Grecia pone sus islas a la venta para salvar la economí­a

“Grecia ha puesto en marcha medidas desesperadas después de haber sido empujado a un rescate de 110 mil millones de euros por la UE y el FMI el mes pasado, tras una década de excesos de gasto y después de que unos nerviosos inversionistas llevaran el costo del crédito a niveles insoportables. En medio de la crisis, la canciller alemana, Angela Merkel, retrasó su apoyo, enfrentada a unas elecciones locales y a la oposición popular, a cualquier ayuda con fondos públicos a Grecia”.

A medida que los ataques casi aralizaban al país y los fondos de cobertura apostaban en contra de su economía, los políticos alemanes propusieron a Grecia que empezara a vender islas, edificios históricos y obras de arte. Ahora parece que el Gobierno griego está teniendo en cuenta sus demandas. La City, donde los inversores rechazan cada vez más las inversiones griegas, dio la bienvenida a cualquier venta de islas. "Es una lástima que se haya llegado a esto, pero hacerlo al menos demuestra que Grecia está dispuesta a tomar todas las medidas necesarias para tratar de cumplir con sus obligaciones", dice un analista de evolución de los seguros de crédito. (THE GUARDIAN) THE WALL STREET JOURNAL.- El gigante bancario francés Crédit Agricole SA advirtió que las pérdidas relacionadas a sus operaciones en Grecia podrían ascender a los 1.000 millones de dólares, otra muestra de que la crisis financiera europea amenaza con propagarse a los países con finanzas relativamente sanas. Al igual que otros bancos franceses, Crédit Agricole incursionó en los últimos años en el sur de Europa. Esas apuestas han salido mal y los problemas del banco fundado hace 116 años se han convertido en un botón de muestra de las dificultades que atraviesan otros grandes bancos por toda Europa. La situación es particularmente difícil para la banca francesa. Inglaterra. The Guardian Grecia pone sus islas a la venta para salvar la economía E. Moya Hay pocas cosas que definan tanto a los "verdaderamente ricos" como una pequeña isla al sol que puedan llamar suya. Para Sir Richard Branson es Neckar en el Caribe, los multimillonarios hermanos Barclay prefieren Brecqhou en las Islas del Canal, mientras que Aristóteles Onassis se casó con Jackie Kennedy en Skorpios, su escondite griego. Ahora Grecia está haciendo más fácil para los ricos y famosos realizar sus sueños mediante la preparación de la venta, o una oferta de arrendamiento a largo plazo, de algunas de sus 6.000 islas besadas por el sol en un intento desesperado para pagar sus montañas de deuda. The Guardian ha sabido que un área en Mykonos, uno de los destinos turísticos más importantes de Grecia, es uno de los sitios puestos a la venta. Un tercio de la zona es propiedad del gobierno, que está buscando un comprador dispuesto a inyectar capital y desarrollar un complejo turístico de lujo, según una fuente cercana a las negociaciones. Además, hay otros potenciales inversores que buscan propiedades en la isla de Rodas, en su mayoría rusos y chinos. Los inversionistas de ambos países están buscando un poco del Mediterráneo como destino de vacaciones para sus poblaciones cada vez más ricas. Roman Abramovich, el multimillonario dueño del club de fútbol Chelsea, es uno de estos interesados, aunque un portavoz negó comprensiblemente que estuviera a punto de invertir. Grecia ha puesto en marcha medidas desesperadas después de haber sido empujado a un rescate de 110 mil millones de euros por la UE y el FMI el mes pasado, tras una década de excesos de gasto y después de que unos nerviosos inversionistas llevaran el costo del crédito a niveles insoportables. La venta de una isla –o convencer a un miembro de la jet-set internacional a asumir un contrato de arrendamiento a largo plazo– contribuiría al refuerzo de sus arcas. En las listas del sitio web Islas Privadas aparecen los 1.235 acres de Nafsika, en el mar Jónico, a la venta por 15 millones de euros. Pero otras están por menos de 2 millones de euros, menos de lo que vale una casa en Mayfair o Chelsea. Algunas de las numerosas islas del país son tan pequeñas que apenas si cabe una sola una cama solar. Sólo 227 islas griegas están pobladas y la decisión de seguir adelante con su potencial venta también ha sido impulsada por la incapacidad del Estado para desarrollar infraestructuras básicas, o enviar policías a la mayor parte de sus islas. La esperanza es que la venta o el arrendamiento a largo plazo de algunas islas atraiga inversiones que generen empleos e ingresos imponibles. "Estoy triste, la venta de islas o sus áreas que pertenecen al pueblo griego se debe utilizar como último recurso", dijo Makis Perdikaris, director de Propiedades en Islas Griegas. "Pero lo primero es desarrollar la economía y atraer inversiones extranjeras al país para crear la infraestructura necesaria. Se trata de conseguir dinero". En su lucha por recaudar fondos, el país también está planeando vender sus compañías ferroviarias y de agua. Los inversionistas chinos se cree que están interesados en el sistema ferroviario griego, puesto que ya controlan algunos de los puertos. En un acuerdo anunciado a principios de este mes, el gobierno griego acordó también la exportación de aceite de oliva a China. Después de que el gobierno socialista del primer ministro Georgios Papandreu respondiera a la ayuda del FMI con draconianas restricciones presupuestarias, los manifestantes salieron a las calles, lo que costó tres vidas en mayo. En medio de la crisis, la canciller alemana, Angela Merkel, retrasó su apoyo, enfrentada a unas elecciones locales y a la oposición popular, a cualquier ayuda con fondos públicos a Grecia. A medida que los ataques casi paralizaban al país y los fondos de cobertura apostaban en contra de su economía, los políticos alemanes demandaron a Grecia que empezara a vender islas, edificios históricos y obras de arte. Ahora parece que el Gobierno griego está teniendo en cuenta sus demandas. La City, donde los inversores rechazan cada vez más las inversiones griegas, dio la bienvenida a cualquier venta de islas. "Es una lástima que se haya llegado a esto, pero hacerlo al menos demuestra que Grecia está dispuesta a tomar todas las medidas necesarias para tratar de cumplir con sus obligaciones", dice Gary Jenkins, un analista de evolución de los seguros de crédito. Los precios de las propiedades han caído entre un 10% y un 20% desde los disturbios de mayo en Atenas, que fueron una muy mala publicidad para los visitantes que vienen de fuera, dice Perdikaris. "Hemos experimentado una temporada de reservas muy lenta. La mayoría de los tour operadores ofrecen tarifas con descuentos enormes", dijo. Los británicos representan más del 60% de las ventas de los bienes de su empresa. THE GUARDIAN. 24-6-2010 EEUU. The Wall Street Journal La crisis griega causa estragos en los balances de los bancos europeos David Enrich El gigante bancario francés Crédit Agricole SA advirtió que las pérdidas relacionadas a sus operaciones en Grecia podrían ascender a los US$1.000 millones, otra muestra de que la crisis financiera europea amenaza con propagarse a los países con finanzas relativamente sanas. Al igual que otros bancos franceses, Crédit Agricole incursionó en los últimos años en el sur de Europa, atraído por el acelerado crecimiento de la región a medida que la zona euro se expandía por la periferia del continente. Esas apuestas han salido mal y los problemas del banco fundado hace 116 años se han convertido en un botón de muestra de las dificultades que atraviesan otros grandes bancos por toda Europa. La situación es particularmente difícil para la banca francesa. Crédit Agricole tiene una división griega que se encuentra bajo presión y posee participaciones en entidades financieras españolas y portuguesas. Société Générale SA posee un banco griego que es deficitario. Otro gran prestamista francés, BNP Paribas SA, tiene un banco portugués y miles de millones de euros en deuda griega y española, que según muchos expertos se encuentra en riesgo de caer en cesación de pagos. Crédit Agricole informó el martes que podría tener que provisionar 450 millones de euros (US$554,3 millones) para cubrir préstamos en mora en Grecia y que, probablemente, asumirá un cargo de 400 millones de euros (US$492,7 millones) en el segundo trimestre para reflejar el menguante valor de su subsidiaria Emporiki Bank of Greece SA. Las cifras, que se suman a los aproximadamente 2.600 millones de euros (US$3.200 millones) en pérdidas anteriores de Emporiki, no ponen en riesgo a Crédit Agricole, pero los analistas dijeron que reduciría considerablemente sus ganancias de 2010. Los anuncios hicieron caer 4,7% las acciones de Crédit Agricole, que han retrocedido 30% desde mediados de abril, cuando se exacerbaron los temores sobre la crisis de deuda en la región. Además, contribuyeron a una venta masiva de acciones bancarias europeas. En España, las pérdidas entre los bancos se agravaron después de que la agencia de calificación de crédito Standard & Poor’s advirtiera que más empresas inmobiliarias del país podrían quebrar, lo que incrementaría las pérdidas crediticias en el sector. La acción de Banco Bilbao Vizcaya Argentaria SA cayó 1,7% y la de Banco Popular Español retrocedió 1,6%. En un informe divulgado el lunes, S&P elevó sus previsiones de pérdidas sobre préstamos para el sector bancario a 99.300 millones de euros (US$122.320 millones) entre 2009 y 2011, un alza de 17.700 millones de euros frente a su estimación de septiembre del año pasado. La expansión internacional de Crédit Agricole "no ha sido más que un desastre", dijo Jaap Meijer, analista de Evolution Securities. La firma de corretaje califica a Crédit Agricole de su "venta principal". A finales del año pasado, Crédit Agricole y otros bancos franceses tenían una exposición de US$493.000 millones en Grecia, Irlanda, Portugal y España, según datos divulgados este mes por el Banco Internacional de Pagos. La cifra es la mayor de cualquier país, si bien Alemania le sigue de cerca con US$465.000 millones. Europa "sigue siendo vulnerable al contagio", dijo Jacques Cailloux, economista jefe para Europa de Royal Bank of Scotland. "La mayor exposición radica en Francia". La situación ilustra por qué la polinización cruzada financiera en Europa, en su momento considerada la mejor esperanza del continente para un crecimiento económico sostenido, se ha convertido en su talón de Aquiles. Una crisis financiera que se originó en Grecia, una economía insignificante en la periferia de Europa, está sembrando temores sobre la salud del sistema bancario y de la economía de toda la región. En 2006, con el mercado bancario francés saturado y las economías de países como Grecia en auge, Crédit Agricole se embarcó en un plan de expansión internacional, centrándose especialmente en el sur de Europa, y logró adquirir Emporiki, un prestamista estatal deficitaria. En aquel entonces, un alto ejecutivo de Crédit Agricole dijo que el acuerdo reflejaba "la confianza que tenemos en la economía griega y el crecimiento superior del sector bancario griego". THE WALL STREET JOURNAL. 22-6-2010

Deja una respuesta