Japón y las bases americanas

“El acuerdo de 2006 fue diseñado para reducir las tensiones entre los habitantes de Okinawa y los más de 20.000 soldados estadounidenses que aloja. El acuerdo incluye el traslado de 2.000 marines de la base aérea de la marina de Estados Unidos desde Futenma a la menos poblada ciudad de Nago Ginowan en la costa norte de Okinawa, y la reubicación de otros 8.000 marines en Guam.”

La alianza es más imortante que el acuerdo sobre las bases. Pero cuanto más tiempo el acuerdo esté en el limbo, más preguntas despierta sobre el futuro de la alianza. Existen indicios preocupantes de que muchos de los nuevos líderes de Japón y su generación de posguerra no entienden en su totalidad el valor de la asociación de seguridad. (THE NEW YORK TIMES) YOMIURI SHIMBUN.- El entorno de seguridad en Europa mejoró notablemente tras el colapso de la antigua Unión Soviética en 1991 y el final de la Guerra Fría, pero diversos factores de inestabilidad siguen presentes en Asia oriental. Debemos ser conscientes que el entorno de Japón se ha vuelto mucho más difícil, como lo demuestra la declaración de Corea del Norte de que posee armas nucleares, el crecimiento militar de China y las amenazas que plantea el terrorismo internacional. THE WASHINGTON POST.- El Barack Obama, que subió al estrado ayer por la noche para su primer informe del estado de la Unión es el mismo hombre que ascendió a la presidencia hace un año: ecuánime, inteligente, carismático. Sin embargo, la desordenada política de sus primeros 12 meses de gobierno ha lanzado su iniciativa de reforma sanitaria al limbo y disminuido, al menos temporalmente, su estatura una vez prominente. Su desafío de anoche fue restablecer la confianza y reafirmar el liderazgo EEUU. The New York Times Japón y las bases americanas Les llevó una década a Estados Unidos y Japón negociar un acuerdo para reducir el número de tropas estadounidenses en Okinawa y la posición de los que quedan. El nuevo primer ministro japonés, Yukio Hatoyama, se niega, hasta ahora, a comprometerse con el acuerdo, y la administración Obama está perdiendo la paciencia. Antes de que se haga algún daño serio a esta importante alianza, ambos países deben trabajar más para encontrar un compromiso. El acuerdo de 2006 fue diseñado para reducir las tensiones entre los habitantes de Okinawa y los más de 20.000 soldados estadounidenses que aloja. El acuerdo incluye el traslado de 2.000 marines de la base aérea de la marina de Estados Unidos desde Futenma a la menos poblada ciudad de Nago Ginowan en la costa norte de Okinawa, y la reubicación de otros 8.000 marines en Guam. Antes de la aplastante victoria electoral de su partido en agosto, el Sr. Hatoyama pidió que se desplazaran fuera de la base de Okinawa o fuera de Japón en general. El Pentágono tuvo un mal comienzo, al insistir en que Tokio cumpliera sus compromisos. El Sr. Hatoyama ahora dice que va a aplazar toda decisión hasta mayo. El alcalde electo de Nago ha anunciado que no quiere que los infantes de marina se trasladen a su ciudad. Esperamos que el gobierno de Obama demuestre flexibilidad y paciencia, cuando dos altos funcionarios visiten Japón para conversaciones de seguridad esta semana. Deben fomentar que el Sr. Hatoyama demuestre su compromiso de ser un “socio igual” ofreciendo soluciones. Y Estados Unidos debe presentar razones más convincentes para el estacionamiento de tropas en Japón. (Hay otros 20.000 soldados estadounidenses estacionados en Japón o en otros lugares frente a la costa.) La alianza es más importante que el acuerdo sobre las bases. Pero cuanto más tiempo el acuerdo esté en el limbo, más preguntas despierta sobre el futuro de la alianza. Existen indicios preocupantes de que muchos de los nuevos líderes de Japón y su generación de posguerra no entienden en su totalidad el valor de la asociación de seguridad. Después de medio siglo, la protección estadounidense sigue siendo una ganga para los japoneses. En gran parte de Asia es vista como un equilibrio esencial contra la emergencia de China y para la defensa, si es necesario, contra Corea del Norte. Los Estados Unidos deben respetar el deseo del Sr. Hatoyama de seguir un camino más independiente, incluso mediante la búsqueda de mejorar las relaciones con China. Una alianza fuerte e igualitaria entre Tokio y Washington es de un interés abrumador para ambos países. THE NEW YORK TIMES. 28-1-2010 Japón. Yomiuri Shimbun Tiempo de construir una nueva alianza Japón-EEUU El martes se conmemora el 50 aniversario de la firma de la revisión del Tratado de Seguridad Estados Unidos- Japón por el entonces primer ministro Nobusuke Kishi EEUU y el entonces Secretario de Estado Christian Herter. La paz y la prosperidad de Japón en el último medio siglo se han fundado en la sólida alianza Japón-Estados Unidos sobre la base de este tratado. La relación bilateral abarca no sólo la seguridad de las dos naciones, sino una amplia gama de otros campos, incluida la política, la economía y los intercambios culturales. Japón y Estados Unidos han mantenido básicamente una buena relación y disfrutado del beneficio de la estabilidad regional y el libre comercio, aunque los dos países han experimentado a veces fricciones por cuestiones de comercio y de defensa. La situación mundial ha cambiado dramáticamente en los últimos años. Lo cierto es, sin embargo, que es vital para Japón, por el bien de su interés nacional, profundizar su alianza con Estados Unidos y construir un nuevo marco de cooperación para el próximo medio siglo. Un cambio importante cuando se hizo la revisión del tratado, firmado inicialmente en 1951, fue la aclaración de la obligación de EEUU de defender a Japón. Esto se debió a una cuestión acuciante surgida en este país durante la época de la Guerra Fría: ¿Estados Unidos está realmente dispuesto a defender a Japón? Un claro y actual peligro El entorno de seguridad en Europa mejoró notablemente tras el colapso de la antigua Unión Soviética en 1991 y el final de la Guerra Fría, pero diversos factores de inestabilidad siguen presentes en Asia oriental. Debemos ser conscientes de que el entorno de Japón se ha vuelto mucho más difícil, como lo demuestra la declaración de Corea del Norte de que posee armas nucleares, el crecimiento militar de China y las amenazas que plantea el terrorismo internacional. Dadas las circunstancias, es muy lamentable que la relación Japón-Estados Unidos se haya vuelto inestable desde el inicio de la administración del primer ministro, Yukio Hatoyama en otoño, debido a cuestiones pendientes tales como la reubicación de la Base Aérea del Cuerpo de Marines de EEUU de Futenma en la Prefectura de Okinawa. La administración Hatoyama no debería ceñirse a la fecha límite de mayo para decidir si la base debe ser reubicada, sino que debe buscar una pronta solución a esta cuestión. Al mismo tiempo, también es importante que la administración realice esfuerzos más importantes para reforzar la alianza antes de la visita prevista del Presidente Barack Obama a Japón en noviembre. Los problemas de seguridad que deben abordarse en el futuro inmediato incluyen la reestructuración de las fuerzas de EEUU estacionadas en Japón, las negociaciones con Estados Unidos sobre el apoyo y la acogida de Japón a las fuerzas de EEUU en Japón y una revisión del acuerdo Japón-Estados Unidos sobre el estatuto de las fuerzas. Las ventajas superan con creces las desventajas Una falla grave de la administración Hatoyama es su tendencia a concentrarse en los aspectos negativos de la presencia de fuerzas de EEUU en Japón y conceder demasiada importancia a aliviar la carga que soporta la Prefectura de Okinawa en la organización de bases de EEUU. El gobierno debería apreciar adecuadamente el papel de la disuasión militar de EEUU, que ha contribuido a la paz en Japón y otras partes de Asia, y compartir con Washington un entendimiento común de las funciones de las fuerzas de EEUU en Japón. La alianza Japón-Estados Unidos no debe ser visto como una relación de suma cero, como suele ser el caso de las negociaciones económicas, en el que la ganancia de una parte se hace a expensas de la otra, sino más bien como un relación de suma positiva, en la que ambas partes ganan. Mientras tanto, en espera de las tareas a medio y largo plazo en relación a la alianza Japón-Estados Unidos que incluyen la revisión de la interpretación que el gobierno hace de la Constitución para permitir a Japón ejercer el derecho de legítima defensa colectiva, hay que establecer una ley permanente sobre las expediciones de las Fuerzas de Autodefensa en el extranjero y otorgar al personal SDF en misiones en el extranjero una mayor autoridad para utilizar armas. Para profundizar la alianza Japón-Estados Unidos, es indispensable que Japón mire de frente estos problemas y desempeñe un papel internacional acorde con su fuerza nacional. YOMIURI SHIMBUN. 20-1-2010 EEUU. The Washington Post El estado de la Unión El Barack Obama, que subió al estrado ayer por la noche para su primer informe del estado de la Unión es el mismo hombre que ascendió a la presidencia hace un año: ecuánime, inteligente, carismático. Sin embargo, la desordenada política de sus primeros 12 meses de gobierno –especialmente la sorprendente derrota del candidato de su partido en las elecciones al Senado de EEUU del 19 de enero en Massachusetts– ha lanzado su iniciativa de reforma sanitaria al limbo y disminuido, al menos temporalmente, su estatura, una vez prominente. Su desafío de anoche fue restablecer la confianza y reafirmar el liderazgo. Como resultado, muchos estadounidenses deseaban probablemente escuchar un enfoque menos partidista, más centrado y más responsable fiscalmente de sus principales preocupaciones, la economía y el empleo. Lo que Obama realmente presentó fue un poco de algo para todo el mundo, a veces conciliante, a veces combativo, a veces sonando muy parecido a un discurso de campaña, sólo que más extenso. Admitió "mi parte de culpa" por no "explicar mejor” la reforma sanitaria, pero repartió mucha de la culpa a los problemas que heredó de la administración que sustituyó. Se jactó de que el número de combatientes de Al Qaeda muertos el año pasado fueron "muchos más que en 2008". No se apartó de su reforma sanitaria, pero tampoco ofreció una ruta precisa para la adopción de la legislación. Reiteró su apoyo a la reforma financiera de los demócratas y la legislación sobre el cambio climático, pero ofreció una rama de olivo a los republicanos apoyando la energía nuclear y las perforaciones mar adentro. Del mismo modo, propuso recortes de impuestos para las pequeñas que contraten a nuevos trabajadores, junto con propuestas de pequeño calibre para ayudar a la clase media: aumento de los créditos fiscales para el cuidado de dependientes y niños, la ampliación de los planes de pensiones, términos más generosos en el pago de préstamos para los estudiantes. Aunque no está claro como iría todo esto en los programas federales, sin embargo, se sumarían a los déficit. Así, el presidente ofreció propuestas compensatorias de pequeño calibre en ese frente: tres años de congelación en el 17% del presupuesto federal y una más eficaz de divulgación del “destino” aprobado por los congresistas a través de Internet. Se comprometió a "fortalecer nuestras relaciones comerciales… Con socios clave como Corea del Sur, Panamá y Colombia", pero no se comprometió a buscar la ratificación de los acuerdos de libre comercio que están pendientes con los tres. Estos acuerdos crearían empleo, pero son impopulares entre los sindicatos y algunos miembros demócratas del Congreso. Obama se comprometió a seguir tratando de mejorar "el tono de nuestra política". Y abordó lo que llamó "una falta de confianza y las profundas y corrosivas dudas que han estado creciendo durante años acerca de cómo funciona Washington", apoyando una legislación, sin especificar, para eludir la sentencia del Tribunal Supremo que permite ilimitados aportaciones empresariales a los políticos y una mayor divulgación de los contactos de los lobbies con la Casa Blanca y el Congreso. Pero en la promesa de "hacer nuestro trabajo más abiertamente", Obama no convenció en absoluto que tiene un nuevo plan para hacerlo mejor. THE WASHNGTON POST. 28-1-2010

Deja una respuesta