Hospitales catalanes: bajarse el sueldo o ir a la calle

“La medida coincide con la decisión del Gobierno catalán de aplazar hasta después del 22 de mayo la presentación de los recortes en el sector sanitario. Lejos de apaciguar las aguas, el anuncio ha encendido los ánimos sindicales. Todos los sindicatos ven en este aplazamiento una maniobra para que el tema no influya en las elecciones municipales. “Quieren que las protestas no perjudiquen la campaña electoral para las municipales. Pero una vez pasadas las elecciones, les dará lo mismo”, acusa Carme Navarro, secretaria general de Sanidad de CCOO.”

“Es una medida estrictamente olítica, ya que las direcciones generales de los hospitales siguen cerrando plantas y recortando presupuestos. Lo que temen es que las protestas influyan en los resultados electorales, especialmente en Barcelona, donde se ubican los grandes hospitales y donde CiU es la que tiene más a perder”, señala a El Confidencial Alberto Sancho, secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) del Hospital Clínico. La maniobra política se ve magnificada, en primer lugar, porque el consejero de Salud, Boi Ruiz, se había comprometido a presentar el plan de recortes antes del 22 de abril. Esta fecha se cambió luego por el 27 de abril, es decir, hoy. Pero con la campaña electoral encima, el Gobierno aleja los problemas y las protestas hasta después de las elecciones municipales. (EL CONFIDENCIAL) LA REPÚBLICA.- El capitalismo pretende hacernos creer que constituye un orden justo, por la supuesta razón de que cada cual obtiene aquello que merece. La buena o la mala gestión generan los beneficios o las pérdidas. Por los errores o los aciertos pagan aquellos que los cometen, y el éxito o el fracaso son fruto del trabajo o de la abulia. Lo cierto es que nada de esto es verdad, y casi siempre los culpables de los desastres se libran de toda responsabilidad. En los actuales momentos el coste de la crisis no está recayendo precisamente sobre los que la han originado -los sacrificios se centran en los que no han tenido nada que ver en el asunto-; todo indica, por el contrario, que los responsables pueden estar incluso obteniendo importantes ventajas. EL MUNDO.- El acceso a la financiación bancaria en los países de la zona euro se endureció significativamente durante el primer trimestre del año, aunque las pequeñas y medianas empresas españolas fueron sin duda las que más problemas encontraron para acceder al crédito. La última encuesta sobre préstamos bancarios del Banco Central Europeo (BCE) refleja que, hasta marzo, las necesidades de financiación de las pymes aumentaron, aunque por motivos bien diferentes según qué países. Sanidad. El Confidencial Los hospitales catalanes ofrecen a sus trabajadores bajarse el sueldo o ir a la calle A. Fernández Los recortes en la sanidad catalana toman cada día un nuevo impulso. Según explican fuentes solventes a El Confidencial, algunos centros concertados han ofrecido a sus trabajadores una rebaja del sueldo a cambio de no presentar expedientes de regulación de empleo y despedir a gente. “Se trata de una rebaja indiscriminada. No importa si el trabajador gana 15.000 euros o 60.000”, señalan estas fuentes. Las rebajas dependen de cada centro: los hay que han ofrecido un recorte salarial del 1% y del 2%; pero también un hospital ha elevado este porcentaje a más de 10%. El tema es sumamente grave. Tanto que para esta tarde está prevista una reunión en la consejería de Trabajo, que intermediará en el asunto. La medida coincide con la decisión del Gobierno catalán de aplazar hasta después del 22 de mayo la presentación de los recortes en el sector sanitario. Lejos de apaciguar las aguas, el anuncio ha encendido los ánimos sindicales. Todos los sindicatos ven en este aplazamiento una maniobra para que el tema no influya en las elecciones municipales. “Quieren que las protestas no perjudiquen la campaña electoral para las municipales. Pero una vez pasadas las elecciones, les dará lo mismo”, acusa Carme Navarro, secretaria general de Sanidad de CCOO. “Es una medida estrictamente política, ya que las direcciones generales de los hospitales siguen cerrando plantas y recortando presupuestos. Lo que temen es que las protestas influyan en los resultados electorales, especialmente en Barcelona, donde se ubican los grandes hospitales y donde CiU es la que tiene más a perder”, señala a El Confidencial Alberto Sancho, secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) del Hospital Clínico. La maniobra política se ve magnificada, en primer lugar, porque el consejero de Salud, Boi Ruiz, se había comprometido a presentar el plan de recortes antes del 22 de abril. Esta fecha se cambió luego por el 27 de abril, es decir, hoy. Pero con la campaña electoral encima, el Gobierno aleja los problemas y las protestas hasta después de las elecciones municipales. El portavoz del Gobierno, Francesc Homs, detalló ayer que Ruiz había decidido aplicar medidas “de dos velocidades” para reformar “la eficiencia del sistema sanitario”. Por una parte, hay medidas que ya se están aplicando en algunos hospitales, como la mejora en la gestión de la farmacia o la simplificación de la estructura; y, por otra, habrá medidas de reorganización de los servicios asistenciales, lo que requerirá “profundizar en el diálogo” con los profesionales del sector. Los sindicatos amenazan con endurecer las protestas En CCOO, ya se olían el anuncio, porque el gerente del Hospital Trueta de Gerona ya había dejado caer en plena Semana Santa que el plan del Gobierno era muy sencillo: el tema tenía que diferirse. Se venderían los primeros recortes como reorganizaciones de la Semana Santa y, en función de la respuesta de los sindicatos, de las movilizaciones y del tono de las protestas, se valoraría más adelante qué hacer. “Esto parece un mercado persa. ¿Son necesarios los recortes o no? ¿Por qué no ponen un plan encima de la mesa y lo negociamos? Entendemos que el Gobierno no se arriesga y ahora, con el anuncio de aplazar el plan de recortes hasta después del 22 de mayo lo que quieren es desactivar las movilizaciones de los trabajadores. Pero una vez pase la campaña electoral, les dará lo mismo. Harán lo que quieren hacer, lo que pasa es que lo harán más tarde para no perjudicar a las elecciones”, afirma Carme Navarro. Las protestas, sin embargo, seguirán en la calle. Los grandes hospitales barceloneses mantienen las concentraciones semanales de los miércoles y una gran manifestación para el 14 de mayo. “Pero si los recortes continúan por la senda que llevan, endureceremos nuestras reivindicaciones”, advierte Alberto Sancho. La CGT realizará también campaña para que los ciudadanos no voten a los grandes partidos en estas elecciones: CiU, PSC, PP, ERC e ICV. Recortes en las empresas públicas En las empresas públicas de la Generalitat también pintan bastos. El Gobierno tiene una intrincada red que suman más de 250 empresas, consorcios o fundaciones, con casi 50.000 trabajadores. Se trata de una estructura creada hace años por el Gobierno de Jordi Pujol para fomentar la agilidad de la Administración. Es decir, el objetivo era que esa estructura operase como la empresa privada, con una finalidad de servicio público pero sin las trabas burocráticas que ralentizan a la Administración. En ella, se encuentran empresas de los más diversos sectores, desde transportes hasta reinserción de presos o la promoción de suelo industrial. “Nos preocupa la falta de criterio que tienen las empresas para recortar plantillas. La instrucción 1/2011 decía que había que recortar un 5% de las plantillas y un 6% de la masa salarial. Pero no da criterios de cómo se han de realizar esos recortes. Por eso, cada empresa va por libre y los realiza a su manera. De ahí nuestra preocupación por la falta de criterio. El Gobierno fue muy valiente para poner un porcentaje, pero también fue muy poco valiente para dar instrucciones sobre los criterios a seguir en esos recortes”, señala a este diario Xavier Casas, responsable del sector de la Generalitat de la UGT. Y pone como ejemplo que “en el Incasol [Instituto Catalán del Suelo] se han producido 22 despidos, incluso de fijos que llevaban 20 años en la empresa. Sin embargo, en la cúpula no sólo no se recorta nada sino que se ha seguido contratando. Es decir, no ha habido criterios económicos ni de justicia ni de nada. Lo que hacen es quitarse de en medio a los trabajadores incómodos”. Otras empresas donde también ha habido bajas de personal son Adigsa (la empresa de la vivienda pública) y el Instituto Cartográfico. Casas también se queja de que “deberíamos tener un solo interlocutor, que podría ser el Departamento de Gobernación. Estamos intentando tener alguna reunión para tratar el tema. Pero las empresas van cada una por libre y el gobierno es incapaz de ejercer un control sobre ellas”. Lo que temen los sindicatos es que “este recorte no tiene final. Parece que estén troceando la Administración y, al final, las áreas empresarialmente atractivas, serán privatizadas”. EL CONFIDENCIAL. 27-4-2011 Opinión. La República de las Ideas Culpabilidad ante la crisis J. F. Martín Seco Se tiende a correlacionar el bien y el mal con el premio y el castigo. Precisamente porque en la mayoría de las ocasiones los hechos no confirman esta suposición, casi todas las religiones se han visto obligadas a elaborar una explicación acerca del sufrimiento de los inocentes. Aquellas que carecen de una creencia firme en la inmortalidad recurren a las más extrañas teorías como la de hacer responsables a los hijos de los pecados de los padres. Por el contrario, aquellas que defienden la existencia de otra vida más allá de la muerte, sitúan en ella la recompensa de los méritos o los castigos por las malas obras o errores cometidos. El capitalismo pretende hacernos creer que constituye un orden justo, por la supuesta razón de que cada cual obtiene aquello que merece. La buena o la mala gestión generan los beneficios o las pérdidas. Por los errores o los aciertos pagan aquellos que los cometen, y el éxito o el fracaso son fruto del trabajo o de la abulia. Lo cierto es que nada de esto es verdad, y casi siempre los culpables de los desastres se libran de toda responsabilidad. En los actuales momentos el coste de la crisis no está recayendo precisamente sobre los que la han originado -los sacrificios se centran en los que no han tenido nada que ver en el asunto-; todo indica, por el contrario, que los responsables pueden estar incluso obteniendo importantes ventajas. Los administradores de las entidades financieras, salvo raras excepciones, tanto en el ámbito internacional como en España, mantienen sus puestos y sus cargos, y continúan percibiendo retribuciones exorbitantes con la excusa de que hay fuga de cerebros. La pena es que no se fugasen antes de originar la crisis. En nuestro país, ellos han sido los causantes de la burbuja inmobiliaria vendiendo a sus clientes edulcorados cuentos. ¿Qué responsabilidades se están pidiendo a los que han llevado a la ruina a cajas de ahorros y a bancos, ocasionando además el estrangulamiento del crédito? Culpables por acción u omisión son, sin duda, los políticos que han permitido este orden de cosas y que durante años se apuntaron medallas, e incluso se jactan ahora de su buen hacer en épocas pasadas. Consideran la crisis como un cataclismo natural y ajeno a la acción del gobierno o como responsabilidad del partido opuesto. Culpables son en España aquellos que han aprobado, propiciado o aconsejado la entrada en la Unión Monetaria, en buena medida causa de los males que hoy acucian a la economía española. Son igual de culpables que los que a principios de los noventa tuvieron nuestra moneda artificialmente apreciada en el sistema monetario europeo, generando crisis, paro y pobreza. Sobre ninguno de ellos ha recaído la menor responsabilidad. Continúan gozando de sus puestos en el sector público o de importantes retribuciones en el sector privado, o de ambas cosas a la vez. Culpables son los ejecutivos de las grandes empresas de servicios que han elevado los precios abusivamente con la finalidad de incrementar sus beneficios. Han originado diferencias permanentes con los demás países europeos en las tasas de inflación, diferencias que, ante la imposibilidad de devaluar, han ocasionado un proceso acumulativo de pérdida de competitividad de la economía. Por ello son también en parte responsables de la crisis y de las dificultades de reactivación. Sin embargo, todos ellos continúan en sus cargos incrementando sus ya escandalosas retribuciones con bonos extraordinarios. La crisis no existe para los que la causaron. Su coste de dolor, sufrimiento y pobreza lo pagan otros. Son otros los que quedan en paro o ven recortadas sus retribuciones. El capitalismo no sé si será eficaz, pero desde luego se lo que no es, justo. LA REPÚBLICA. 28-4-2011 Banca. El Mundo La banca española es la que más restringe el crédito a las pymes G. Gallego / J. Maíllo El acceso a la financiación bancaria en los países de la zona euro se endureció significativamente durante el primer trimestre del año, aunque las pequeñas y medianas empresas españolas fueron sin duda las que más problemas encontraron para acceder al crédito. La última encuesta sobre préstamos bancarios del Banco Central Europeo (BCE) refleja que, hasta marzo, las necesidades de financiación de las pymes aumentaron, aunque por motivos bien diferentes según qué países. En el caso de España, estas compañías tuvieron que recurrir al crédito externo al encontrar más problemas para financiarse con recursos propios. Sin embargo, la búsqueda de crédito no fue del todo exitosa. Apenas un 50% de estas empresas tuvieron éxito al solicitar un préstamo, frente a la media del 66% del conjunto de la Eurozona o al 79% de las pymes alemanas. «En cuanto al coste y las condiciones, un mayor porcentaje de empresas reconocieron en este periodo haber sufrido un aumento de los tipos de interés, si bien las compañías españolas fueron las que reportaron el mayor crecimiento», sostiene el informe. Así, el 75% de las firmas encuestadas habían sufrido un encarecimiento del tipo de interés, mientras que casi el 80% reconocieron haber tenido que pagar más comisiones, tasas y otros gastos asociados al crédito bancario. Las conclusiones del BCE son plenamente coincidentes con otro informe similar que ayer difundieron las Cámaras de Comercio. Según esta institución, se dan dos fenómenos coincidentes en el tiempo: cada vez menos empresas se animan a pedir financiación y, entre las que lo intentan, los problemas son cada vez mayores. La encuesta de las Cámaras apunta que el 68,7% de las pymes españolas trató de conseguir financiación de su banco o caja en el primer trimestre de 2011. Es la cifra más baja de toda la serie, que arrancó en 2009 con un 81,6% de las compañías tratando de acceder al crédito. Y entre las que lo intentan, el 87,3% se encontró con problemas para conseguir financiación. Es la cifra más alta de la serie, que se había movido hasta ahora entre el 81,2% y el 86,3%. Y un 13,8% de las compañías pasó directamente de los problemas a la negativa al crédito. El motivo principal alegado por la banca, según las Cámaras, es que las garantías aportadas por las empresas no eran suficientes. Para las que más suerte tuvieron, el 37% vieron cómo el volumen de crédito caía; el 64% pagaron tipos de interés más altos, y para el 69% se endurecieron los gastos y las comisiones. La encuesta de las Cámaras se realiza a través de entrevistas a responsables de 400 compañías españolas. Mientras, el texto que trimestralmente publica el instituto emisor europeo se basa en una encuesta realizada a 7.532 empresas de pequeño y mediano tamaño de la zona euro. Además, esta encuesta va a acompañada de otra realizada a 124 bancos del mismo ámbito geográfico y que, en esta ocasión, tampoco deja entrever unas conclusiones muy halagüeñas. Según el BCE, hasta abril de 2011, los bancos de la Eurozona habían elevado sus requisitos para conceder créditos, tanto a empresas como hogares. En concreto, el porcentaje de bancos que reconocieron haber endurecido el crédito se situó en el 4%, frente al 0% del periodo anterior. «Este cambio», explica el informe, «se debe a las mayores necesidades de financiación de las propias entidades en los mercados mayoristas y a la peor posición de liquidez». En el caso de los préstamos hipotecarios y al consumo, reconocen además una mayor percepción del riesgo, ligada a la situación económica actual, la evolución del mercado inmobiliario y el aumento de la morosidad. En cualquier caso, estas entidades reconocen que la demanda de créditos por parte de los hogares ha caído en el último trimestre. No ha ocurrido lo mismo, sin embargo, con las peticiones de crédito por parte de empresas no financieras, a pesar de que éstas se han encontrado con el grifo más cerrado que a finales de 2010. En concreto, un 7% de los bancos reconocen haber endurecido el crédito, frente a sólo un 2% anterior. EL MUNDO. 28-4-2011

Deja una respuesta