progresistas luchan por ser escuchadas. Christine Lagarde, la nueva directora gerente del Fondo Monetario Internacional, ha hecho un llamamiento para un equilibrio a largo plazo en la reducción de la deuda con el "apoyo a corto plazo para el crecimiento y el empleo." El financiero George Soros esta semana renovó sus peticiones de más políticas favorables al crecimiento, al igual que Gordon Brown, el ex primer ministro británico. Se acercan las elecciones en España, Francia, Alemania y otros países europeos en los próximos meses. La campaña pronto empezará aquí. Los votantes de ambos lados del Atlántico necesitan exigir de sus líderes algo más que continuar con el piloto automático de la austeridad. THE NEW YORK TIMES. 18-8-2011 China. Agencia Xinhua ¿Visita de vicepresidente de EEUU ayudará a pasar a una nueva página en relaciones China-EEUU? Bajo la sombra de la deuda de Estados Unidos y de los ruidos por las ventas de armas a Taiwan, el vicepresidente estadounidense Joe Biden tiene planeado visitar China del 17 al 22 de agosto. Los analistas chinos esperan que la visita de Biden a China se sume al impulso iniciado por la visita de Estado del presidente chino Hu Jintao a Estados Unidos a principios de este año. Durante la visita de Hu al país norteamericano, ambas naciones se comprometieron a construir una asociación cooperativa basada en el respeto y beneficios mutuos para promover sus intereses comunes y para aprovechar las oportunidades y enfrentar los desafíos del Siglo XXI. La visita de Hu a Estados Unidos volvió a poner en marcha las relaciones bilaterales y generó un número de interacciones entre funcionarios de alto nivel de las dos economías más grandes del mundo. En abril, el consejero de Estado chino Liu Yandong visitó Estados Unidos y presidió, junto con la secretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton, la segunda Consulta China-Estados Unidos sobre Intercambio entre Pueblos, un encuentro anual de alto nivel. En mayo, se llevó a cabo la tercera ronda del Diálogo Estratégico y Económico China-Estados Unidos en Washington. A él asistieron el viceprimer ministro chino Wang Qishan, el consejero de Estado Dai Bingguo, Clinton y el secretario estadounidense del Tesoro Timothy Geithner, entre otros funcionarios gubernamentales de alto nivel de los dos países. Por su parte, el general Chen Bingde, jefe del Estado Mayor General del Ejército Popular de Liberación de China, y el almirante de la Armada estadounidense Mike Mullen, presidente del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, hicieron visitas recíprocas en mayo y julio. "Los líderes de las dos naciones han otorgado una mayor importancia y realizado más esfuerzos para manejar las relaciones bilaterales entre China y Estados Unidos", dijo Ni Feng, un experto de la Academia de Ciencias Sociales de China, quien agregó que las interacciones frecuentes ayudaron a prevenir que escalaran las disputas entre los dos países y la destrucción de las relaciones bilaterales. Deuda de EEUU y venta de armas podrian estar en agenda Ahora la pregunta es: ¿La visita oficial de seis días de Biden a China se erigirá como un muro marino para los lazos bilaterales a fin de que no puedan ser impactados fuertemente por la inminente campaña electoral en Estados Unidos?". La historia muestra que los temas relacionados con China son blanco fácil de los políticos de ambos partidos políticos estadounidenses y que la relación bilateral tiende a ser víctima de sus difamaciones. El asunto de la venta de armas de Estados Unidos a Taiwan es un instrumento utilizado a menudo por algunos legisladores para hacer ruido y atraer la atención. Es muy probable que las elecciones generales de 2012 no sean la excepción. Algunos legisladores estadounidenses ya comenzaron a cabildear y presionar a la administración Obama para que venda aviones de combate F-16 a Taiwan. De acuerdo con informaciones periodísticas, el gobierno estadounidense anunciará su decisión para el 1 de octubre. "Como un reconocido estadista de Estados Unidos, Biden es claro acerca del tema de Taiwan, así como sobre los lazos bilaterales entre China y Estados Unidos", dijo Yuan Peng, académico del Instituto de Relaciones Internacionales Contemporáneas de China. Biden fue elegido senador por primera vez en 1972 y ha visitado China en 1979 y en 2001. Biden llegará a Beijng el miércoles, coincidienco con el 29 aniversario de la firma del "Comunicado del 17 de Agosto". En el comunicado, firmado el 17 de agosto de 1982 entre China y Estados Unidos, la parte estadounidense afirma que "no busca llevar a cabo una polítca prolongada de venta de armas a Taiwan" y que "pretende reducir gradualmente sus ventas de armas a Taiwan, conduciendo a un periodo para una resolución final". Estados Unidos debe eliminar el asunto de la venta de armas a Taiwan que obstaculiza el desarrollo de las relaciones chino-estadounidenses, dijo Liu Qing, académico del Instituto de Estudios Internacionales de China. "La situación mundial y la relación entre la parte continental y Taiwan ha cambiado profundamente", comentó Liu. "Así que Estados Unidos necesita deshacerse de su mentalidad de guerra fría obsoleta y tomar en cuenta la situación general de los lazos bilaterales". Otro tema importante que se anticipa será abordado durante la visita de Biden a China es la seguridad de los activos de China en dólares USA. A principios de este mes, Standard & Poor retiró la calificación AAA de crédito soberano de largo plazo a Estados Unidos y la degradó a AA+. De los más de tres billones de dólares USA de las reservas de divisas de China en mayo, 1,16 billones de dólares eran bonos del Tesoro de Estados Unidos, de acuerdo con el Departamento del Tesoro estadounidense. "Si el billete verde se devalúa entre 10 y 20 por ciento, China sufrirá una pérdida de entre 200.000 y 300.000 millones de dólares en el futuro cercano", afirmó Chen Xiankui, profesor de la Universidad Renmin de China. Confianza mutua, indispensable para mejorar relaciones bilaterales Aparte de los dos temas candentes, las relaciones entre China y Estados Unidos han tenido muchos otros problemas en los años recientes. En opinión de Yuan, la razón fundamental de las ocasionales disputas entre los dos países es el hecho de que el gobierno de Estados Unidos no ha encontrado una forma de tratar el desarrollo de China de manera racional. "China y Estados Unidos están cruzando un río en el mismo bote", comentó Liu, citando una expresión de Hillary Clinton. "La mayor pregunta para las dos naciones actualmente es cómo impulsar la confianza estratégica mutua", expresó. Como China ha puesto en claro que no tiene intención de desafiar el estatus de Estados Unidos en el mundo, en correspondencia Washington también debe respetar los intereses fundamentales de Beijing, dijo Liu. Los expertos consideran que la visita de Biden representa una buena oportunidad porque el vicepresidente desempeñará un papel más importante en la formulación de la política exterior de Estados Unidos en los próximos años si Obama gana la elección general en 2012. El presidente Obama estará muy ocupado en los asuntos internos y Hillary Clinton ha comentado a la prensa que no buscaría otro período como la máxima diplomática de su país en caso de que Obama sea reelegido, precisó Yuan Peng. Biden tendrá más que decir en la toma de decisiones en Estados Unidos en lo que se refiere al manejo de asuntos relacionados con China, y su visita en esta ocasión es mucho más que una visita de cortesía, afirmó Yuan. "Su visita no solamente ayuda a consolidar los logros obtenidos en meses pasados en las relaciones bilaterales y a amortiguar el impacto de la elección general en Estados Unido, sino que también proporciona una nueva oportunidad para que los dos países estabilicen sus relaciones bilaterales a largo plazo", añadió. XINHUA. 17-8-2011

Deja una respuesta