Evadiendo voy, evadiendo vengo

20 bancos europeos obtienen el 26% de sus beneficios de paraísos fiscales

25.000 millones de euros. Esa es la cantidad que se calcula que han obtenido de beneficio en el año 2015 la suma de los principales 20 bancos europeos a través de paraísos fiscales, lo que supone un 26% de sus beneficios totales. Se trata de auténticos gigantes como el Deutche Bank (Alemania) o el BNP Paribas (Francia), además del Santander y el BBVA que también son mencionados en la lista. El informe no cita caso por caso, pero da contundentes ejemplos, como es el caso de Barclays que sólo tuvo que pagar un 0’2% de los 557 millones de beneficios a través de las operaciones que realizó mediante el uso del paraíso fiscal de Luxemburgo.

El informe define a los paraísos fiscales como “jurisdicciones o territorios que han adoptado intencionadamente unos marcos ­fiscales y legales que permiten a los no residentes (personas físicas o jurídicas) minimizar la cantidad de impuestos que deben pagar allí donde realizan una actividad económica sustancial”. Estamos hablando de dinero que los Estados dejan de recaudar para engordar aun más la cuenta de beneficios de los bancos. El informe señala como hay 383 millones por los cuales los bancos europeos no han pagado ni un solo impuesto.

Las 3 razones

Tres son las razones por las cuales los bancos recurren a los paraísos fiscales, según “Bancos en el Exilio”. La más evidente es la desviar beneficios para reducir su factura fiscal en sus países de origen. Es decir, beneficios que han obtenido en otros países son declarados en paraísos fiscales con bajísimos o nulos impuestos para no tener que pagar los impuestos de los países en donde han obtenido realmente esos beneficios.

La segunda razón es la de facilitar la evasión y elusión fiscal de sus clientes. Empresas públicas o privadas, o clientes individuales que recurren a los bancos para que estos operando a través de los paraísos fiscales, puedan evitar tener que pagar los impuestos que deberían pagar ellos en sus países de origen. Recordemos el caso del Santander y las 560 sociedades que creó en las Bahamas en 15 años para ayudar a eludir impuestos, varias de las cuales estaban participadas directamente por el propio Santander, según datos que revelaron los papeles de Panamá.

La última razón consiste en la de escapar de regulaciones y obligaciones legales. Los paraísos fiscales permiten, debido a su falta de supervisión y control, que los bancos tomen riesgos y se endeuden en negocios principalmente especulativos mas allá de lo que les permite la legislación en sus países de origen.

Una simple comparación

Para que nos hagamos una idea de cuánto dinero se pierde, vamos a hacer un simple ejercicio matemático. Por desgracia, el informe de Intermon no desglosa las ganancias en paraísos fiscales de cada uno de los bancos por separado, salvo ejemplos muy concretos. Sin embargo, partamos del dato general del 26% y comparémoslo con los beneficios del Santander y el BBVA en 2015“.Hay 383 millones por los cuales los bancos europeos no han pagado ni un solo impuesto en 2015.”

El Banco de Santander ganó 3.426 millones en 2015. Si le aplicamos la media del 26% son 890 millones de euros. El BBVA ganó 2.759 millones. Lo que da 717 al aplicarle el 26%. Juntos suman 1.607 millones de euros, sobre los cuales el Estado español no habría recaudado ni un solo céntimo.

Y claro, aquí sólo se hace referencia a los bancos ¿Cuánto dinero sumaríamos si contásemos a todos los monopolios españoles? Según el sindicato de técnicos del Miniesterio de Hacienda Gestha, el fraude fiscal de los monopolios y grandes empresas es de 77.000 millones de euros en los últimos ocho años, el equivalente a 9.600 millones al año. Y obviando aquí todos los mecanismos de elusión fiscal que se consideran legales, como las sociedades “offshore” (oscuras).

Todo esto son mecanismos que quitan recursos y riqueza que podría dedicarse no sólo a revertir los recortes en sanidad, educación, pensiones, etc., sino a mejorarlos todos en beneficio de la inmensa mayoría, pero que en su lugar se van a llenar los beneficios de estos poquísimos ultrapriviliegiados. Necesitamos acabar definitivamente con todos los mecanismos de elusión y evasión fiscal, si queremos poder avanzar en la redistribución de la riqueza tan necesaria para nuestro país.

Deja una respuesta