Goldman Sachs: curar es un mal negocio

Mientras la humanidad asiste esperanzada a los avances de la ciencia biomédica Wall Street arruga el gesto. Goldman Sanchs, con grandes intereses en la industria biomédica, confiesa abiertamente el mantra de las farmacéuticas: lo rentable es que las enfermedades se traten para hacerlas crónicas.

Sin tapujos, sin filtros, sin adornos ni eufemismos. Se trata de un informe interno de Goldman Sachs, titulado «The Genome Revolution», para el gusto de sus ejecutivos y directivos. En él, el analista Salveen Richter afirma » “El potencial de ofrecer ‘remedios únicos’ es uno de los aspectos más atractivos de la terapia génica, la terapia celular genéticamente modificada y la edición de genes. Sin embargo, estos tratamientos ofrecen una perspectiva muy diferente con respecto a los ingresos recurrentes frente a las terapias crónicas”. El informe se pregunta «¿curar a los pacientes es un modelo de negocio sostenible?». Y se responde: «claro que no».

Lo rentable -el único criterio que importa a los plutócratas de Wall Street y a los ejecutivos monopolistas de la farmaindustria- son los «ingresos recurrentes». Y la terapia génica y celular mata a la gallina de los huevos de oro, o mejor: la cura de la enfermedad de poner huevos de metal pesado. Qué pésimo negocio. ¿Quién puede estar interesado en algo así?

El informe de Goldman Sachs analiza el ejemplo de los tratamientos de Gilead Sciences para la hepatitis C. Lo que es un éxito luminoso en el ámbito científico -la eficiencia es indudable ya que ha logrado tasas de curación del 90%- para el mundo de los negocios es un enorme error. Mientras que en 2015, los ingresos por el tratamiento de hepatitis C de esta compañía alcanzaron un máximo de 12.500 millones de dólares, ahora no superarán los 4.000 millones, lo que sería un descenso del 68%.

Es más, sostiene el informe: “En el caso de enfermedades infecciosas como la hepatitis C, curar a los pacientes existentes también disminuye el número de portadores capaces de transmitir el virus a nuevos pacientes, por lo que el grupo de potenciales clientes futuros también disminuye». ¡Los pacientes se curan y ya no contagian a nadie!. ¿Y si la enfermedad es erradicada? ¡Qué pésimo negocio!

Lo que es una luz de esperanza para millones de enfermos, lo que supone un resplandeciente porvenir para la humanidad, para las oligarquías financieras y las burguesías monopolistas farmacéuticas es una amenaza, un riesgo financiero, un peligro a abortar.«Pocas veces ha quedado más diáfano y patente el papel de las oligarquías financieras en el desarrollo de la medicina»

El futuro para su negocio pasa por que «las compañías biotecnológicas que centren sus investigaciones en la obtención de medicamentos enfocados a tratar las enfermedades más masivas y crónicas». Nada mejor que una enfermedad crónica, una dolencia para siempre, que el paciente dependa de un tratamiento para poder vivir. ¡Eso sí que asegura «ingresos recurrentes»!

Pocas veces ha quedado más diáfano y patente el papel de las oligarquías financieras en el desarrollo de la medicina (y por ende de la ciencia y la tecnología). Todo lo que sirva para aumentar sus beneficios, debe ser potenciado y generosamente financiado. Pero todos los avances que pongan en peligro sus cuentas de resultados… debe ser obstaculizado, reconducido o abortado. Aunque ello suponga sumir en las tinieblas de la desesperación a las esperanzas de la humanidad.

No es necesaria la Santa Inquisición. Ellos tienen el poder y el capital para decidir qué se investiga y qué no, qué se puede conocer y qué no se puede desarrollar.

Pero no pueden parar la rueda de la historia, ni del conocimiento. Ni de la lucha de clases.

Un comentario sobre “Goldman Sachs: curar es un mal negocio”

  • compra en toy´s ´rus dice:

    Por culpa de los monopolios vivimos en la Edad Media.Como los de Microsoft,unos chapuceros que ya me han j…2 computadoras.Ahora,que si curar es un mal negocio….con la de enfermedades como el cáncer que se pudieran haber curado ya,con la de médicos cualificados y tecnología que hay.Y si no guardan las patentes bajo llave,como la del coche que va con agua,y todo por vender la m…de la gasolina,las grandes petroleras como el señorito Rockefeller(aquel que se quitaba a la competencia de encima dinamitando los campos petrolíferos)

Deja una respuesta