SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Grexit es una catástrofe evitable para la zona euro

http://www.ft.com/intl/cms/s/0/846394e8-a7e9-11e4-be63-00144feab7de.html?siteedition=intl#axzz3QfQfJToj

La semana pasada nos recordó tres verdades. La primera es que la crisis de la eurozona no terminará hasta que se resuelva, es decir, cuando el exceso de deuda caiga. Esta verdad es impermeable a los cambios de humor en Davos La segunda es que algo que es insostenible tendrá que parar en algún momento. Lo vimos cuando el electorado griego puso fin a una política que no pudo evitar, incluso en sus propios términos, una recaída en la carga de la deuda. La tercera es que los accidentes ocurren.De todos los accidentes previsibles, el potencialmente más catastrófico sería, por supuesto, el Grexit – una salida de Grecia de la zona euro. Esto podría suceder, pero de ninguna manera es inevitable.La visión alemana predominante es que Grexit sería una calamidad para Grecia, un choque de menor importancia para la zona euro y un no-evento para la economía global. Editoriales de los periódicos piden a la canciller Angela Merkel no ceder al chantaje. Incluso Sigmar Gabriel, el presidente de los socialdemócratas y ministro de Economía, dice que las consecuencias de Grexit pueden ser contenidas.Si Grecia tuviera que abandonar la zona euro, los precios de las acciones y otros activos se desplomarían en toda Europa. Una gran cantidad de personas – y no sólo los que tienen exposición directa a Grecia – se verían atrapados en una huida masiva. En ese momento, los inversores se preguntarían si la zona euro sigue siendo una unión monetaria o simplemente un régimen de moneda única con entrada y salida de anchas puertas. Se cuestionarían inmediatamente si Portugal es seguro.Tengan en cuenta también las consecuencias políticas más amplias. Grexit dejaría a Grecia fuera de la eurozona, pero dentro de la UE. ¿La UE podrá contar con el continuo apoyo griego a las sanciones contra Rusia? ¿Podría cualquier responsable político racional querer hacer frente a cuestiones como éstas en aras de unos miles de millones de euros?No podrían estar más equivocados. De hecho, creo que las consecuencias de la salida de Grecia es probable que fuera tan perjudicial para la zona euro, de lo que lo sería para la propia Grecia. Los que juegan a los riesgos tienden a ser buenos en la suma de los números, pero no a comprender la compleja dinámica de una falla de tal magnitud.Debemos recordar que los políticos estadounidenses calcularon mal el impacto de la quiebra de Lehman Brothers en 2008 por razones similares. No fue el impacto en las personas directamente expuestas a las pérdidas de Lehman lo que importaba; lo importante eran sus vastas repercusiones globales.¿Y qué significaría Grexit para Grecia? Puede ser catastrófico, aunque esto dependerá de cómo se gestione. De los varios malos resultados, el peor es una continuación de las políticas que no tienen ninguna posibilidad de funcionar y no son compatibles con el electorado griego.El mejor resultado sería el alivio de la deuda combinado con el cambio de un superávit fiscal a un presupuesto fiscalmente neutro, más reformas para hacer frente a la corrupción y la recaudación de impuestos. Creo que estos son todavía metas que vale la pena perseguir antes de resignarse al Grexit.El objetivo declarado del nuevo gobierno liderado por Syriza es lograr tanto una reducción de la carga total de la deuda y el superávit fiscal que se acordó con los acreedores. Yo también estoy a favor de una gran conferencia de acreedores y deudores que termine con un acuerdo para reducir el nivel de deuda a un nivel sostenible y ponga jaque de inmediato a la austeridad.Dudo que un gran acuerdo como ese se puede lograr en los próximos cinco meses más o menos. El mejor resultado que alcanzo a ver es un compromiso para refinanciar el sistema de gobierno y la banca, poniendo fin a la austeridad y poniendo el foco en el crecimiento. El debate acerca de una conferencia de la deuda podría esperar hasta más tarde.¿Es un compromiso realista? El mayor desafío para el nuevo gobierno es superar los relatos económicos dominantes que circulan en las capitales europeas. Sin embargo, su posición negociadora no es desesperada.Las conversaciones entre Grecia y sus acreedores es casi seguro que se alarguen hasta el último momento. Varios plazos quedan por delante en las próximas semanas y meses.Alexis Tsipras, el primer ministro, y Yanis Varoufakis, su ministro de Finanzas, tienen razón en su juicio económico, pero deben tener en cuenta que hay una línea muy fina entre el derecho y la justicia. Los diversos pronunciamientos unilaterales de la semana pasada no han sido un buen comienzo. ¿Qué pasa si el señor Tsipras calcula mal? ¿O los acreedores? Los griegos, sin duda, interpretarán una postura “o lo tomas o lo dejas” por parte de los acreedores como un acto de violencia económica.Si se ven obligados a ello, podrían buscar vínculos financieros más estrechos con Rusia. Me esfuerzo por ver cómo la UE podría encontrar concebible que esto sea deseable. Todas las partes deben darse cuenta de que Grexit constituiría un fracaso irreparable de la diplomacia económica.Si llegara a suceder, ya no hablaríamos sólo de Grecia, sino del futuro del euro y de la propia UE.

Deja una respuesta