Brasil y China, un acuerdo estratégico de profundo calado

La alianza de los emergentes

El Banco de China anunció hoy que está listo para abrir su primera sucursal en Brasil dentro de dos o tres meses, con vista al proyectado comercio bilateral en las monedas de ambos paí­ses. En respuesta a preguntas del periódico China Daily, la institución financiera, que es tercer banco del mundo en valor de mercado, dijo que una vez se acuerde este paso entre los bancos centrales, está dispuesta a comenzar esas operaciones.

El Banco de China mantiene una oficina de reresentación en Brasil desde fines de la década del 90 del siglo pasado, y presentó en 2007 una solicitud al banco central brasileño para la apertura de una sucursal. Los dos paí­ses están discutiendo la posibilidad de remplazar el dólar por el yuan y el real en sus transacciones comerciales, las cuales alcanzaron una cifra cercana a los 40 mil millones de dólares en 2008.EL uso de las respectivas monedas en las transacciones fue abordado por primera vez entre los presidentes Hu Jintao y Luiz Inacio Lula da Silva durante un encuentro en Londres con motivo de la cumbre del Grupo de los 20. Durante la visita que realizó esta semana a Beijing, Lula reiteró el interés mutuo por implantar este sistema, por lo que ambos seguirán sosteniendo consultas sobre el tema. El Banco de China dijo que su sucursal se dedicará a proporcionar todo tipo de servicios financieros a las compañí­as chinas en Brasil, así­ como a las firmas brasileñas que quieran hacer negocios en China.Apetito de combustible y mercado Si de algo está necesitada China es de combustible. Su consumo casi se duplicó en los últimos 10 años y actualmente requiere más de siete millones de barriles de petróleo diarios (bdp). Con las perspectivas de crecimiento en esa área que se vislumbran en Brasil, el periplo de Lula fue más que oportuno para sellar acuerdos en esa área estratégica. Petrobras firmó un crédito con el Banco de Desarrollo de China por el que recibirá $10.000 millones durante 10 años, lo que se convirtió en el mayor crédito recibido por Brasil de ChinaChina se convirtió a partir de abril en el principal socio comercial de Brasil, dejando en segundo lugar a Estados Unidos Según las cifras divulgadas en Brasilia, China es el principal destino de las exportaciones brasileñas, respondiendo en abril por 13 por ciento de las ventas del paí­s al exterior, frente a 11,3 por ciento de las ventas a EEUU. Entre enero y abril hubo un crecimiento de 65 por ciento en las ventas a China y una caí­da de 35 por ciento a los Estados Unidos.China parece dispuesta a aprovechar la circunstancia para asentar su peso relativo dentro de las relaciones económicas globales y fortalecer así­ su liderazgo geopolí­tico. China puede permitirse hoy la liberalidad de irrigar los canales sedientos de capital de muchos paí­ses. Ante las necesidades urgentes de una amplia financiación para desarrollar sus ambiciosos proyectos estratégicos, Petrobras recurre a China, dejando de lado los tradicionales mercados financieros norteamericanos y europeos.Es muy posible que en 2012 la inversión de China en el exterior supere a la que reciba. El factor principal que estimulará la salida china de capitales, será la continua búsqueda de tecnologí­a, materias primas y energí­a, una búsqueda liderada por empresas estatales. Nunca la economí­a mundial habí­a dependido de economí­as en desarrollo. El modelo consistí­a en que los paí­ses ricos eran siempre las locomotoras económicas globales. Es sintomático no sólo porque expresa la realidad actual de que únicamente en el paí­s asiático se encuentran hoy en dí­a los recursos de capital y financiación necesarios para acometer grandes proyectos, sino sobre todo porque revela, en medio de la crisis económica mundial, quién está tomando ventaja para adquirir la delantera en distintos terrenos y, por tanto, las sustanciales variaciones de las lí­neas maestras del nuevo tablero geopolí­tico que empieza a dibujarse para el futuro inmediato. Estamos asistiendo, con la irrupción de China y las naciones emergentes en ese mercado una “nueva geopolí­tica del petróleo, donde los acuerdos se generan a partir de un entendimiento polí­tico y dejan a un lado a las petroleras internacionales”. El crédito de China a Petrobras -que no incluye sólo la financiación, sino también el intercambio de maquinaria y servicios por suministro asegurado de petróleo brasileño- se suma a acuerdos de similares caracterí­sticas realizados recientemente también por Pekí­n con gigantes energéticos como Rusia, Irán o Kazajistán. China ha encontrado en Brasil un sólido aliado, no sólo en el ámbito comercial sino también en los foros multilaterales, en los que últimamente ambos paí­ses han hecho frente común. Ocurrió en la última reunión del G-20 en Londres, donde Lula y Hu Jintao insistieron en la necesidad de reformar las instituciones financieras mundiales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, que ambos consideran obsoletas y poco representativas del nuevo orden económico planetario.

Deja una respuesta