El PP sigue perdiendo votos en Galicia y en Euskadi

Fortalezas que esconden debilidades

La mayorí­a absoluta de Feijoo en Galicia se ha convertido en el nuevo “clavo ardiendo” del PP. Todos coinciden en que fortalece a Rajoy, y le permite encarar el tramo decisivo de la disputa por la formación del nuevo gobierno en mejores condiciones. ¿Pero en que se basa este nuevo impulso del PP? ¿O son fortalezas ilusorias que esconden debilidades reales?

Incapaz de formar gobierno desde el 20-D por el rechazo mayoritario que acumula, el PP necesitaba imperiosamente oxígeno político. Para ello adelantó Feijoo las elecciones en Galicia, en el único de sus feudos tradicionales donde el PP puede seguir enfrentado unas elecciones con garantías de éxito.

Pues bien, incluso en esas condiciones el PP ha vuelto a confirmar su pérdida de votos, escondida tras la nueva mayoría absoluta de Feijoo.

Las condiciones políticas nacionales, donde no solo se jugaba en manos de quien quedaba la Xunta, sino también como se resolvía el gobierno de España, ha movilizado a una parte del voto conservador del PP que tradicionalmente no participa en unas autonómicas.

Pero el PP solo ha conservado, y aumentado ligeramente sus votos, sobre la base de “devorar” a Ciudadanos, que ha perdido más del 60% de los votos que obtuvo en las generales.

Y aún así, el PP no ha podido evitar que más de 180.000 gallegos que sí les apoyaron en las generales del 2011 les sigan denegando el voto.

A esto se une los 40.000 votos perdidos por el PP en Euskadi, donde se confirma que queda relegado a una posición marginal.

Los réditos, estirados al máximo por la propaganda, de la mayoría absoluta de Feijoo en Galicia, no pueden ocultar las debilidades reales de un PP que sigue concitando un rechazo mayoritario.

Deja una respuesta