Gates subraya los peligros en Oriente Medio

Un factor de estabilización ha sido las relaciones de EEUU con los militares locales. En Egipto, donde esos contactos eran extensos, “no podrí­amos haber sido más afortunados en la manera en que han salido las cosas y, francamente, en el liderazgo del consejo militar”, dice Gates. Y en Yemen, generales y lí­deres tribales “nos dicen que están muy positivamente inclinado hacia los Estados Unidos”.

Gates creció en los años de la Guerra Fría, cuando el mundo, or muy peligroso que fuera, tenía estabilidad y previsibilidad. "Nunca he visto nada como esto", dice sobre la actual crisis de Oriente Medio. Ofreció una indicación básica para el uso del poder estadounidense: al hacer frente a las amenazas directas a su seguridad, los Estados Unidos debe actuar "con decisión y, si es necesario, de forma unilateral". En otros casos, como en Libia, donde Estados Unidos tiene intereses, pero no se enfrenta a una amenaza directa, debe ir a la guerra sólo con una coalición internacional. LE FIGARO.- La administración Obama quiere deshacerse de la "patata caliente" de Libia. ¿Pero quieren los estadounidenses ver a Francia asumir el liderazgo de la coalición en las fases futuras? El intenso debate que ha enfrentado a Washington y Londres con París sobre la cuestión de la transferencia del mando de la operación parece conducir a un compromiso. Le daría a la OTAN un "papel clave", pero mantendría una instancia de "liderazgo político" distinta de la Alianza, según lo deseado por París. No obstante, ha revelado las fuertes reservas de la Casa Blanca frente a la afirmación del papel de Francia. EEUU. The Washington Post Gates subraya los peligros en Oriente Medio David Ignatius El secretario de Defensa Bob Gates estaba recorriendo una lista estándar de los factores que han causado la conmoción política en todo el Oriente Medio: el incremento de la juventud, el desempleo, la corrupción. Le hago otra pregunta, pero Gates me interrumpe, como si quisiera poner de relieve los peligros e incertidumbres de este momento de la historia. Gates dice que los disturbios han puesto de relieve "las diferencias étnicas, sectarias y tribales sostenidas desde hace años" en la región, y que mientras Estados Unidos alienta a los líderes a aceptar el cambio democrático, surge la pregunta de "si un gobierno más democrático puede soportar… que los países permanezcan unidos a la luz de estas presiones". La implicación: hay un riesgo de que el mapa político del Medio Oriente moderno puede comenzar a deshacerse con, por ejemplo, la ruptura de Libia. Entonces Gates dice algo que los políticos rara vez reconocen en momentos de crisis, que es que no sabe cómo saldrán las cosas: "Creo que debemos estar alerta ante el hecho de que los resultados no están predeterminados, y que no necesariamente todo ha de tener un final feliz. … Estamos en territorio oscuro y nadie sabe cual será el resultado. " El tono de Gates en la entrevista fue aleccionador. Habló durante lo que probablemente sea uno de sus últimos viajes al extranjero antes de su jubilación prevista para este verano, pero sus comentarios fueron cualquier cosa menos triunfales. Por contra, refuerza su papel como la voz de la prudencia y la franqueza de la administración Obama. Era como si estuviera estudiando las imágenes de los satélite espía, y no pudiera discernir lo que le muestran. En vísperas de su retiro, Gates es un hombre que se complace en decir cosas que son verdad, pero políticamente incorrectas. Cuando los legisladores trataron la "zona de exclusión aérea" en Libia como si fuera un remedio sin dolor, Gates advirtió que sería un ataque militar. En un reciente discurso en West Point, dijo que cualquier sucesor que se entusiasmara con el envío de otro ejército estadounidense a Oriente Medio "debería ser examinado de la cabeza ". Gates comenzó su carrera en el gobierno hace 45 años en la CIA, y conserva algo del escepticismo mordaz de un buen analista de inteligencia. Le gusta quitar la envoltura dulzona que rodea las decisiones de los políticos a fin de que sus colegas pueden ver la realidad y los riesgos reales. Hablamos en un día turbulento, cuando Gates ha estado recibiendo informes de un posible golpe de Estado contra el presidente Ali Abdullah Saleh en el Yemen, de protestas cada vez más violentas en Siria, y de las polémica sobre la acción militar en Libia. En todas direcciones, dice Gates, se pueden ver los cambios en "estas placas tectónicas de Oriente Medio [que] han estado esencialmente congelados durante casi 60 años." El desafío para los Estados Unidos, dijo Gates, es de alguna manera la gestión este proceso de cambio –que "está llegando sin importar lo que hagas"– de una forma que fomente la estabilidad. Ofreció dos lecciones para los líderes ante los disturbios. "Primero situarse al frente del cambio" haciendo rápidamente reformas y en segundo lugar, evitar la violencia. Dijo que las si Hosni Mubarak hubiera hecho antes concesiones "seguiría siendo probablemente el presidente de Egipto." Un factor de estabilización ha sido las relaciones de EEUU con los militares locales. En Egipto, donde esos contactos eran extensos, "no podríamos haber sido más afortunados en la manera en que han salido las cosas y, francamente, en el liderazgo del consejo militar", dice Gates. Y en Yemen, generales y líderes tribales "nos dicen que están muy positivamente inclinado hacia los Estados Unidos". En cuanto a Libia, Gates dijo que sus preocupaciones iniciales sobre la zona de exclusión aérea fueron superados por el apoyo árabe para: "Si la Liga Árabe hubiera votado que no, podría haber salido un resultado diferente, tanto en la ONU como en nuestra propia decisión. " Gates creció en los años de la Guerra Fría, cuando el mundo, por muy peligroso que fuera, tenía estabilidad y previsibilidad. "Nunca he visto nada como esto", dice sobre la actual crisis de Oriente Medio. Ofreció una indicación básica para el uso del poder estadounidense: al hacer frente a las amenazas directas a su seguridad, los Estados Unidos debe actuar "con decisión y, si es necesario, de forma unilateral". En otros casos, como en Libia, donde Estados Unidos tiene intereses, pero no se enfrenta a una amenaza directa, debe ir a la guerra sólo con una coalición internacional. Cuando los estudiantes navales rusos le pidieron a Gates que nombrara su logro más significativo, no mencionó las guerras actualmente en curso en Afganistán y Libia, sino uno ya terminada, la de Irak. A él, sin duda, le gustaría dejar a su sucesor un Medio Oriente tranquilo, donde se entrelacen el cambio y la estabilidad, pero como dijo, "ese es un ejercicio difícil." THE WASHINGTON POST. 22-3-2011 Francia. Le Figaro EEUU escéptico con el liderazgo de Francia Laure Mandeville La administración Obama quiere deshacerse de la "patata caliente" de Libia. ¿Pero quieren los estadounidenses ver a Francia asumir el liderazgo de la coalición en las fases futuras? El intenso debate que ha enfrentado a Washington y Londres con París sobre la cuestión de la transferencia del mando de la operación parece conducir a un compromiso. Le daría a la OTAN un "papel clave", pero mantendría una instancia de "liderazgo político" distinta de la Alianza, según lo deseado por París. No obstante, ha revelado las fuertes reservas de la Casa Blanca frente a la afirmación del papel de Francia. Frente a una opinión alérgica a cualquier otra intervención militar en tierras musulmanas, acusado por el Congreso de haberse extralimitado en sus atribuciones constitucionales, obsesionado por la reconstrucción de la "Casa Americana", Barack Obama dejó en claro el lunes que los estadounidenses están decididos a pasar el testigo del mando operacional a sus socios en "unos días". "Obama desarrolla su doctrina de intervención light y limitada en el tiempo", dice el columnista del Washington Post Jim Hoagland. "Su posición refleja la opinión pública estadounidense, que simpatiza con los rebeldes libios, pero no quiere pagar un alto precio." Sin embargo, a pesar de este deseo de "compartir la carga," Estados Unidos sigue siendo ambivalente, admite. Si la firmeza de Sarkozy se ha ganado la admiración de parte de la clase política estadounidense, lo que llevó a Obama a comprometerse, una mezcla de ironía y escepticismo sigue reinando respecto a las capacidades de franceses y europeos. "Desde la Segunda Guerra Mundial al asunto de Irak, los estereotipos tienen larga vida, y los estadounidenses no creen que Francia sea una potencia militar capaz de actuar sola", dice Hoagland. A pesar de su nuevo credo multilateral, a los Estados Unidos les cuesta pensar en sí mismos cumpliendo una función de apoyo. Ellos se consideran capaces de "llevar en solitario la mayor parte de las misiones. Si otras naciones se dan por vencidas, tendremos que asumir toda la carga ", advierte David Brooks en el New York Times. Además, aunque militares franceses y estadounidenses cooperan en Afganistán o en Djibouti, la negativa francesa de incluir la operación bajo el mando de la OTAN ha sido recibida por la burocracia del Pentágono como reflejo de la supuesta incapacidad francesa para jugar colectivamente. "El gobierno está complacido con la iniciativa de Francia. Pero la verdad es que no puede hacerlo solo, sin las estructuras de EEUU y la OTAN ", señala el experto Damon Wilson, del Consejo Atlántico, al hablar de" frustración" en Washington. "El liderazgo de Francia no se diluye en la OTAN, mientras que esto sería una prueba de la importancia de su reincorporación", argumentó el martes. Pero los franceses se han acogido a la renuencia árabes ante la Alianza occidental y a la cuestión de la "flexibilidad en las decisiones" para defender su punto de vista, creyendo que sería muy difícil encontrar un consenso entre 28 en una crisis de la que Estados Unidos se desentiende con desgana. "El caos es normal. Nadie, incluido EEUU, tieestá habituado a una operación en la que los americanos juegan un papel secundario", dice un observador francés. Más allá de las tensiones sobre el mando está la espinosa cuestión de los objetivos de la guerra. Ante el temor de la inevitable "bruma de la guerra " descrita por Clausewitz, la Administración Obama se resiste a ponerse a merced de una dirección francesa de la que teme los "golpes de póker" políticos y no comparte exactamente su intención. Nicolas Sarkozy parece más comprometido que Obama en la necesidad de derrocar a Gadafi. "¿Cómo reaccionaría el presidente de EEUU si Francia y el Reino Unido atacan a Muammar Gaddafi?" se inquieta el experto Robert Danil. LE FIGARO. 23-3-2011

Deja una respuesta