Hungrí­a rechaza recortes propuestos por FMI

“En las negociaciones del fin de semana se trató el pago de parte de un préstamo de emergencia aprobado a fines de 2008 por el FMI a Hungrí­a por valor de 20.000 millones de euros y que depende de la polí­tica presupuestaria del paí­s. Para entregar los fondos restantes el FMI exige que Hungrí­a reduzca al 3,8 por ciento del PIB su déficit público este año y al 3,0 por ciento en 2011.”

El ministro de Economía húngaro, György Matolcsy, aseguró que no habrá más recortes y que or tanto se hace necesario introducir el impuesto a la banca. El Banco Nacional de Hungría "lamentó" entretanto hoy la prematura marcha de los delegados del FMI y de la UE a la vez que anunciaba que las tasas de interés se mantienen en el 5,25 por ciento. (DEUTSCHE WELLE) THE NEW YORK TIMES.- Al mismo tiempo que el Congreso aprobaba finalmente su ambicioso proyecto de reforma financiera la semana pasada, un coro de presidentes ejecutivos de alto perfil y grupos lobistas empresariales criticaban al presidente Obama y lo que ven como una nueva era del gran gobierno asfixiante, de la gran regulación. Ivan Seidenberg, director ejecutivo de Verizon, pronunció un reproche punzante en particular: en declaraciones en el Club Económico de Washington, culpó al presidente Obama de crear "un entorno cada vez más hostil para la inversión y la creación de empleo" y arremetió contra una administración que está "invadiendo todos los sectores de la vida estadounidense", lo que "dificulta la obtención de capital y crear nuevas empresas". Alemania. Deutsche Welle Hungría rechaza recortes propuestos por FMI Hungría no quiere introducir más medidas de ahorro y aprobará un impuesto bancario pese a la oposición del Fondo Monetario Internacional (FMI), anunció hoy el ministro de Economía del país, György Matolcsy. A causa del desacuerdo quedaron suspendidas el fin de semana las conversaciones entre Hungría, el FMI y la Unión Europea (UE). Matolcsy subrayó que el diálogo no fracasó, sino que se saldó "sin resultados". Previamente, el comisario de Asuntos Monetarios del bloque, Olli Rehn, había calificado el paquete de recortes húngaro como insuficiente. En las negociaciones del fin de semana se trató el pago de parte de un préstamo de emergencia aprobado a fines de 2008 por el FMI a Hungría por valor de 20.000 millones de euros y que depende de la política presupuestaria del país. Para entregar los fondos restantes el FMI exige que Hungría reduzca al 3,8 por ciento del PIB su déficit público este año y al 3,0 por ciento en 2011. Matolcsy aseguró que no habrá más recortes y que por tanto se hace necesario introducir el impuesto a la banca. El Banco Nacional de Hungría "lamentó" entretanto hoy la prematura marcha de los delegados del FMI y de la UE a la vez que anunciaba que las tasas de interés se mantienen en el 5,25 por ciento. El Gobierno de centro-derecha del primer ministro Viktor Orbán asumió en mayo pasado, tras una victoria sobre los socialistas, que estuvieron ocho años en el poder. Aunque con un peso menos importante en la UE que Grecia, Hungría fue el primer miembro del bloque en tener graves problemas hace dos años y por eso tuvo que pedir el préstamo al FMI, el Banco Mundial y la UE. DEUTSCHE WELLE. 19-7-2010 EEUU. The New York Times El plan de negocios de Obama Roger C. Altman Al mismo tiempo que el Congreso aprobaba finalmente su ambicioso proyecto de reforma financiera la semana pasada, un coro de presidentes ejecutivos de alto perfil y grupos lobistas empresariales criticaban al presidente Obama y lo que ven como una nueva era del gran gobierno asfixiante, de la gran regulación. Ivan Seidenberg, director ejecutivo de Verizon, pronunció un reproche punzante en particular: en declaraciones en el Club Económico de Washington, culpó al presidente Obama de crear "un entorno cada vez más hostil para la inversión y la creación de empleo" y arremetió contra una administración que está "invadiendo todos los sectores de la vida estadounidense", lo que "dificulta la obtención de capital y crear nuevas empresas". Después de que la Cámara de Comercio de los Estados Unidos se quejara de que la administración había "vilipendiado a las industrias", los asesores de la Casa Blanca Rahm Emanuel y Valerie Jarrett respondieron con una carta clara dirigida la comunidad empresarial en su conjunto. Ellos escribieron: "Las apuestas son demasiado altas como para que estemos trabajando unos contra otros. Es por eso que nos sorprendió y decepcionó la retórica que hemos escuchado de algunos en la comunidad de negocios – una retórica que no reconoce las importantes medidas que este gobierno ha tomado todos los días para alcanzar nuestros objetivos comunes". Su carta es más que una defensa de un presidente calificado con la etiqueta de anti-negocios. Teniendo en cuenta los últimos datos que muestran un crecimiento débil y un desempleo sorprendentemente alto, la administración se preocupa con razón que el negativismo en los negocios se transforme en la supresión de la confianza necesaria para aumentar la inversión y el crecimiento laboral. Esta dinámica venenosa entre Washington y las empresas deben repararse. Ambas partes deben hacer ajustes, pero la comunidad de negocios –de la cual soy un orgulloso miembro– en particular tiene que hacer esfuerzos para mejorar esta relación. Sí, el gobierno ha cometido algunos errores. Pero, en general, sus acciones han apoyado los negocios. Así que antes de lanzar una crítica tan feroz, las empresas estadounidenses deberían recordar los registros reales del presidente. En primer lugar, el Sr. Obama heredó una economía al borde de la depresión. Inmediatamente después de asumir el cargo, forjó un programa de 787 mil millones de dólares de estímulo económico, y trata prudentemente de ampliarlo ahora. ¿Es un programa perfecto? Por supuesto que no. Pero ha sido eficaz. Cada indicador importante del modelo económico señala que ha contribuido a la recuperación. En segundo lugar, en ese mismo tiempo, los mercados de crédito estaban en jirones y simplemente no funcionaban. El gobierno fortaleció la confianza en los mayores bancos con las pruebas de estrés. Invirtió hábilmente en instituciones financieras, mantuvo a flote los mercados hipotecarios y se comprometió a otras iniciativas productivas para consolidar la industria financiera. Todo esto ha trabajado con más rapidez y con más éxito de lo que nadie preveía. El sistema está sano otra vez. Todo esto ha conducido directamente a un regreso de los beneficios empresariales, de los precios de las acciones y de la liquidez. Los beneficios han aumentado un 41 por ciento desde que el presidente Obama fue elegido. Y el Dow Jones Industrial Average ha aumentado un 28 por ciento durante el mismo período. Estos son resultados robustos. En tercer lugar, el presidente tomó la valiente decisión de conducir a General Motors y Chrysler a la quiebra. Como resultado, ambos sobrevivieron y hoy G.M. en particular, se está recuperando rápidamente – junto con sus cientos de proveedores. Por otra parte, los contribuyentes pueden recuperar el valor íntegro de su inversión en la empresa. En cuarto lugar, el Sr. Obama ha hecho un gran progreso hacia la restauración de la reputación de EEUU en todo el mundo. Hace dos años, estaba situada en un punto históricamente bajo, y las multinacionales se encontraron con resistencias para penetrar en mercados extranjeros. El replanteamiento del presidente de nuestras prioridades y valores globales ha devuelto a los Estados Unidos a la preeminencia – y está empezando a facilitar el camino a la apertura de nuevos mercados en el extranjero. Un tema más importante para estos grupos empresariales, y con razón, es la política educativa. Esto se debe a que una fuerza de trabajo mejor educada es más productiva. Hasta ahora, este gobierno tiene un historial poco ortodoxo y excepcional en la educación, un ejemplo notable de lo cual es su la iniciativa de la Carrera hacia el Top, que premia a los estados más reformistas con cientos de millones de dólares en subsidios federales. Tal vez las principales empresas podrían trabajar con la Casa Blanca para coincidir con estos premios al menos en parte. Sí, las empresas ven la reforma de la legislación sanitaria y la reforma financiera como el establecimiento de onerosas estructuras de regulación. Lo que es cierto en este sentido. Pero la reforma financiera era obligatoria. Y mientras que a algunos en Wall Street, naturalmente, no les gusta, el punto de vista mayoritario de nuestra comunidad la ve como relativamente inocua. ¿Qué ajustes debe hacer el Presidente Obama para reparar los lazos con las empresas? Para empezar, ningún miembro importante de su administración ha conocido nunca a fondo una nómina. Esta ausencia de experiencia empresarial en una administración presidencial es única en las últimas décadas y tiene una connotación negativa, y desde luego, ningún otro grupo de interés comparable está tan poco representado. Esto podría remediarse mediante la contratación de una figura importante de la industria para uno de los cuatro o cinco puestos clave de la política económica. Más allá de eso, hay escepticismo sobre el compromiso del presidente para reducir el déficit presupuestario enorme y peligroso al que Estados Unidos se enfrenta actualmente. Una fuerte medida hacia la reducción del déficit el año que viene (…) le haría ganar más credibilidad con las empresas y con todos los estadounidenses. Otro problema es que la retórica de la administración –que demasiado a menudo emplea palabras incendiarias (…)– tiene el efecto de pintar todos los negocios con la misma brocha gorda. La Casa Blanca podría distinguir mejor entre Wall Street, las grandes petroleras y las aseguradoras médicas, que han incurrido en la ira del público, y la mayoría de las empresas, que no lo han hecho. La tensión entre el Presidente Obama y la comunidad empresarial está haciendo daño a ambos lados y puede dificultar la recuperación económica. Cerrar esa división requiere que la comunidad empresarial acalle sus críticas, y que la administración haga ajustes personales y políticos. Ni lo uno ni lo otro debería ser difícil. THE NEW YORK TIMES. 16-7-2010

Deja una respuesta