Ganar la guerra de clases

“La guerra de clases de la que nadie quiere hablar no ha disminuido. Las recesiones son para la gente corriente, no para los jefes de empresa y los titanes de Wall Street que están en el corazón de la aristocracia americana. Ellos han librado una guerra económica contra todos los demás y la están ganando a lo grande. Las filas de los pobres pueden estar hinchándose y las familias obligadas a abandonar sus hogares pueden soportar una temporada de vacaciones de pesadilla, pero las empresas estadounidenses acaban de vivir su trimestre más rentable de la historia.”

La desigualdad extrema ya está contribuyendo oderosamente a la polarización política y de otros tipos en los EEUU. Cuando tantas personas caen hacia el fondo, la tendencia es a luchar entre sí por unos recursos cada vez más escasos. Lo que realmente necesitamos es que los trabajadores estadounidenses formen alianzas y traten, encontrar soluciones equitativas a los múltiples problemas que enfrentan los individuos corrientes. Son necesarios líderes fuertes para desarrollar estas alianzas y luchar contra las fuerzas que casi destruyen la economía y han dejado en la estacada a los trabajadores estadounidenses. (THE NEW YORK TIMES) THE WALL STREET JOURNAL.- En algún momento los mercados cuestionarán la estabilidad del proyecto del euro en su conjunto. Estas dudas pueden ser enfrentadas de dos maneras. O se termina la unión (o se reduce a su núcleo central) o habrá una súbita centralización política y fiscal. ¿Cuál es más probable? No tengo la bola de cristal, pero todo se reduce a dos preguntas más: ¿Alemania querría seguir formando parte de una unión con países de crecimiento lento y fiscalmente irresponsables? ¿Y querrán esos países, por su parte, quedarse en una unión en la cual no son más que provincias pobres y subordinadas? Las respuestas a estas preguntas determinarán la supervivencia del euro. EEUU. The New York Times Ganar la guerra de clases Bob Herbert La guerra de clases de la que nadie quiere hablar no ha disminuido. Mientras millones de americanos están sin empleo y otros luchan apretándose el cinturón, la élite de la nación se acordona sus zapatos de baile en una fiesta de regalías a medida que acumula miles y miles de millones. Las recesiones son para la gente corriente, no para los jefes de empresa y los titanes de Wall Street que están en el corazón de la aristocracia americana. Ellos han librado una guerra económica contra todos los demás y la están ganando a lo grande. Las filas de los pobres pueden estar hinchándose y las familias obligadas a abandonar sus hogares pueden soportar una temporada de vacaciones de pesadilla, pero las empresas estadounidenses acaban de vivir su trimestre más rentable de la historia. The Times informó esta semana que las empresas de EEUU obtuvieron unos beneficios anuales de 1,659 billón dólares en el tercer trimestre – la cifra más alta desde que el gobierno comenzó a llevar este registro hace más de seis décadas. Los peces gordos corporativos están llegando a ser alarmantemente rotundos. Sus beneficios se han disparado en los últimos siete trimestres a un ritmo que está entre los más rápidos jamás vistos, y apenas pueden contener su alegría. El mismo día que The Times publicó su artículo sobre el aumento de los beneficios en el tercer trimestre, se publicó un artículo en primera página con el siguiente titular: "Con fanfarronería, brillando las carteras, Wall Street se atreve a celebrarlo". Cualquier idea de que hay algo beneficioso en esta gran desconexión entre las fortunas de la elite de América y las masas agobiadas es una tontería. Ni siquiera es bueno para la élite. No hay manera de llevar de nuevo a la economía de Estados Unidos y a los consumidores a una salud robusta si el desempleo es crónicamente alto, los salarios siguen estancados y los empleos que se crean son de bajos salarios. Sin que los estadounidenses comunes y corrientes obtengan altas ganancias de buenos puestos de trabajo, cualquier esperanza de una recuperación significativa, a largo plazo está condenada al fracaso. Más allá de eso, la desigualdad económica extrema es una receta para la inestabilidad social. Las familias en el lado malo de la brecha se encuentran bajo una creciente presión para llevar a cabo sólo las cosas justas: para encontrar el dinero para pagar el alquiler o la hipoteca, para defenderse de los cobradores, para hacer frente a las enfermedades y las situaciones de emergencia, y hacer frente a la dosis diaria de ansiedad extrema. Los conflictos sociales hacen metástasis a medida que se encona el resentimiento y se buscan chivos expiatorios. Los demagogos, inevitablemente, se suman a la fiesta en el cóctel venenoso de ese entorno. Los ricos pueden pensar que el público nunca se volverá contra ellos. Pero para sostener esa creencia hay que ignorar la turbulenta historia de la década de 1930. Un claro ejemplo de las posibilidades de conflicto real se juega en Nueva York, donde el alcalde multimillonario, Michael Bloomberg, ha seleccionado a un brillante ejemplar de la aristocracia norteamericana para ser concejal de la ciudad las escuelas. Cathleen Black, presidenta de Hearst Magazines, tiene fama de ser una ejecutiva corporativa fuera de serie, pero sin absolutamente ninguna experiencia en educación. La Sra. Black se mueve en el enrarecido entorno de los muy ricos. Sus hijos van a colegios privados. Ella es propietaria de un ático en Park Avenue y de una casa de 4 millones de dólares en Southampton. Ella pudo prestar una pulsera de Bulgari de 47.600 dólares a un museo para una exposición mostrando los adornos de las mujeres más exitosas de la ciudad. La Sra. Black mirará a través de la brecha abismal que hay entre ella y los padres y estudiantes en su mayoría pobres y de clase trabajadora a los que se espera que sirva. Peor aún, el Sr. Bloomberg, anunciando a la Sra. Black como una "gestora superestrella", ha dejado claro que debido al déficit presupuestario se centrará en la gestión de los recortes al sistema escolar. Así que aquí tenemos a un multimillonario y una millonaria diciendo a los pobres y a los agobiados –la gente corriente– que tendrán que conformarse con menos. Casi se puede sentir la creciente amargura. La desigualdad extrema ya está contribuyendo poderosamente a la polarización política y de otros tipos en los EEUU. Y es una fuerza importante que socava la idea de que como ciudadanos debemos tratar de hacer frente a los problemas nacionales, económicos u otros, de una manera razonablemente unida. Cuando tantas personas caen hacia el fondo, la tendencia es a luchar entre sí por unos recursos cada vez más escasos. Lo que realmente necesitamos es que los trabajadores estadounidenses formen alianzas y traten, en un espíritu de buena voluntad, de encontrar soluciones equitativas a los múltiples problemas que enfrentan los individuos corrientes, tanto personas como familias. Son necesarios líderes fuertes para desarrollar estas alianzas y luchar contra las fuerzas que casi destruyen la economía y han dejado en la estacada a los trabajadores estadounidenses. Siempre se ha supuesto que los aristócratas eran anatema para los estadounidenses. Ahora, mientras gran parte del resto de la nación está sufriendo, son los únicos que pueden permitirse el lujo de sonreír. THE NEW YORK TIMES. 26-11-2010 EEUU. The Wall Street Journal El dominó irlandés Geoffrey Wood Para entender si el rescate europeo de Irlanda le hará bien al país, es bueno recordar cómo se metió Irlanda en este embrollo. Cuando el banco británico Northern Rock y luego la industria financiera de Islandia colapsaron se inició una corrida en los bancos irlandeses. Dublín intervino y garantizó todas las deudas bancarias, no sólo los depósitos de los clientes individuales, sino absolutamente todo, incluyendo depósitos comerciales y bonos. La corrida se detuvo, como era de esperarse, de forma medida temporal. Pero los problemas con los bancos irlandeses resultaron ser mucho más grandes de lo que se pensó originalmente. Con un déficit por encima del 30% del producto interno bruto, el gobierno irlandés ya estaba extendido hasta su límite de endeudamiento para apuntalar los bancos. Con recortes de presupuesto anunciados de 15.000 millones de euros durante los próximos cuatro años para poner bajo control su déficit, una mayor austeridad fiscal para pagar por aún más ayuda para sus bancos no era una alternativa políticamente viable para el gobierno irlandés. Parecía posible que la economía irlandesa, sin importar lo mucho que lo intentara, no pudiera llegar a pagar sus deudas. Este temor generó otra corrida bancaria contra los bancos irlandeses, lo que desató el préstamo de emergencia de la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). Ahora, si el problema de Irlanda era tener demasiada deuda, ¿cómo puede ayudarla el endeudarse aún más? Sólo hay una respuesta: el nuevo préstamo debe ser en términos tan generosos, es decir tasas de interés más bajas y un vencimiento más largo, para que pueda ser pagado con mayor facilidad que la vieja deuda. El paquete de ayuda de la UE y el FMI también debe ser más grande que la vieja deuda, para que pueda ser usado para pagar viejos préstamos y recapitalizar a los bancos irlandeses. Para Irlanda, esto significaría años, quizás décadas, de impuestos más altos. Incluso si puede evitarse la fuente más obvia de daño para su economía —subir su impuesto del 12,5% a las empresas—, va a haber problemas. Irlanda tiene una fuerza laboral bien educada que bien puede imitar a generaciones anteriores y buscar nuevas oportunidades de empleo en el extranjero. ¿Cuántos trabajadores capacitados y graduados universitarios quedarán en Irlanda después del rescate? ¿Quién pagará esos impuestos más altos? Los problemas de Irlanda no han sido resueltos. Simplemente han cambiado para ser ahora un tipo diferente de problemas. Esos países que pondrán el dinero para el préstamo de la UE —y recuerden que este crédito tiene que ser concedido en condiciones muy generosas para lograr atajar los problemas más inmediatos de Irlanda—pronto podrían experimentar situaciones presupuestarias más severas. Quizás Alemania puede soportar esa situación. ¿Pero qué pasa con Italia o incluso con Francia? ¿Y qué sucede después de Irlanda? Las condiciones del préstamo para Irlanda —bajo en costo y largo en plazo— tendrán que ser ofrecidas a cualquier otro país de la UE que pueda quedarse sin fondos. ¿Quién quedará de pie para ofrecer esos créditos si caen más piezas del dominó? Si Portugal o incluso España podrían necesitar un rescate, la carga sobre el centro económico de la zona euro —Alemania— se incrementará aún más. ¿Por cuánto tiempo podría soportarlo? ¿Y cuánto tiempo estará dispuesta a hacerlo? En algún momento los mercados cuestionarán la estabilidad del proyecto del euro en su conjunto. Estas dudas pueden ser enfrentadas de dos maneras. O se termina la unión (o se reduce a su núcleo central) o habrá una súbita centralización política y fiscal. ¿Cuál es más probable? No tengo la bola de cristal, pero todo se reduce a dos preguntas más: ¿Alemania querría seguir formando parte de una unión con países de crecimiento lento y fiscalmente irresponsables? ¿Y querrán esos países, por su parte, quedarse en una unión en la cual no son más que provincias pobres y subordinadas? Las respuestas a estas preguntas determinarán la supervivencia del euro. THE WALL STREET JOURNAL. 25-11-2010

Deja una respuesta