SELECCIÓN DE PRENSA INTERNACIONAL

Europa necesita que Alemania se relaje

Puede que ya sea demasiado tarde para evitar que Grecia caiga en el impago de sus deudas y salga del euro, la moneda común europea. Pero todavía puede haber tiempo para evitar que los problemas de Grecia arrastren al resto de Europa, y del mundo. Para que esto suceda, sin embargo, los líderes europeos deben pensar con claridad acerca de los problemas que tienen ante ellos, sobre todo el gran debate de “austeridad frente a crecimiento”.Cuando los criticos europeos y, de hecho, los de Estados Unidos, condenan la austeridad, lo que suelen tener en cuenta es la combinación de aumentos de impuestos, recortes del gasto y reformas estructurales que Alemania y otros países excedentarios de la mitad norte del continente, así como el Fondo Monetario Internacional (FMI), imponen a los deudores en el sur, a cambio de apoyo financiero.En su demanda de crecimiento, sin embargo, los críticos no pueden explicar cómo financiarlo. Países como España, Italia y Portugal han perdido credibilidad en los mercados de bonos globales, y competitividad en el mercado mundial de bienes y servicios. Bajo cualquier escenario razonable, incluso uno en el que Alemania y el FMI relajen los objetivos de reducción del déficit, estos países todavía tienen que atajar los programas de despilfarro del gobierno, mejorar los ingresos tributarios y, sobre todo, hacer sus mercados de trabajo más flexibles.Lo que merece más atención es la amenaza a Europa que supone la austeridad en los países con superávit. A pesar de su super-competitividad con respecto a sus vecinos, Alemania (y, en menor medida, los Países Bajos) siguen recortando el déficit presupuestario y limitando los salarios. Entre 2008 y 2011, España redujo los costes laborales unitarios en un 8,5 por ciento, en comparación con el resto de Europa. Eso está muy bien – hasta que se considera que Alemania también redujo sus costos laborales en casi un 2 por ciento, manteniendo su amplia ventaja sobre los demás. Si esto sigue así, los deudores no serán capaces de impulsar las exportaciones, que es el camino menos doloroso para el crecimiento y la solvencia.Sólo en Alemania, tal vez, puede esta política irresponsable tomar la forma de autoengaño. Como dice el economista Simon Tilford, del Centro para la Reforma Europea : “Cualquier intento de bloquear en forma permanente el aumento de la competitividad [alemana], simplemente va a perpetuar la crisis.” Alemania no puede exigir el sacrificio de sus socios europeos sin proporcionarles igualmente una parte de su mercado y permitirles que haya una mayor demanda alemana de importaciones. Por cierto, hay algo de justicia en esto, ya que los bancos alemanes prestaron España y los demás la mayor parte del dinero que gastaron en productos alemanes durante el auge.Afortunadamente, hay señales de que Berlín está tomando conciencia de estos hechos. El gobierno alemán aprobó recientemente un aumento salarial del 6,5 por ciento durante dos años para los trabajadores del sector público, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, también respalda salarios más altos para los trabajadores alemanes del sector privado en la actual ronda de negociación colectiva. Schaeuble citó específicamente la necesidad de “reducir los desequilibrios en Europa.” Los alemanes incluso han comenzado a debatir el delicado tema de permitir un grado modesto de inflación en su país, que es la manera natural de contrarrestar la deflación en el extremo sur del euro unión monetaria.Una postura más flexible para la importación será resistida en Alemania, por las poderosas industrias de exportación del país y por la cautela de los consumidores hacia la inflación. No es una condición suficiente para la recuperación europea. Pero es necesaria. Por el bien de Europa, los alemanes van a tener que apretar los dientes y lanzarse a la fiesta.

Deja una respuesta