SELECCIÓN DE PRENSA NACIONAL

España no puede esperar a diciembre

Aunque la economía española no sea la única víctima de la brutal tormenta que asuela Europa, el resultado de la colocación de ayer evidencia los defectos de un estrategia de financiación que ha sido incapaz de evaluar en toda su crudeza y dimensión el alcance y la duración de esta crisis. Esa planificación ha colocado a España bajo la espada de Damocles de un calendario de vencimientos de deuda asfixiante, que supone un gravísimo problema para el conjunto de la economía y con el que deberá bregar el Gobierno que salga de las urnas el próximo domingo. A tres días de la cita electoral, la presión sobre el riesgo soberano hace impensable la posibilidad de que se pueda adoptar como plácido horizonte de actuación la fecha del traspaso de poderes entre el Gobierno en funciones y el nuevo Ejecutivo, previsto para la víspera de Nochebuena. Así lo ha recordado la patronal de los empresarios, que acertadamente ha reclamado el anuncio “inmediato” -el día posterior a los comicios- de las medidas de ajuste que debe afrontar la economía española, así como la pronta explicación por el futuro presidente del Gobierno de ese paquete de reformas ante las autoridades de Bruselas para su urgente puesta en práctica.

Deja una respuesta