Entrevista

Juan Álvarez (dibujante de Los Mendrugos en El Jueves)

DVd: Muchos comiqueros esañoles piensan que el cómic se ha vuelto de élite. Que mientras en los ochenta habí­a quizás veinte o treinta publicaciones de calidad (Cimoc, 1984, El Ví­bora, El Jueves…) ahora, queda poco. ¿A qué crees que se debe?JÁ: Yo creo que ese boom fue un poco ficticio; en realidad lo que sucedió fue que habí­a ansiedad por conocer cosas nuevas. España vení­a de una dictadura donde apenas si se conocí­a nada y entonces apareció TOTEM, Blue Jeans, Bumerang, 1984… y quizás fue por esas ganas que tení­amos todos de conocer y saber que se mantuvieron durante un tiempo. Pero yo no creo que desaparecieran por la competencia de videojuegos, Internet o televisión, sino por un poco de aburrimiento. Creo que muchas historietas carecí­an de interés y al final no llegaron a conectar con la gente. Creo que por esto fueron muriendo.Yo no pienso que el cómic se haya transformado en elitista, simplemente que se ha hecho mayor y por tanto se hace una historieta para adultos, pero también se hace manga, consumido por muchos adolescentes; también está el manga de adultos, están los superhéroes, el tebeo europeo, para gente joven y adulta. Y además las novelas graficas. En definitiva, que hay para todos los gustos. Para concluir te diré, que por desgracia, se sigue perpetuando la idea de que la historieta es un medio que por tener dibujos parece que sea exclusivo de los niños. A ver si la sociedad se entera de una vez. DVd: Para ti ¿cuales serí­an las claves para potenciar el cómic, tanto en su aspecto de culturizador social como en la ampliación de cantera de calidad y lectores?JÁ: Podrí­a partir desde las propias instituciones, mimarlo un poco, como un medio de expresión importante y positivo. Por otro lado que los padres apoyen a sus hijos cuando lean tebeos y no como algo raro. Por que todaví­a hay algunas mentalidades tremendas; incluso desde las instituciones educativas (colegios e institutos); no llegan a ver el cómic como algo importante para poder comunicar, trasmitir sensaciones y expresarte. Desde los gobiernos centrales y autonómicos, las instancias educativas y desde la propia familia, la historieta debe ser un elemento cultural más.Es muy importante crear un hábito para la lectura de la historieta igual que puede potenciarse el hábito de lectura de libros, de ver el cine o de asistir el teatro.DVd: ¿Cómo ves el panorama iberoamericano?JA: Desconozco un poco qué publicaciones hay. Lo que sí­ conozco son muchos autores hispanoamericanos, sobre todo argentinos. Porque Argentina tiene una tradición muy grande de la historieta. He leí­do la obra de Juan Giménez, Horacio Altuna, Carlos trillo, Alberto Breccia, Fontanarrosa, Mandrafina, Solano López, Quino, Sejo, Mordillo, Risso… hay cantidad de gente buení­sima.Sé que, en general, no hay muchas publicaciones, peropor fortuna, como los españoles, pueden ir a otros paí­ses para publicar. Hay muchos dibujantes de alta calidad dibujando, no sólo en España, sino para EEUU. En Italia también es frecuente encontrar autores sudamericanos.DVd: ¿Crees que se deben potenciar foros de creadores iberoamericanos para enriquecernos mutuamente partiendo de lo que nos une?JA: Por supuesto que sí­, lo que nos une es el idioma, sobre todo, y gran parte de la cultura común. No solo deberí­a potenciarse en este campo sino en otros. A veces parece que estamos tan lejos, que yo no lo llego a entender tampoco. La universidad de Alcalá de Henares concede el premio anual Quevedos al mejor humorista grafico iberoamericano y desde aquí­ están potenciando mucho el acercamiento. Este es un punto que puede ser interesante como referencia para la historieta también. DVd: ¿Ves sano, con los tiempos que corren, que el arte vuelva a tomar partido, como decí­a Celaya, partido hasta mancharse?JA: Por supuesto, claro, serí­a algo vací­o, el arte siempre tiene que tener contenido. La historieta como modo de presión y que comunica por supuesto que toma partido muchí­simas veces. Tenemos cantidad de autores españoles comprometidos que han hecho cantidad de obras de compromiso social. Hay historietas que se publican con una emoción potente y con ganas de poner el dedo en el ojo. Yo creo que hay que estar ahí­ Más de 20 años de tebeo, has visto desde Martí­nez el Facha hasta Pedro Vera. Hace poco publicaste “Un poco de formalidad”, recogiendo algunos de tus mejores trabajos de los últimos años.DVd: Háblanos un poco de este proyecto, ¿Qué ha significado para ti esta recopilación?JA: Sobre todo que no se perdiera todo ese material. Todas estas tiras se publicaron en medios de prensa, que por su propia naturaleza ya sabes que suelen ser efí­meros. Estos trabajos rara vez se pueden recopilar a no ser que exista un libro que los recoja.Por otra parte hacer renacer a estos personajes ha sido muy emocionante, es como el padre que vuelve a reencontrarse con sus hijos después de mucho tiempo sin verse. También para algunos lectores mí­os de otras cosas más conocidas supongo que habrá sido un descubrimiento. Muchos de estos personajes, aunque ya hace años que no existen, siguen teniendo plena vigencia, de hecho, echándoles un vistazo parece como si no hubiera pasado el tiempo: siguen los problemas sobre la inmigración, sobre la cultura, la corrupción… DVd: ¿Andas en algún proyecto creativo nuevo?JA: Estoy intentando mantener lo que hago tanto con Jorge como sin él. Trabajo en el Jueves, Play Boy en EEUU, o en la revista Blue de Italia.Además este año se presenta en cuanto coordinación y programación muy intenso con el ciclo “Hojeando cómics” de la Biblioteca Regional, “Comic Corner”,…Además de un evento muy importante para este otoño “el 1 Salón del Manga de Murcia”.Algo más… quizás me ponga manos a la obra en una pequeña autobiografí­a, una historia de ficción y realidad sobre mi niñez. DVd: En España hay decenas de miles de jóvenes que hacen buen cómic pero que no se atreven a pensar en ser profesionales por las dificultades que este oficio puede tener y sobre todo sus comienzos. ¿Qué les puedes decir? JA: Que sean valientes, que perseveren, que trabajen , lean y dibujen mucho, tanto literatura como historieta y cine y que no tengan miedo a nada. Cuando tengan un trabajo bueno, o aunque crean que no es bueno, que lo enví­en a cuanto mayor numero de editores mejor, tanto españoles, como franceses como americanos. Que no se corten, el “no” ya lo tienen, pero nunca se sabe, porque hay muchí­simos editores en el mundo, que se olviden del miedo DVd: ¿Quieres añadir algo más?JA: Esta iniciativa de vuestra revista digital espero que tenga mucho éxito y vuestros lectores que se acerquen al mundo de la historieta. .

Deja una respuesta