Nuria Suárez

“Independencia sí­, pero de Washington y Berlí­n”

Nuria Suárez es candidata a la Generalitat de Unificación Comunista de España

¿Con qué objetivos se presenta Unificación Comunista de España a las elecciones catalanas?

En primer lugar para proponer un programa de redistribución de la riqueza, de ampliación de la democracia y de defensa de la soberanía de España frente a las imposiciones del FMI y Berlín. Y al mismo tiempo contribuir a la unidad. En estos momentos es capital construir un frente amplio de unidad del 90% frente a los recortes, no solo ante los dictados que vienen de fuera, sino también ante las divisiones que contribuyen a que nos enfrentemos, los catalanes entre sí, o con el resto de España.

Cuando dices “divisiones” supongo que te refieres a Artur Mas y el agravio que dice que sufre Cataluña por parte de España…

Respecto a lo que dice Artur Mas, lo primero es que no dice la verdad. El principal déficit fiscal de Cataluña no está, como dice CiU o ERC, en la contribución que hace Cataluña al Fondo de Solidaridad y lo que recibe a cambio, sino el que se da aquí mismo y del que son responsables bancos, monopolios, multinacionales y grandes fortunas.

Si las principales empresas catalanas pagaran lo que pagan los autónomos en impuestos o el 30% que deberían pagar, no estaríamos hablando de la deuda de Cataluña. Además del rescate que han percibido los principales bancos catalanes, o los recortes del Impuesto de Patrimonio.

En este sentido, ¿qué vais a proponer para redistribuir la riqueza en Cataluña?

Nuestra propuesta central y toda nuestra preocupación giran entorno a la creación de empleo. No dejamos de insistir en que es mentira que no hay dinero, lo es en toda España, y lo es también en Cataluña. Y ese es el problema principal a la hora de crear empleo, la inversión.

¿Y de dónde ha de salir ese dinero?

De subir los impuestos hasta que bancos, grandes empresas y multinacionales paguen un 50% sobre beneficios. Entre otra medidas que van en esta dirección y que ya tendremos tiempo de explicar.

¿Así es también cómo proponéis hacer frente a la deuda de Cataluña?

No, así proponemos crear puestos de trabajo. La deuda debe tener un tratamiento aparte. Primero porque proponemos negociar una quita o un aplazamiento del 70% de la deuda durante cuatro años, y segundo porque es necesaria una auditoría de la deuda independiente. Tenemos que saber qué parte de esa deuda, y no solo la de Cataluña, es “deuda odiosa”. Debe ser público y al alcance de la ciudadanía.“No se puede levantar la bandera de la independencia para ponerse a los pies del FMI”

¿Cuál es vuestra posición respecto a la política lingüística en Cataluña?

La existencia de dos idiomas en Cataluña es un patrimonio de una gran riqueza que hay que proteger, preservar y desarrollar. Estamos en contra de que se utilice el idioma como un arma de división entre el pueblo en lugar de como un factor de unidad y de orgullo. El catalán debe tener un tratamiento preferente tanto en su aprendizaje como en su uso, en base a su pasado como lengua oprimida. Pero precisamente por el presente, ese tratamiento preferente no puede significar marginar, despreciar o minusvalorar el castellano, la lengua materna de muchísimos catalanes. Mucho menos, como decía antes, utilizar una de las dos para dividir y enfrentar a una parte del pueblo con otra.

Si me permites una reflexión más general, nuestro partido, Unificación Comunista de España, creemos que el hecho de que en España existan cuatro idiomas vivos es una riqueza excepcional que muy pocos otros pueblos en Europa han sido capaces de conservar. Y eso a pesar de todas las dificultades que hemos tenido para ello. Creemos que el aprendizaje del catalán y el gallego, y, dada su dificultad, como mínimo un conocimiento rudimentario del euskera, debería formar parte del sistema educativo de toda España. Todos los españoles deberían tener el derecho y el deber de conocer los idiomas de su país, y el sistema educativo público estatal debería impulsarlo. Además de ser algo bueno en sí mismo, también ayudaría a una mejor compresión mutua entre el pueblo de las diferentes nacionalidades y regiones de España.

Dado el debate que se está produciendo actualmente ¿qué modelo de Estado proponéis?

Lo primero es el debate se está dando porque lo están llevando en esa dirección. No estoy de acuerdo con ninguna cortina de humo que sirva para ocultar la política que ha impuesto los mayores recortes en Sanidad y Educación de la historia de Cataluña, cuyos responsables no están solo en Madrid, sino en la Generalitat. Pero sobretodo no creo que debamos aceptar que se oculte que nuestro principal problema son las continuas presiones y ataques del FMI y Berlín por condenar a España a una especie de segunda o tercera división europea, sin voz ni peso político, para saquearnos a su gusto. Nosotros defendemos la independencia, pero de Washington y Berlín, que es el único camino que nos puede permitir crear riqueza y empleo para los catalanes y para todos los españoles.

Pero, al margen de esto y ciñéndome a tu pregunta, lo primero que quiero aclarar es nuestra posición de principios. Nosotros, como ratificó nuestro primer Congreso celebrado en 1978, somos partidarios del derecho de autodeterminación de las nacionalidades históricamente oprimidas, es decir, Euskadi, Cataluña y Galicia. Ahora bien, también tengo que decir que la celebración de un referéndum de autodeterminación exige unas condiciones de democracia, plena libertad, neutralidad de los poderes públicos e igualdad de oportunidades para todas las posiciones ante el tema. Nosotros, desde luego, en el caso de un referéndum así abogaríamos por la libre y voluntaria unidad de todas las nacionalidades y regiones de España. La unidad nos da fuerza, la división nos debilita y nos deja todavía más a los pies de las grandes potencias imperialistas. Por eso decimos, independencia sí, pero de Washington y Berlín.“La unidad es necesaria, le pese a quien le pese”

Luego, moralmente, hay que prevenirse de los que juegan con el amor de la gente a su tierra y a su identidad para venderle que tienen que cerrar las urgencias “por culpa de España”, o levantan la bandera de la independencia para ponerse de rodillas ante lo que nos impone el FMI.

En cuanto a nuestra propuesta, el problema principal no creemos que esté en cuanto a la forma que adopte el Estado, sino en encontrar un modelo que se ajuste a las peculiaridades de la compleja articulación de España. En ese sentido, seguramente un Estado federal de tipo asimétrico, en el que las nacionalidades históricas tengan reconocidas sus peculiaridades y demandas sea lo que más se ajuste a nuestro caso.

Entonces, ¿estás de acuerdo con el derecho a decidir del que tanto se habla últimamente?

Por supuesto. Pero si nos ponemos a decidir ¿no sería más urgente un referéndum en torno a las pensiones? El gasto en pensiones de España en proporción a su Producto Interior Bruto es de los menores de la UE. ¿En qué situación quedarán los pensionistas españoles si el gobierno aplica los recortes que le exige el FMI y la canciller Merkel en las pensiones?

No creo que deban ser ellos quienes decidan sobre nuestras pensiones, sino nosotros. Por eso proponemos decidir, pero de verdad, es decir, un referéndum para blindar las pensiones en la Constitución. Hay quien ha preferido reformar la Constitución para que se pague antes la deuda que a nuestros mayores lo que es suyo. Nosotros haremos lo contrario porque las pensiones no se tocan.

Hablamos de lo que propondréis en las elecciones pero todavía estáis pendientes de la aceptación de los avales, ¿no?

Sí. Desde luego lo primero que hemos hecho es cumplir con la resolución de la Junta Central para poder presentarnos a las elecciones. Hemos recogido más de 6 mil firmas de las 5 mil y pico que nos exigen a todas las candidaturas extraparlamentarias para poder presentarnos. Lo que no quiere decir que estemos de acuerdo. Esto ha sido un auténtico golpe antidemocrático, no la propia reforma que obliga a recoger avales, que lo es, sino la interpretación de que ese artículo es aplicable en Cataluña y la forma en la que lo han aplicado. Cuando quedaban 10 días para la presentación de las candidaturas la web de la Generalitat todavía decía que no había que recoger avales.

Así que respondimos firmando un manifiesto con otros 12 partidos. Esto tiene un valor extraordinario, y más aquí en Cataluña, porque significa que la unidad es posible, y que defender un proyecto de unidad que una al 90% es la alternativa que necesita España y Cataluña.

¿Pensáis hacer más cosas conjuntamente durante las elecciones?

Si es necesario no tengo la más mínima duda de que así lo haremos. Desde luego nuestro trabajo va en esa dirección. Ten en cuenta que antes de la cita electoral y en medio de la campaña está convocada la Huelga General, así que la unidad es necesaria, le pese a quien le pese.

Deja una respuesta